fbpx

¿Cuáles ideas de la reforma tributaria de Boric podría aplicar Petro para Colombia?

Colombia está a las puertas de una nueva reforma tributaria. Acá analizamos cuáles ideas podría aplicar Gustavo Petro de las propuestas por el gobierno de Gabriel Boric.

Gabriel Boric

Foto: TW-gabrielboric

LatinAmerican Post | Yolanda González Madrid

Escucha este artículo


Read in english: Which Ideas of Boric's Tax Reform Could Petro Apply To Colombia?

Vientos de cambio son los que soplan en Latinoamérica, que ya vislumbra una nueva época gobernada por la izquierda. Con Gabriel Boric ya en el poder y Gustavo Petro electo como presidente, Chile y Colombia caminan en la misma dirección con la intención de aplicar una reforma tributaria que mejore todo lo referente en materia económica a sus países. Y es que para ello, ambos mandatarios estarán trabajando "codo a codo".

El pasado 1 de julio, Boric firmó la reforma tributaria que tiene como principal objetivo buscar las maneras de financiar sus programas sociales. Salud, vivienda, educación, pensiones, entre otras, forman parte del ambicioso proyecto que viene presentando desde su campaña electoral. Por supuesto, para que todo eso se haga posible, deberá aplicar ciertos cambios como impuestos a la riqueza o nuevas regalías para la actividad minera.

«El objetivo de una reforma tributaria es precisamente avanzar hacia una mayor equidad, avanzar en mayor igualdad y cohesión social», aseguró Boric durante su alocución. Justamente, bajo ese mismo discurso se mueve Gustavo Petro, quien también buscará las maneras de aplicar una reestructuración del impuesto sobre la renta elevando el aporte a los más ricos. Se trata, entonces, de dos líderes de izquierda con ideologías similares.

Pero, ciertamente, no todo se trata de corrientes políticas. El economista José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda del gobierno de Gustavo Petro, ha jugado un papel fundamental en todo este movimiento, ya que él se encargó de asesorar a Gabriel Boric en su proyecto de reforma tributaria. Esta primera gran iniciativa del presidente chileno se divide en cuatro iniciativas legislativas, las cuales serán presentadas al Congreso entre julio y el último trimestre del año.

Colombia y Chile en una misma imagen tributaria

Si bien la oposición de ambos mandatarios está alerta e inquieta al respecto, Boric y Petro entienden que es necesaria una política de productividad para que sus respectivas reformas tributarias avancen en cuanto a mayor y mejor distribución de ingresos. El detalle pasa en que las únicas garantías, hasta ahora, son solo palabras y la firma al final del proyecto.

Lee también: ¿Por qué el precio del dólar está disparado en Latinoamérica?

Con todo y eso, vale la pena analizar cuáles ideas se podrían aplicar en Colombia próximamente. La más llamativa pasa por el impuesto a los más ricos, donde Boric fijó un tributo del 1% a aquellos patrimonios valorados entre $5 millones y $15 millones, y hasta un 2% a los que superen dichas cifras. Ante esto, Petro ejecutaría un plan similar y no solo iría por los 4.000 ricos de Colombia, como aseguró en su campaña electoral, sino que también ampliaría el abanico para quienes tengan ingresos mayores a los 200 millones de pesos anuales.

Por su parte, la recaudación anual de ambos irían casi de la mano. Mientras que Boric apunta a un 4,3% del PIB para recaudar $13.000 millones, la reforma tributaria a la que aspiraría Petro rondaría un 5,5% del PIB. Y es que la intención del líder colombiano es recaudar de $12.000 millones a $18.000 millones, que terminarían dividiéndose entre reducir el déficit e invertir en su proyecto 'Colombia Potencia Mundial de la Vida'.

A su vez, otros dos puntos a considerar podrían ser los dividendos y la reducción de exenciones tributarias. En cuanto al primero, ambos mandatarios proponen declararlos como obligatorios en un porcentaje del 70%, los cuales servirían para pagar impuestos. Mientras que el segundo, se enfocaría en desmontar poco a poco los beneficios tributarios injustificados que, entre otras, solo beneficiaría a personas de altos ingresos.

Por último, el sistema de pensiones fue una de las promesas más atractivas en época de campaña y que a día de hoy no pasa desapercibida. Con Boric garantizando una pensión por el Estado de unos $300 aproximadamente, Petro buscará las maneras de unificar el sistema para que sea una garantía estatal y así no haya una injerencia privada de los beneficios. Al final, no solo se tratará de una lluvia de ideas comunes entre presidentes de izquierda, sino también del apoyo mutuo que no faltará en esta nueva etapa para Latinoamérica.