fbpx

El apoyo a Ucrania en Europa disminuye mientras el invierno se acerca

Hay protestas en distintos países europeos en contra de las sanciones a Rusia debido a que el inverno se acerca y el gas ruso escasea

Protestas en Ucrania

Foto: Pixabay

Latinamerican Post | Moises Campos

Escucha este artículo


Read in english: Support for Ukraine In Europe Dwindles As Winter Approaches

El apoyo a Ucrania en Europa disminuye cuando el invierno se acerca. Esto viene sucediendo, aunque el mundo entero ha comprobado la recuperación del control ucraniano de más de 3.000 kilómetros cuadrados de territorio después de su contraataque contra Rusia.

Además de la sorpresa en la contraofensiva, otro factor clave para haber logrado este avance es el adecuado uso que se ha dado a las armas occidentales.

Dentro de ellas se incluyen las plataformas de misiles de largo alcance británicas y estadounidenses. Estas armas están siendo utilizadas en la destrucción de las líneas de suministro rusas, vertederos de municiones y puestos de comando.

¿Disminuye el apoyo de Europa a Ucrania?

Antes de que Ucrania recibiese esta ayuda en armamento, Rusia venía manteniendo una ventaja numérica en artillería. Sin embargo, la situación actual se percibe diferente y estos avances ucranianos se consideran muy relevantes en el aspecto político.

Lee también: La muerte de la Reina Isabel reabre el debate republicano 

Pero en la actualidad, Ucrania debe acometer la búsqueda de las estrategias necesarias a fin de mantener el apoyo de occidente a medida que se aproxima el invierno en Europa.

Esto se debe a que cada día aumenta la cantidad de personas en Europa que están saliendo a las calles a pedir a sus gobiernos el cese de las sanciones contra Rusia. El objetivo de estas protestas de calle ha sido manifestar su indignación por el incremento creciente en los precios de la energía y la inflación provocada por las mencionadas sanciones.

¿Por qué aumentan los costes de la energía?

Los precios del gas han aumentado después de que Rusia decidiera reducir los volúmenes que envía a Europa. Esto como represalia directa por las sanciones occidentales que le fueron aplicadas a partir de la invasión a Ucrania.

No obstante, Rusia culpa a Estados Unidos y sus aliados de haberse enfocado a una guerra económica contra Rusia con las sanciones más graves de la historia moderna, y les ha advertido de que tendrán que enfrentar una crisis energética.

Desde que inició esta guerra, los clientes de la Unión Europea se han comprometido a disminuir su dependencia de la energía rusa, mientras que Rusia ha cortado o cerrado el suministro de tres de sus mayores gasoductos hacia el oeste y ha redirigido el flujo de petróleo hacia el este.

Los precios del gas dependen de la competencia mundial y los compradores europeos deben enfrentarse con otros países para hacerse con el gas disponible que no provenga de Rusia. Entonces, una mayor demanda y una menor oferta provocan que se eleven los precios.

Un gas más costoso, combinado con otros factores como los inconvenientes de las plantas nucleares francesas y una sequía fuerte en Europa, son las causas de un mayor coste en la energía.

Razones del aumento de la inflación

La economía de la Unión Europea está siendo afectada por la guerra entre Rusia y Ucrania. Se ha producido un aumento vertiginoso de los precios de la energía, que ha aumentado la inflación a máximos históricos. 

Ucrania y Rusia son los productores de aproximadamente un tercio del trigo y la cebada del mundo, y son de los principales exportadores de metales.

Las interrupciones en las cadenas de suministro, sumado al aumento de los costes de la mayoría de las materias primas, han provocado un incremento en el precio de los alimentos, y de otros bienes y servicios básicos. Todo esto representa una carga severa para las empresas y la reducción de su poder adquisitivo.

¿Qué esperar para el próximo invierno en Europa?

Cuando se dio inicio a la guerra, la mayoría de los países de Europa lograron consolidar su unión y establecer acuerdos sobre el apoyo financiero y la donación de armas a Ucrania. Además, acordaron dejar de hacer uso de la energía rusa, así como diseñaron sanciones para golpear a Rusia.

Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, los funcionarios de toda Europa temen que este consenso se pueda romper mientras el continente se aproxima a un invierno severo. En este,  se pronostica un aumento de los precios de los alimentos, limitaciones de energía para calentar los hogares y la posibilidad inminente de una recesión.

Los próximos meses serán con seguridad los más duros para Europa desde que comenzó la guerra. Los europeos sufrirán la crisis del coste de la vida en todo el continente. Algunos tendrán la necesidad de escoger entre alimentarse o calentar sus hogares.

Esta crisis se va a producir cuando ya muchos de los países europeos han recibido a miles de refugiados ucranianos. De esta manera, será difícil para los líderes políticos poder justificar el uso de dinero y energía en el apoyo de un país lejano.

Una gran cantidad de funcionarios occidentales han expresado su preocupación de que, en algún momento, los líderes políticos tomen la decisión de negociar para alcanzar un acuerdo de paz y así modificar el objetivo final fijado por Ucrania, que es exigirle al ejército ruso a salir de su territorio.