fbpx

El retorno del grupo de los BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica

En el contexto global en que Occidente vuelve a tener tensiones con Rusia y China, el papel de los BRICS vuelve a tomar relevancia.

 Presidente de la República, Jair Bolsonaro, durante la foto de la familia de los Líderes de los BRICS

Foto: Flickr-Alan Santos/PR

Latinamerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: The Return of the BRICS Group: Brazil, Russia, India, China, and South Africa

Hace unos años, un nuevo grupo de economías y potencias emergentes llamaba la atención del planeta. El grupo de los BRICS, compuesto por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, representaba la mayor concentración de personas en el planeta, un grupo rico en materias primas como petróleo, gas, agroindustria, tecnología y armamento nuclear.

Sin embargo, luego de la crisis en las commodities, las economías de Rusia, Brasil e India, se vieron fuertemente golpeadas. Esto hizo que el gran proyecto que pretendía hacer contrapeso a occidente (especialmente a Estados Unidos y a la Unión Europea) en la geopolítica mundial se desvaneciera.

No obstante, con el actual conflicto en Ucrania, la tensión entre Estados Unidos y China por la isla de Taiwán, este grupo vuelve a tener relevancia y una intención para generar un sistema mundial que pueda hacer contrapeso a las economías occidentales.

También te puede interesar: Nancy Pelosi en Taiwán: ¿Por qué es una provocación a China y a la paz mundial? 

El grupo de los BRICS hoy equivale a más de 39 millones de kilómetros cuadrados (26.7% del área del planeta), alrededor de 3 mil 210 millones de personas (41.5% de la población mundial). China, Brasil, Rusia e India hacen parte de los 10 países con mayor población, área y Producto Interno Bruto. Un verdadero gigante comparándolo con los poderes hegemónicos actuales que pueden ser Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.

¿Por qué está volviendo con fuerza?

Además de los evidentes choques entre las superpotencias mundiales de Estados Unidos y China por la visita de Nancy Pelosi (presidenta de la Cámara de Representantes norteamericana) a la isla de Taiwán; y de la guerra en Ucrania que enfrenta a los países de la OTAN contra Rusia; también hay otros factores que demuestran el retorno de este importante grupo.

En primera medida, es evidente para sus miembros, como Rusia y China, la necesidad de un sistema internacional que les permita actuar sin sufrir las sanciones que hoy enfrentan, especialmente para Rusia. La exclusión de Rusia del sistema Swift, necesario para el pago con tarjetas de crédito, es una muestra de lo dependiente que aún son las nuevas potencias de los sistemas creados por occidente. Estos 2 países tienen intereses expansionistas (lo han venido demostrando) y deberán intentar disminuir el riesgo a sanciones al máximo si sus intereses no cambian.

Igualmente, a los BRICS posiblemente regresará uno de sus fundadores más importantes y populares: Lula da Silva, expresidente de Brasil. El brasileño hoy es el favorito en las próximas elecciones presidenciales en el país sudamericano y esto puede volver a dar un impulso de integración que tuvo cuando Lula era uno de sus miembros.

Retomar proyectos

Los BRICS ya han venido trabajando en una serie de proyectos en la creación de instituciones paralelas a las tradicionales y que puedan fortalecer la influencia del grupo en el mundo. Por ejemplo, el nuevo Banco de Desarrollo, un sistema de pagos de BRICS o un fondo de reserva de los BRICS, que fue anunciado este 2022.

Nuevos miembros

Uno de los hechos más importantes que destacan la creciente relevancia de los BRICS, son los posibles nuevos ingresos. Hace ya un tiempo, se viene especulando del ingreso de relevantes países. El grupo está en proceso de incluir a Egipto, Arabia Saudí y Turquía. Esto reafirmará la influencia de potencias emergentes, pero también incluye países de poblaciones grandes (Egipto y Turquía) y de grandes riquezas (Arabia Saudí). Igualmente, se viene especulando de la intención de ingreso de Irán, un país con la cuarta parte de las reservas de petróleo de Medio Oriente y las segundas reservas de gas más grandes del mundo.

Es evidente que luego de su fundación oficial en 2009, los BRICS fueron perdiendo relevancia como grupo. Aunque China, Rusia e India crecían en influencia individual, el grupo no se terminó de consolidar. Pero, ante un panorama hostil para varios de sus miembros, fortalecer este tipo de iniciativas vuelve a cobrar interés y puede ser estratégico para los planes de desarrollo a futuro de sus integrantes.