fbpx

¿De quién depende que la Liga Femenina colombiana se realice?

Las autoridades de Gobierno confirmaron que la competición tendrá un patrocinador que garantizará que el torneo se lleve a cabo en 2023.

Jugadoras de la seleccion colombiana de futbol femenino

Foto: FCFseleccioncol

LatinAmerican Post | Nicolás Donoso

Escucha este artículo


Read in english: On Whom does it Depend that the Colombian Women's League is Carried out?

Después de que se cancelara la Liga Profesional Femenina de Colombia por falta de equipos y que se confirmara que este segundo semestre no se llevará a cabo, las autoridades del Gobierno oficializaron que el torneo contará con un patrocinador para 2023 y que sí se podrá llevar a cabo. 

Específicamente, fue la nueva ministra del Deporte, María Isabel Urrutia, quien dio la noticia, señalando al medio colombiano Semana que se reunió “con más o menos 12 equipos y tienen la disposición de trabajar juntos. No todo lo podemos regular en la Federación. Para mí, lo importante no es la liga, sino garantizarles a las mujeres 11 meses de trabajo y que la empresa privada se sume. Buscar cuántas niñas tenemos y cuántos equipos podemos armar, lo mismo con las escuelas de iniciación deportiva”.

En esa línea, Urrutia indicó que la competencia ya cuenta con un patrocinador internacional, y que este se debería anunciar en los próximos días, garantizando que el torneo sí se llevaría a cabo el próximo año.

Lea también: El caso de Brittney Griner: la basquetbolista encarcelada

Esto forma parte del compromiso de Gobierno del presidente electo Gustavo Petro, en donde buscan promover la equidad y la igualdad, precisamente garantizando que la máxima competición femenil del fútbol colombiano sí se pueda llevar a cabo.

No obstante, la ministra expresó para el medio El Universal que lo anterior no se debe abordar ni con la Federación Colombiana de Fútbol ni tampoco con la División Mayor del Fútbol Colombiano, sino que debe ser conversado con el Ministerio del Trabajo. “No es con ellos, es con la ministra de Trabajo, porque ellas tienen un tema laboral. Si la Liga profesional dura un mes, los equipos tienen que pagar el año completo”, puntualizó Urrutia.

Colombia necesita retomar la liga

Por supuesto que el poder garantizar que la liga se reanude puede ser un punto de inflexión importante, sobre todo porque a nivel de clubes, Colombia participará de la Copa Libertadores Femenina en octubre del presente año, que se desarrollará en Ecuador, y América de Cali y Deportivo Cali necesitan llegar con rodaje al máximo torneo de clubes femenino de Sudamérica.

Pero no solamente los clubes se verían beneficiados con esta medida, sino la selección de Colombia en todas sus categorías. El actual plantel se coronó recientemente subcampeón de la Copa América Femenina en la que fue anfitriona, confirmando su clasificación para el próximo mundial Australia/Nueva Zelanda 2023 y para los Juegos Olímpicos París 2024, por lo que requieren de contar con las condiciones mínimas para poder ofrecer un buen papel.

Con futbolistas como Catalina Pérez, Catalina Usme, Leicy Santos, Manuela Vanegas y la joven promesa Linda Caicedo, Colombia tiene buenas posibilidades de ser una selección competitiva en ambos torneos si tiene una preparación óptima previo a las competiciones y contar con una liga local vigente es un aspecto a considerar.

Esto se suma a que Colombia se clasificó para los mundiales sub 20 de Costa Rica y Sub 17 de India, de hecho, en la categoría sub 20 alcanzó los cuartos de final, liderando un grupo en el que estaban México, Alemania y Nueva Zelanda, y quedando en el camino tras caer por la mínima diferencia ante Brasil. 

Por lo que, con todos los antecedentes anteriores, parece inaudito que Colombia no cuente actualmente con una liga profesional, ya que esto aumenta el nivel de las selecciones y hace que estas puedan competir de mejor forma ante las grandes potencias del mundo, como lo son en la actualidad Inglaterra, Francia, Alemania, Suecia, Estados Unidos y Canadá.

Asimismo, contar con una liga profesional puede producir más y mejores jugadoras, que luego pueden emigrar hacia el fútbol de mayor nivel y transformar a Colombia en un país que cree y que apuesta por el fútbol femenino y en donde el nivel es alto.

El desarrollo, el mejoramiento y la formación de las futbolistas es clave, y si el fútbol femenino de América Latina quiere continuar progresando para reducir las brechas que existen a nivel mundial, Colombia debe comenzar por confirmar que en 2023 se retomará una competencia que es necesaria.