fbpx

Científicos japoneses descubren un gusano que puede matar células cancerígenas

Investigadores de la universidad de Osaka realizaron un estudio que demuestra que un gusano marino recubierto con hidrogel podría ser un aliado en la lucha contra el cáncer.

Anisakis simplex

Foto: Wikimedia-Anilocra

LatinAmerican Post | Joshua Radesca

Escucha este artículo


Read in english: Japanese Scientists Discover a Worm that Can Kill Cancer Cells

El cáncer es una de las enfermedades más preocupantes de la actualidad. La Organización Mundial de la Salud asegura que es la principal causa de muerte en todo el mundo. Solo en 2020 se atribuyeron 10 millones de defunciones a esta enfermedad. Por tal razón, son múltiples las investigaciones que se llevan a cabo en todas las latitudes del planeta en búsqueda de fármacos, tratamientos o cualquier herramienta que ayude a optimizar la lucha contra el cáncer.

Un descubrimiento bastante prometedor en este ámbito es el efectuado por científicos japoneses, quienes aseguran que una clase de gusanos microscópicos de vida libre conocidos como nemátodos logran matar células cancerígenas. Así lo indica un estudio de la Universidad de Osaka publicado en la revista científica Materials Today Bio.

En este texto te comentaremos lo descubierto y cómo podría ayudar a la ciencia médica a enfrentar al cáncer

¿Qué son los nematodos y cómo ayudarían a combatir el cáncer?

Según explica una publicación del Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada de La Universidad de Alicante: “Los nematodos son gusanos de tamaño milimétrico que viven en el suelo y en medios acuáticos y marinos. La mayoría de nematodos son bacteriófagos, alimentándose de microorganismos y materia orgánica del suelo”.

Existe una gran variedad de estos, los científicos han identificado más de veinticinco mil especies que pueden tener una existencia autónoma o parasitaria en humanos, animales o plantas.

Los nematodos pueden generar en las personas enfermedades como la ascariasis, la triquinosis y la filariasis, si se introducen en el cuerpo. No obstante, ahora se perfilan como aliados de la salud, ya que el mencionado estudio de la Universidad de Osaka reveló que un tipo de nematodo de origen marino, llamado Anisakis simplex, posee un inesperado gusto por las células cancerígenas.

“Se ha informado que A. simplex tiene la capacidad potencial de detectar el cáncer químicamente y adherirse a los tejidos cancerosos”, explica el artículo científico. Esto impulsó a los expertos a realizar experimentos para comprobar la utilidad de estos seres para administrar tratamientos contra el cáncer directamente a las células cancerosas.

La primera labor de los expertos estuvo orientada a desarrollar un sistema para aplicar fundas de hidrogel a los nematodos, sumergiéndolos en distintas soluciones con productos químicos que se unían y creaban una capa a lo largo de todo el cuerpo de estos. Así, lograron adaptar al gusano un traje de aproximadamente 0,01 mm de grosor en alrededor de 20 minutos.

“Las vainas no interfirieron de ninguna manera con la supervivencia de los gusanos y eran lo suficientemente flexibles para mantener la motilidad y la capacidad natural de los gusanos para buscar olores atractivos y señales químicas”, dijo Shinji Sakai, uno de los autores de la publicación.

Lea también: Uber Leaks: 3 puntos claves para entender la controversia

Los científicos de la Universidad de Osaka evidenciaron que esta capa otorgaba protección a los gusanos de la luz ultravioleta o el peróxido de hidrógeno. Junto al hecho de que esa capa podía ser cargada con agentes cancerígenos que los nematodos lograban trasladar y entregar para matar a células cancerosas in vitro.

La investigación abre la puerta para usar estos gusanos como transporte de diversas sustancias. Su utilidad va más allá de la lucha contra el cáncer. “La ingeniería de las superficies de los organismos biológicos permite la introducción de funciones novedosas y mejora sus funciones nativas” dice el artículo. “El método de funcionalización de nematodos desarrollado en este estudio tiene el potencial de impactar en una amplia gama de campos, desde la agricultura hasta la medicina”.

Aún es necesario profundizar los estudios en este campo, así como determinar qué hacer con los nematodos una vez cumplido con su propósito. Sin embargo, por ahora, lo descubierto se considera como una noticia esperanzadora y un paso adelante en el desarrollo de tratamientos cada vez más eficaces para tratar el cáncer.