fbpx

¿Es la cafeína perjudicial o positiva para la salud?

Son varios los estudios que han analizado cuáles son los efectos del consumo regular de cafeína. Entérate de qué dicen los hallazgos.

Persona sosteniendo granos de café

Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Joshua Radesca

Escucha este artículo


Read in english: Is Caffeine Bad Or Good For Your Health?

Es usual que muchas personas alrededor del mundo comiencen su día degustando de una humeante taza de café. Los amantes de esta bebida no solo disfrutan de su atractivo sabor y aroma, también se sirven de su acción estimulante para afrontar sus jornadas y mantenerse llenos de energía. Esa capacidad que tiene esta bebida para mantenernos despiertos y alerta se da gracias a la cafeína, un compuesto químico que se encuentra de manera natural en los granos de café y cacao, las hojas de té, la nuez de cola y las bayas de guaraná, entre otros. Se puede fabricar en laboratorios y ser agregada a bebidas gaseosas, alimentos y medicamentos. Siendo la cafeína una sustancia de consumo tan extendido, y que acompaña el día a día de tantos individuos, es normal que surjan interrogantes sobre los efectos de ella en la salud.

¿Es positivo o negativo su consumo? Son numerosos los estudios que se han llevado a cabo sobre el tema durante los últimos años. En este artículo te comentaremos lo que dicen los expertos.

Te recomendamos leer: Así es como la música puede mejorar tu calidad de vida, según los expertos

Un tema de variables

En cuanto al impacto de la cafeína en la salud, un primer elemento a considerar es la cantidad que se toma. Una investigación, publicada en The Journal of Psychopharmacology, indica que se han observado efectos positivos por el consumo de cafeína. “Las dosis bajas reducen la ansiedad y elevan el estado de ánimo”, señala el estudio. “El consumo de cafeína se asoció con un riesgo reducido de depresión en comparación con el no consumo en un estudio de población”.

Luego acota que también se han observado efectos negativos sobre el estrés y la salud mental. Reportando niveles elevados de ansiedad en los consumidores moderados y altos de cafeína en comparación a quienes no ingieren esta sustancia.

“En la población general, los efectos negativos de la cafeína suelen observarse en relación con la ingesta excesiva. En dosis extremadamente altas su consumo puede inducir una condición conocida como 'cafeinismo'. Los síntomas incluyen ansiedad, nerviosismo, inquietud, insomnio, excitación, agitación psicomotora, disforia y un flujo inconexo de pensamientos y habla”. Explica el estudio.

Los profesionales de la salud indican que alrededor de 400 miligramos (mg) de cafeína diarios parecen ser seguro para la mayoría de los adultos sanos. Esto equivale, aproximadamente, a cuatro tazas de café.

Otro aspecto importante a considerar es que no todas las personas reaccionan igual a la cafeína, algunos son más sensibles a ella. Su efecto varía según la edad, sexo y condición de salud de quien lo ingiera. Una investigación disponible en Multidisciplinary Digital Publishing Institute, indica que quienes toman cafeína de manera regular tienen un riesgo menor de desarrollar Parkinson (EP) y aquellos que ya poseen la enfermedad y consumen cafeína muestran una progresión más lenta de esta.

El consumo de cafeína reduce el riesgo de accidente cerebrovascular, demencia y depresión en las mujeres y el de EP en los hombres. No obstante, puede aumentar los trastornos del sueño y los trastornos de ansiedad en la adolescencia, tanto en hombres como en mujeres”, dice el mismo estudio. Puede verse que el impacto de la cafeína varía respecto al perfil del consumidor. Por ello, en esta investigación sugieren que “el consumo de cafeína debería individualizarse según el sexo (y la edad) en el contexto de las enfermedades neurológicas y psiquiátricas”.

Por su parte, una investigación publicada en International Journal of Environmental Research and Public Health, expone que tomar una taza de café al día puede aumentar el riesgo de fracturas, especialmente en mujeres, ya que durante la menopausia, la deficiencia de estrógeno afecta la densidad ósea, por ello, el consumo de cafeína debe limitarse en estos casos.

Otros efectos adversos del consumo elevado de cafeína son: aumento en la severidad de patologías gastrointestinales, alteraciones en la concepción, aumento en la presión arterial y el colesterol, lo que puede influir en la salud cardiovascular.

Como logra evidenciarse, la cafeína puede tener tanto efectos positivos como negativos. Unos u otros dependen de diversos factores, como del volumen de ingesta, la sensibilidad a la cafeína, la edad, el sexo, así como las condiciones de salud preexistente. Por tal razón, es importante que, ante cualquier duda, cada persona consulte con un profesional de la medicina sobre la conveniencia o no del consumo frecuente de este tipo de sustancia.