fbpx

Uber Leaks: 3 puntos claves para entender la controversia

Más de 124.000 documentos fueron filtrados demostrando las varias jugadas cuestionables que llevaron a Uber a convertirse en un gigante del transporte. Aquí te explicamos en qué consisten.

Persona sosteniendo el celular con una mano

Foto: Unsplash

LatinAmerican Post| Juan Manuel Londoño

Escucha este artículo


Read in english: Uber Leaks: 3 Key Points to Understand the Controversy

Un caché con más de cien mil documentos está poniendo en tela de juicio la reputación de Uber. Esta enorme cantidad de documentos, que cubre más de 40 países durante el período 2013 a 2017, fue filtrada inicialmente al períodico británico The Guardian, pero probó ser una tarea tan monumental que este medio tuvo que pedir la ayuda de The Washington Post, the Toronto Star, Le Monde, El País y el Indian Express para cubrir esta noticia de naturaleza global. 

Lee también: Tecnología satelital, un arma contra las emisiones de gas metano

Aquí te contamos los 3 puntos claves que debes saber para entender la naturaleza de esta noticia. 

¿De qué se acusa a Uber?

Estos documentos revelan varias prácticas éticamente cuestionables por parte de la compañía. 

Muestran, por ejemplo, que Uber ofreció incentivos tanto a pasajeros como a conductores que no serían sostenibles, en un esfuerzo para establecerse a la fuerza en mercados donde el servicio era inicialmente ilegal. 

La compañía también hizo un esfuerzo masivo de lobby para poner presión sobre los gobiernos para legalizar su servicio. Nada más en el 2016, querían gastar más de 90 millones de dólares en lobbying y relaciones públicas. Entre otras cosas, también detallan que desde la compañía eran adeptos en buscar rutas alternativas para charlar con aquellos en el poder, a través de amigos e intermediarios. 

Uno de los puntos más calientes de estas acusaciones es el hecho de que Uber alentaba y celebraba la violencia contra sus propios conductores como una estrategia mediática. Por ejemplo, en una ocasión, Travis Kalanick, ex-CEO de Uber, ordenó a sus ejecutivos que alentaran a sus conductores en Francia a responder a las protestas contra el servicio con contraprotestas, a sabiendas de que esto podría exponerlos a sufrir ataques violentos. Ante esto, Kalanick respondió en uno de los mensajes filtrados que “La violencia garantiza el éxito”.

El hombre que filtró los documentos

Mark MacGann, un cabildero de carrera, reveló su identidad como el hombre que filtró los documentos en una entrevista hace unos días con The Guardian. MacGann, que trabajó con la compañía desde el año 2014 al 2016, era un jugador clave en la estrategia de la empresa para entrar a mercados nuevos y también se encargaba de oponerse a aquellos políticos que querían detener la expansión de la compañía.

MacGann dijo que reveló los documentos pues dice que es del interés del público conocer la historia de Uber. Durante su paso por la compañía, recibió varias amenazas físicas como del representante de Uber y dice que se trató de una experiencia “traumática”. McGann reconoce que los documentos revelarán su participación en actividades cuestionables, pero también dice que “no hay estatuto de limitaciones para hacer lo correcto”

¿Qué respondió Uber?

A través de un comunicado, la compañía no negó ninguna de las acusaciones, sino que insistó en que su conducta en el pasado no refleja sus valores actuales. También le pidió al público que la juzgue por lo que ha hecho en estos últimos 5 años, en vez de lo que hizo en el período de tiempo que refleja los documentos. 

Por otro lado, también pusieron bajo tela de juicio la credibilidad de MacGann. Insistieron que “no está en una posición para hablar de manera creíble sobre la compañía” y que “ cuando dejó la compañía hace 6 años, solo tenía elogios para Uber”. También resaltaron que Mark estaba en un proceso legal para recibir un dinero que le debía la compañía y que solo realizó la filtración de documentos después de que recibió este dinero.