fbpx

¿Cuál es el futuro del uribismo en Colombia, sin la figura de Álvaro Uribe?

Los recientes resultados en las elecciones presidenciales en Colombia ponen por primera vez en la historia a toda la derecha alejada del poder.

Álvaro Uribe

Foto: TW-Álvaro UribeVel

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: What is the Future of Uribismo in Colombia Without the Figure of Álvaro Uribe?

El pasado 19 de junio, Colombia experimentó noticias que nunca antes había vivido. Los colombianos eligieron, por primera vez en la historia, a un presidente abiertamente de izquierda y a una mujer afro como vicepresidenta. Esto significó que, por primera vez, la derecha fuera la gran derrotada, que no alcanzó a poner candidato en la segunda vuelta.

Adicional a esto, la derecha en Colombia no contará tampoco con su más grande representante: el expresidente Álvaro Uribe. Uribe, un político de amores y odios, es, posiblemente, el hombre más poderoso e influyente en el país cafetero. Fue él quién (a través de cuestionadas negociaciones) logró instaurar la reelección presidencial, ganó con holgura su reelección, puso a su sucesor en 2010 (Juan Manuel Santos, quién luego se desmarcaría), apoyó a la segunda votación del 2014 (Óscar Iván Zuluaga, que perdió contra Santos) y "colocó" al poco conocido Iván Duque en la presidencia en el 2022.

También te puede interesar: Los retos de Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia

Uribe logró consolidar el partido de derecha en Colombia: el Centro Democrático y fue electo como el senador más votado 2 veces consecutivas. Un claro líder político que esta vez ya no estará en el Congreso. La duda es qué futuro merece la derecha del país, sin Uribe.

Colombia es un país tradicional de derecha. En los últimos años, el poder se lo han repartido la derecha (para muchos, extrema derecha) y la centro derecha. Es por esto, que por primera vez, la derecha le hará oposición a un modelo político y económico completamente alejado al que están acostumbrados.

Dentro de la misma derecha ya se están replanteando una "vida sin Uribe". Será difícil reemplazar al político más influyente en la historia reciente mientras se está en la oposición a un Gobierno de izquierda. Pero ya el Centro Democrático demostró que puede adaptarse con facilidad a hacer oposición que genere réditos en futuras elecciones. La pregunta, es ¿quién la liderará, alguien con el carisma que logre reunir todos los antiguos seguidores del expresidente Uribe? ¿Qué tipo de derecha deberá ser la dominante, una progresista, conservadora, de ciudad o de región?

¿Quién será el líder de la oposición?

Cuando se aprobó el estatuto de la oposición, durante el segundo mandato del presidente Juan Manuel Santos, se decidió que la segunda mayor votación en las elecciones presidenciales ocuparía un puesto en el Senado. Mientras que su fórmula vicepresidencial ocuparía cupo en la Cámara de Representantes.

La idea de la propuesta era darle voz al excandidato que, en teoría, representaría a una gran porción de Colombianos que se opondían al nuevo Gobierno. Sin embargo, el segundo en la votación del 19 de junio, Rodolfo Hernández, sorprendió a una buena porción de incautos, cuando afirmó que ni él, ni su partido, se declaraban en oposición al Gobierno Petro.

La coalición Petro.

Un hecho que ha cambiado el panorama de la oposición para los próximos 4 años es la coalición que está conformando el presidente electo Gustavo Petro. En menos de un mes, ha logrado consolidar fuerzas del partido Liberal (Centro Derecha), el Partido Alianza Verde (Centro Izquierda), Pacto Histórico (Izquierda), el Partido Comunes (Extrema Izquierda) y uno que otro congresista de partidos minoritarios. Pero también ha tenido guiños del Partido de la U (Centro Derecha) y del Partido Conservador (Derecha). Una completa aplanadora legislativa necesaria para aprobar leyes y reformas.

De esta forma, hasta ahora, el único partido mayoritario que se ha declarado abiertamente de oposición es el Centro Democrático. Muy posiblemente, de acá saldrá la nueva cara (o nuevas caras) de la oposición a la administración Petro.

Los y las llamadas a ser las voces críticas de Gustavo Petro

María Fernanda Cabal
La voz más firme dentro del ala más extrema del Centro Democrático. Esta política valluna ha sido una de las principales críticas al Gobierno de su copartidario Iván Duque y exprecandiata por el mismo partido para estas elecciones del 2022. Muchos (incluso dentro de la misma derecha) la consideran muy controversial, pero es una política que gusta a las bases de derecha. Defensora de los valores conservadores, la fuerza pública y el libre mercado.

Miguel Uribe
Una cara nueva dentro del Centro Democrático. Es nieto de Julio César Turbay, ex presidente liberal entre 11978 y 1982. Fue secretario de Gobierno del exalcalde de Bogotá Enrique Peñalosa y fue cabeza de lista en las elecciones legislativas de 2022 por el Centro Democrático y el senador más votado. Defensor de los valores conservadores.

Federico "Fico" Gutiérrez
El exalcalde de Medellín terminó siendo el candidato presidencial de la derecha en 2022. Recogió apoyos del partido Liberal, Partido Conservador, Partido Cambio Radical, Partido de la U, Centro Democrático y partidos cristianos. Sin embargo, no logró pasar a segunda vuelta. Gutiérrez no ocupará ninguna curul en el Congreso y tendrá que liderar a la derecha desde fuera de la política (por lo menos por ahora). Defensor de los valores conservadores, pero con una visión más progresista en matrimonio igualitario y la despenalización del aborto en casos de violación, malformación del feto o riesgo de vida de la madre. 

Gabriel Santos García
El exrepresentante a la Cámara del Centro Democrático no logró repetir su curul. Sin embargo, representa una derecha más progresista, similar a la política libertaria. El hijo del exvicepresidente Francisco Santos, está a favor de los derechos progresistas y la libre empresa.

Enrique Gómez
El caso de Enrique Gómez es bastante llamativo. Es un hombre de raíces 100% conservadoras. Es el sobrino del asesinado Álvaro Gómez Hurtado. A pesar de haber llegado casi como desconocido a las elecciones del 2022, donde quedó en último puesto de los candidatos aún en campaña (0,23% de los votos), su imagen ha empezado a calar dentro de sectores más cercanos a la derecha bogotana.