fbpx

Bills, Rams, y Bucs comandan lista de favoritos para la campaña 2022-23 de la NFL

Este jueves 8 de septiembre arranca una nueva temporada de NFL en busca de ganar el Super Bowl LVII que se celebrará en Arizona.

Jugadores de los Buffalo Bills, LA Rams y Tampa Bay Buccaneers

Fotos: TW-BuffaloBills, TW-RamsNFL, TW-Buccaneers

LatinAmerican Post | Onofre Zambrano

Escucha este artículo


Read in english: Bills, Rams, and Bucs Lead the List of Favorites for the 2022-23 NFL Campaign

Si algo tiene la NFL es que es un campeonato impredecible porque es muy difícil establecer una hegemonía. Los Ángeles Rams, vigentes monarcas, parten con el favoritismo lógico que se le concede a un campeón, pero, no le será nada fácil repetir el cetro tomando en cuenta la naturaleza cambiante del evento y lo bien que se han preparado equipos como los Buffalo Bills o los Tampa Bay Buccaneers. 

La pretemporada y, en general, la pausa de siete meses del mercado, nos dejó movimientos interesantes como el de Russell Wilson, quarterback franquicia de los Seattle Seahawks, quien cerró su ciclo con este equipo para irse al popular Denver Broncos a competir en la llamada “División de la Muerte” ubicada en el Oeste de la Conferencia Americana. 

También durante el receso, el mundo observó como Tom Brady, el jugador más importante en la historia de este deporte, anunciaba su retiro para luego dar marcha atrás a su decisión a las pocas semanas. Kansas City y Pat Mahomes ya no tendrán a su socio Tyrek Hill para el ataque, mientras Matt Ryan realizó un sorpresivo cambio de aires en el cierre de su carrera para jugar con Indianápolis Colts. 

La campaña se pondrá en marcha este jueves 8 de septiembre en el mismo escenario en el que culminó la zafra previa, el Sofi Stadium de Los Ángeles, en donde Rams iniciará la defensa de su título ante el que todos mencionan como el gran rival para destronarlos: Buffalo Bills, con Josh Allen y Steffon Diggs a la cabeza. Mejor plato imposible. 

Conferencia Americana 

Esta conferencia luce a simple vista como la más fuerte por la cantidad de equipos competitivos que pueden aspirar a grandes cosas. En primer orden, Buffalo. En la 2021-22, los Bills perdieron en overtime un partido increíble en la Ronda Divisional ante los Chiefs, pese a jugar mejor. Ganaron la División Este con comodidad por delante de New England Patriots.

Fue entonces cuando Buffalo supo que para alcanzar el Super Bowl necesitaba reforzarse. A la poderosa dupla de Josh Allen y Steffon Diggs, ahora se suman Jameson Crowder, para tener más profundidad en ataque, principalmente con velocidad y pase corto y dejando al rendidor Gabriel Davies como tercera opción de receptor. 

Su línea defensiva, una de sus debilidades, se ve robustecida con la presencia del experimentado Von Miller, quien viene de coronarse campeón con los Rams y que va a su temporada 11 en la NFL. Una verdadera pared como linebacker. El coach Sean McDermott no tiene excusas, le armaron un equipazo.

Además de los Bills, hay muchos focos puestos sobre los Baltimore Ravens que este año tienen a su figura Lamar Jackson sano desde el día 1. No se puede dejar por fuera a los actuales subcampeones de la NFL, Cincinatti Bengals, quienes mantienen su base con un año más de madurez con Joe Burrow y Jamar Chase, una de las mejores mancuernas de la liga.

No se puede dejar por fuera de la ecuación a los Chiefs de Andy Reid, dominadores de esta Conferencia en los últimos tres años pero que perdieron a Hill. Para contrarrestar eso, se hicieron de un sustituto del mismo nivel, Juju Smith, quien llega desde Pittsburgh Steelers.

Cincinnati tiene todo para repetir su buena actuación del año pasado, pues vuelve con su tridente de ataque Joe Burrow, Jamar Chase y Tee Higgins y, además, ahora se ve reforzada esa línea con Lael Collins, Alex Cappa y Ted Karras.

A su vez, Las Vegas Raiders, Los Ángeles Chargers y Denver Broncos, que serán rivales de Chiefs en la división más cerrada y cualitativa de todo el circuito, se reforzaron con Davante Adams (ex Green Bay), el liniero defensivo Khalil Mack (Ex Bears) y el ya mencionado Russell Wilson, respectivamente por lo que sus opciones de competir mejor han crecido de manera automática.

Conferencia Nacional 

La lógica se vuelve a imponer de este lado del cuadro, porque el favorito en las primeras de cambio es el campeón Rams. La recuperación de su ofensivo Cam Akers es la principal noticia para avalar el favoritismo, más la buena salud de su principal atacante Cooper Kupp y la de la muralla defensiva, Aaron Donald. 

Sin embargo, este año, el coach Sean McVey tendrá que arreglárselas para competir sin Von Miller, quien se marchó a Buffalo. Miller era el socio en defensa de Donald. Tampoco estará Odell Beckham Jr., quien está como agente libre y que fue una pieza alternativa muy importante en el ataque en la postemporada. 

Finalmente, está Matthew Stafford, el quarterback, quien se operó el codo durante la pausa y no ha mostrado estar al 100 por ciento. Su llegada al equipo el año pasado en reemplazo de Jared Goff fue muy positiva pues generó nuevas opciones de ataque, sobre todo aéreas, pero, tampoco es un mariscal de élite y el equipo necesita que esté en su máximo nivel.

Un equipo que cuenta con Tom Brady a la cabeza, siempre debe ser tomado en cuenta y ese es el caso de Tampa Bay, segundo favorito en esta Conferencia. La ofensiva de los Bucs es muy potente con Julio Jones, Mike Evans, Chris Godwin, Russell Cage y Leonard Fournette. El regreso del ‘Goat’ tras su corta decisión de retirarse, fortalece a un equipo que ya era bueno sin él.

El grupo de candidatos en el lado de la Nacional se completa con Green Bay Packers, San Francisco 49ers y Dallas Cowboys. En el caso de Packers, este año no lucen tan fuertes, sobre todo luego de la salida de Davante Adams, uno de los socios predilectos de la estrella Aaron Rodgers, quien ahora solo contará con Aaron Jones. Aun así, sigue siendo un equipo competitivo el de Matt Le Fleur.

San Francisco se basó en su excelsa defensa para alcanzar la final de Conferencia a principios de este año con un Debo Samuel intratable y a pesar de los desaciertos de su mariscal de campo, Jimmy Garoppolo. El coach Kyle Shannahan entendió que no podía esperar más por Garoppolo y este año su QB titular será el joven Trey Lance. Esa modificación en ataque puede darles un plus.

Por otro lado, los Dallas Cowboys firmaron tarde, pero paliaron la perdida de Amari Cooper con las llegadas del receptor James Washington y el ala defensiva Donte Fowler. Robustecen cada línea del campo y se vuelven a apuntalar en su mariscal, Dak Prescott, y en el principal corredor: Ezequiel Elliot. Tomando en cuenta la floja División en la que están, Cowboys debería regresar a los playoffs y llegar más lejos que la temporada precedente. Ojo en ese grupo con los Filadelfia Eagles.