fbpx

La industria de la panela colombiana está en crisis ¿Sobrevivirá?

La panela ha sido considerada por varias décadas un ícono en la gastronomía colombiana. Sin embargo, no está exenta de crisis que ponen en riesgo el futuro del producto.

Panela siendo procesada

Foto: Ezhuttukari

LatinAmerican Post | David García Pedraza

Escucha este artículo


Read in english: The Colombian Panela Industry Is in Crisis. Will It Survive?

El café, el azúcar, las arepas y la panela no pueden faltar en las cocinas de las familias colombianas. Son ingredientes que han estado desde muchos años inmersos en la cultura alimenticia del país sudamericano y que han visto pasar varias generaciones de rolos, paisas, costeños, llaneros, etc.

Últimamente, como ocurrió con la carne de cerdo, la papa y el té, la panela ha contado con un auge publicitario en Colombia, en los siete meses que lleva el 2022. Se diría que es un producto que está en su mejor punto de producción y comercialización. Sin embargo, para el sector panelero no es así. La agremiación Dignidad Panelera, a la cabeza de Denis Ariza, informó que los productos artificiales - de panela - realizados por grandes empresas de alimentos están desplazando en un 60% el consumo de la panela tradicional, lo que se traduce en grandes pérdidas para los campesinos que día a día trabajan la caña y tienen sus emprendimientos en las zonas rurales de Colombia.

Esta crisis en el sector ha reafirmado un paro panelero que se está dando en el mes de julio y con el cual los paneleros esperan que se tomen acciones contundentes para que el producto tradicional, y las familias que dependen de él, no tengan afectaciones mayores de las que tienen hoy día. Además, guardan la esperanza de que con el nuevo gobierno, que se instalará en menos de un mes, se apoye más el producto de los campesinos que el de las grandes compañías de refrescos.

La panela en el día a día de los colombianos

Esté servida en cubos, mezclada con agua, como endulzante (reemplazando el azúcar) o en una barra, parecida a las de chocolate, la panela es un alimento versátil y asequible en la cotidianidad de la sociedad colombiana. Es utilizada para realizar remedios caseros para tratar el resfriado, como exfoliante para mantener la piel hidratada, como ingrediente para fabricación de postres, como endulzante para la limonada y hasta para llevar como souvenir a los hogares extranjeros. Esta dulce tradición ha marcado un legado en la gastronomía del país, llegando inclusive a tener un festival en el municipio de Villeta, Cundinamarca, en el centro del país, ubicado a dos horas de Bogotá), y un reinado, en donde se elige a la Reina Nacional de la Panela con el fin de tener una embajadora que publicite este producto nacional.

A pesar de que la panela es un alimento que contiene un carácter sentimental en los colombianos, y tiene un consumo considerable de 19.5 kilos per cápita en el país, con base en las cifras más recientes que datan de 2021 según Fedepanela, compite mucho con el café y el chocolate. Según la Federación de Cafeteros para finales de 2020 los colombianos consumían más de 21 millones de tazas de café al día, y de acuerdo con la Federación Nacional de Chocolates, 12 millones de tazas de chocolate en el mismo periodo. Este escenario obedece a que la panela es vista como un agregado en el desayuno, almuerzo y cena, más no como un acompañante principal, como pasa con el chocolate y el café.

También te puede interesar: ¿Qué piensan los empresarios de Gustavo Petro y su próximo gobierno en Colombia?

Una deuda con el sector panelero desde antes de la pandemia

Aunque este sector tuvo una estabilidad al alza en los años 2018 y 2019, de acuerdo con Fedepanela, la pandemia de la COVID-19 dejó varias incógnitas sobre la comercialización de la panela en el campesinado de la caña. A pesar de que aumentó la demanda del producto en los hogares colombianos, los paneleros están en paro porque no aceptan los permisos que esta federación le otorga a grandes empresas para la fabricación y comercialización de bebidas artificiales de panela, mientras el sector primario y tradicional pierde día a día sus cosechas y trabajo.

Un ejemplo de la crisis en el sector fue el alza del 50% del precio de la panela en el 2020, debido a que en enero de ese año el precio de este producto estaba en $3.521, mientras en noviembre del 2019 estaba en $2.427, de acuerdo con Carlos Mayorga, ex gerente general de Fedepanela. A pesar de que más colombianos consumían panela, gracias a los mercados repartidos por el gobierno para suplir las necesidades alimenticias de los afectados por las cuarentenas, el costo estaba más alto de cuando no había emergencia sanitaria.

A este problema, también se le suma el del contrabando de panela, una molestia que ha sido denunciada desde la misma Federación en donde se expresa en las fronteras con Ecuador y Venezuela existen personas que derriten el azúcar y venden el producto como si fuera panela, engañando al consumidor y perdiendo fidelización en este alimento de carácter nacional. Nuevamente, los altos mandos, como el Invima, no han prestado atención a esta práctica.

Lo que vendría para este producto

En el 2018, Mayorga, expresó que para el 2022 las exportaciones de la panela pasarían de 4 mil a 18 mil toneladas, siendo Estados Unidos y Europa los lugares en donde más se haría énfasis para que llegara este producto. Cabe resaltar que en países como Brasil, Corea del Sur y Argentina, la panela colombiana ha tenido buena acogida. Sin embargo, no hay una cifra actual que apoye o escatime la expectativa de Mayorga de hace cuatro años.

La panela se produce en 29 de los 32 departamentos que tiene Colombia, siendo el interior del país andino el que más cantidad produce, como en Santander con el 17%, Antioquia con el 16%, Cundinamarca con el 15% y Boyacá con el 13%. Esta es una razón más para reflexionar sobre la potencialidad de este producto que ha acompañado a la sociedad colombiana por mucho tiempo, y que ahora, y desde mucho antes, se ha dejado en el olvido, tanto al producto como a los trabajadores primarios en el agro.