fbpx

Figuras que hacen sombra a un eclipsado Emmanuel Macron en Francia

La derrota legislativa del presidente Emmanuel Macron lo obliga a negociar con otros personajes de la política francesa que han resurgido en plena crisis.

Emmanuel Macron y Marine Le Pen

Foto: TW-EmmanuelMacron, TW-MLP_officiel

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Figures That Overshadowed Emmanuel Macron In France

Poco le ha durado la felicidad a Emmanuel Macron, presidente de Francia, tras su victoria de 17 puntos sobre Marine Le Pen en la segunda vuelta de la elección presidencial. Parecía que el quinquenio para el que fue electo pasaría igual que el primero, es decir, con la mayoría en la Asamblea Nacional que le permitió tener un control sin contrapesos. Los franceses han sido claros, le han dado la reelección pero no poder total. Ahora Macron se enfrenta al reto de negociar y ceder para obtener el apoyo de personajes como Jean-Luc Mélenchon, uno de sus más duros críticos.

¿Cómo se juegan las cartas en Francia?

Ensemble, la coalición electoral que apoyó al presidente Macron en su reelección, obtuvo (hasta ahora) 245 escaños a la Asamblea Nacional de Francia. Esta cifra le da la mayoría simple, pero no la mayoría absoluta, necesaria para garantizar la gobernabilidad del país, en plena efervescencia por la situación económica y los problemas del exterior como la invasión rusa a Ucrania. Ante este panorama las opciones de Macron se limitan, en las elecciones de 2017 donde su recién formado partido La République En Marche! (LREM - La República en Marcha) se hizo con la mayoría absoluta junto a sus aliados. La figura del primer ministro es crucial en la política francesa, si el partido del presidente gana las elecciones legislativas garantiza que el primer ministro sea alguien cercano a él y, por lo tanto, su poder se extiende de ser jefe de Estado a ser también indirectamente de gobierno. La actual primera ministra de Francia, Élisabeth Borne, es alguien cercana a Macron, hecho que le había dado un gran poder al presidente que llegó a ser calificado de arrogante por la oposición y no pocos ciudadanos.

El otro escenario se da cuando el presidente no tiene la mayoría en la Asamblea Nacional y se ve forzado a nombrar como primer ministro a alguien que no proviene de su partido o aliados para garantizar así la gobernabilidad. Lo más común es nombrar a alguien del partido que ha obtenido la mayoría o quien sea la segunda fuerza si el partido oficialista no alcanza la mayoría absoluta. Este escenario limita el poder del presidente, quien debe ceder ante sus aliados para formar gobierno, además de que la figura del primer ministro representa el equilibrio a su gestión, denominado "cohabitación" uno de los candados de varias democracias europeas incluida la francesa, donde el poder ejecutivo es ejercido por dos personas que no comparten las mismas ideas. Es en este escenario en el que se encuentra Emmanuel Macron quien ante el revés a su partido debe negociar para lograr la mayoría absoluta, aunque no será fácil ni gratuito.

También puedes leer: ¿Imperialismo ruso y chino en América Latina? Cada vez más influencia de las superpotencias

¿Quién puede apoyar a Macron y a qué costo?

Detrás de LREM siguen en escaños la Nouvelle Union populaire écologiste et sociale (NUPES - Nueva Unión Popular Ecologista y Social), el partido de Jean-Luc Mélenchon, con 131 legisladores, Rassemblement national (RN - Agrupación Nacional), el partido de Marine Le Pen, con 89 legisladores y Les Républicains (LR - Los Republicanos), el partido de Christian Jacob, con 61. El problema es que las dos primeras opciones, NUPES y RN son opositores duros que difícilmente cederán, aunque en NUPES hay voces como la del Partido Socialista que está abierto al menos a negociar, el obstáculo es su líder Jean-Luc Mélenchon, quien ahora como segunda fuerza se convertirá en una oposición férrea. Por el lado de RN Marine Le Pen es un caso aún más complicado, la derecha extrema que representa no encontrará puntos de acuerdo con Macron de ninguna manera, menos aún con su crecimiento de 8 a 89 legisladores que los ha empoderado. Las figuras con las que Macron debe negociar parecen abiertas a todo, menos al diálogo, su poder les da la confianza para censurar al presidente.

Entonces a Macron le queda sólo LR, quienes con sus 61 escaños pueden completar la mayoría absoluta para el presidente ya que LREM sólo necesita 44 votos para lograrlo. El costo no será poco, las ideas principales del gobierno de la plataforma electoral de Macron podrían perderse en el camino destacando la reforma a las pensiones para aumentar la edad para la jubilación de los 62 a los 65 años y su tan ansiada renovación en la Unión Europea ante el aumento del euroescepticismo. LR no es ningún desconocido para Macron, ya han sido aliados y seguramente se renovará la unidad entre ambos, pero el costo para Macron será entregar espacios en el gobierno y ceder a temas cruciales en economía, cambio climático, Unión Europea, defensa, etc. Aunque el discurso de LR es una negativa a negociar con Macron, en política un "no", no siempre es una negativa real, sino un llamado al diálogo pero con condiciones duras. 

Dentro de las figuras de las que Macron "debe cuidarse" destacan también el ex primer ministro durante su primer mandato, Édouard Philippe, alcalde de Le Havre. Quien fue electo de forma sorpresiva como primer ministro pese a no ser parte del partido del presidente en aquel 2017. Ahora muestra públicamente sus aspiraciones presidenciales y su posición frente a Macron puede resultar relevante en este momento de crisis y durante el gobierno. Bruno Le Maire, actual ministro de finanzas, es otra de las figuras "grandes" en el gobierno de Macron y que ha comenzado a tomar mayor protagonismo, como cabildero del gobierno ante la oposición en la construcción de alianzas, y como uno de los aspirantes prematuros a la sucesión del presidente. De no lograr acuerdos, Macron deberá recurrir a medidas extremas como disolver la Asamblea y convocar a nuevas elecciones, una acción radical.