fbpx

La guerra en Ucrania no cesa: la radiación y toxicidad aumentan

Desde que inició la invasión a Ucrania por parte de Rusia, diferentes organizaciones manifestaron su preocupación ante una posible emergencia con las centrales nucleares. A esa preocupación se suma el daño ambiental causado por las dinámicas de la guerra.

Mapa de radiacion y danos en Ucrania

Foto: Visita Mapa: ecodozor.org

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: The War in Ukraine Does not Stop: Radiation and Toxicity Increase

Tras más de 153 días desde que comenzó el conflicto entre Rusia y Ucrania, las consecuencias son lamentables. En primer lugar, por los miles de pérdidas humanas, tanto de ucranianos como de rusos, así como por las crisis que se están generando a nivel energético, económico, alimenticio y social, con repercusión mundial. Una de las consecuencias más catastróficas, pero que tiende a parecer invisible, es la toxicidad y radiación que está quedando en la región. El daño ambiental será irreversible y afectará de manera profunda a la población.

Al respecto, las Naciones Unidas afirma que "La gran variedad y la gravedad de las consecuencias requerirán de verificación y evaluación, aunque ya se han identificado miles de posibles incidentes de contaminación del aire, el agua y la tierra, así como incidentes de degradación de los ecosistemas, incluidos los riesgos para los países vecinos". El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y otras organizaciones asociadas han hecho un seguimiento al impacto ambiental que está causando la guerra. En sus informes han concluido que habrá una "herencia ambiental tóxica para las futuras generaciones".

Te sugerimos leer: Hambre en el mundo: la amenaza silenciosa detrás de la guerra en Ucrania

Los datos de dichos estudios, que se han hecho de forma remota y presencial, han encontrado múltiples daños. "Incidentes en instalaciones y centrales de energía nuclear; infraestructura energética, incluidos buques petroleros, refinerías de petróleo, plataformas de perforación e instalaciones de gas y gasoductos de distribución; minas, instalaciones industriales e instalaciones de procesamiento de productos agrícolas", señala la ONU. A esto se suman sustancias peligrosas que se han liberado en el ambiente, como productos químicos y fertilizantes, incendios, escombros y un largo etcétera por las dinámicas armadas y militares.

La plataforma Ecodozor, una iniciativa de Zoï Environment Network, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y el PNUMA, permite hacer un seguimiento en vivo de los diferentes daños causados por la guerra. Allí, es posible ver como prácticamente medio país tiene graves afectaciones. No obstante, esta labor de monitoreo para conocer cuáles serán las consecuencias reales es muy difícil de hacer en medio de un conflicto.

Al respecto, Carroll Muffett, del Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL por sus siglas en inglés), señalo en entrevista para NPR que el verdadero costo ambiental se sabrá tras la finalización de la guerra.  Además, indico que el riesgo no es solo por el ataque directo, sino también por la imposibilidad de continuar con la protección ambiental: "Es importante reconocer que una de las consecuencias ambientales de la guerra es que las personas que protegen la tierra, que administran la infraestructura de seguridad del agua, no pueden hacer su trabajo o lo hacen en medio de zonas de fuego real".

Radiación nuclear en Ucrania: una devastadora consecuencia 

Ucrania tiene 15 reactores nucleares en su territorio. Asimismo, allí se encuentra Chernóbil, que tras el incidente de 1986 tiene desactivados sus 4 reactores. No obstante, siempre ha sido un peligro latente para la humanidad por la magnitud de la emergencia que constituyó y la necesidad de seguir controlando de forma continua su radiación. Pese a que en abril el Organismo Internacional de Energía Atómica OIEA aseguró que los niveles de radiación eran normales y no generaban una grave amenaza, Green Peace ha denunciado inconsistencias con esta información

Green Peace, en conjunto con otras organizaciones y científicos, ha realizado investigaciones que señalan que la radiación cerca a Chernóbil alcanza niveles preocupantes. Al respecto, indica que por las intervenciones militares rusas en bases de datos, laboratorios y los sistemas que controlan las plantas nucleares hay afectaciones preocupantes. "Se han producido graves daños en los equipos e infraestructuras técnicas y científicas desarrolladas de forma exclusiva en cooperación con la comunidad científica mundial, incluido el equipo de laboratorio necesario para estudiar el impacto de la radiación en las personas y el medio ambiente, lo que amenaza así la seguridad de esta y futuras generaciones", señalan en un comunicado. Asimismo, señalan a la OIEA de tener intereses ocultos, alineados con Rusia, para ocultar dicha información. 

Lo cierto es que no solo la zona de exclusión de Chernóbil está en riesgo. Asimismo, de incrementarse la radiación o suceder una catástrofe en otra planta nuclear, no solo estaría afectada Ucrania, sino sus vecinos e incluso Europa entera. Por esta razón, urgen acuerdos que fijen compromisos para mantener la seguridad en estas plantas. 

Además, es preciso indicar que el riesgo de que exista radioactividad no está solo por el mal manejo o ataque a las plantas. De acuerdo con el Geneva Centre for Security Policy, en medio del conflicto ha habido múltiples amenazas de uso de armas nucleares. De hecho, Putin ha señalado en reiteradas ocasiones que Ucrania tiene varias armas nucleares, químicas y biológicas en su poder. No obstante, la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, una coalición que ganó el Premio Nobel de Paz en 2017, señala que en Ucrania no hay armas nucleares porque el país se unió al Tratado de No Proliferación Nuclear y para 2001 retiró todas las que quedaban de la Unión Soviética. Sin embargo, varios de sus aliados, como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, sí las tienen. Por lo tanto, el riesgo de empleo de este tipo de armas no es descartable.