fbpx

¿Por qué la derecha odia a Nancy Pelosi?

Nancy Pelosi es la política estadounidense con mayor número de desaprobación. Merecida o no, hoy ella y su familia son víctimas de ataques de odio en la antesala a las elecciones de mitad de periodo de Estados Unidos

nancy pelosi

Foto: Departamento de Trabajo de EE.UU.

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Why Does the Right Hate Nancy Pelosi?

A finales del mes de octubre de 2022, la residencia de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara baja, fue el escenario de uno de los ataques políticos más graves en los últimos años. El hecho dejó a Paul Pelosi (de 82 años), esposo de la política, herido y actualmente se recupera en un hospital. El atacante, identificado como David DePape, enfrenta cargos de intento de homicidio, agresión con arma mortal y abuso a un adulto mayor.

La policía determinó que David DePape tenía intenciones de secuestrar y lesionar a la presidenta de la Cámara. El detenido tenía cinta adhesiva, cuerdas, bridas y un martillo. Además, Paul le comentó a las autoridades que el intruso entró preguntando por su esposa: “¿Dónde está Nancy?” Repetía DePape. “DePape declaró que iba a retener a Nancy como rehén y hablar con ella. Si Nancy le decía a DePape la 'verdad', él la dejaría ir, y si ella 'mentía', le iba a romper 'las rótulas’”, dijo la víctima en una declaración juramentada.

Hasta el momento, se ha podido establecer que el ataque fue motivado por razones políticas. La tensión hoy en Estados Unidos, ha llevado a una gran parte del extremismo de derecha a realizar hechos violentos.

Este ataque parece ser la explosión de una serie de discursos de odio que han puesto a Nancy Pelosi como la enemiga de la derecha. Desde fuentes oficiales y no oficiales, la presidenta de la Cámara viene siendo una de las personas más odiadas por republicanos y la derecha en general.

Según una encuesta de NRCC, Pelosi es la congresista menos querida por los norteamericanos. Esto puede asociarse a su gran reconocimiento (es una de las figuras más reconocidas) y la representación de la clase política tradicional. No es por nada que Pelosi es, en estos momentos, la tercera persona más poderosa de Estados Unidos. Debido a que ocupa la presidencia de la Cámara (Speaker of the House) y es la segunda en línea sucesora en EE. UU. por detrás de la vicepresidenta Kamala Harris. Esto significa que si al presidente Joe Biden y su vicepresidente les ocurre un hecho fatal, Pelosi asumiría como presidenta.

¿Pero, por qué pese a su reconocimiento y poder, la derecha odia tanto a Nancy Pelosi?

Una enemiga política que ayudó al discurso del odio

Desde el mismo momento en que Pelosi llegó a liderar las minorías en la Cámara en 2003, el partido Republicano la identificó como la cara visible del Partido Demócrata, más allá de las 2 presidencias de Barack Obama o la primera administración Biden. Campañas como “Fire Pelosi” (Despidan a Pelosi), para detener la propuesta de seguridad social universal más conocida como Obamacare, eran la muestra de esto.

Los republicanos la han caricaturizado como una mujer loca, enojada, histérica y que no maneja su temperamento. Algo usual para atacar a las mujeres en política que tienen temperamento y no manejan una imagen de mujer sumisa.

Pero no fue hasta la llegada de Donald Trump en que la animadversión contra la líder de las minorías en la Cámara baja aumentó. Siendo ella la mujer más poderosa dentro del partido demócrata y la cara de la oposición, fue quien recibió los ataques y el odio de los republicanos. Los discursos despectivos, que también exponía Trump, ayudaban a este rechazo. Frecuentemente, la llamaba de “Nancy la Loca”, “Nancy la nerviosa” o “Nancy Antoinett”.

Incluso, como lo recoge el medio VOX, en 2021, el conductor de Fox News, Mark Levin, llamó a Pelosi como “una vieja asquerosa, eso es lo que es, una tonta desagradable, viciosa y desquiciada" a la que "le gusta Trump" y "no puede quitarse a Trump de la cabeza”.

También políticos prominentes dentro del Partido Republicano han mandado mensajes que pueden inducir a la violencia, despachados en contra de Pelosi y otros miembros del partido demócrata. Fue viral el comercial del candidato al senado por Arizona que caricaturizó a Pelosi como “Pelosi Cara Loca” y aparecía disparándoles a ella, Joe Biden y Mark Kelly.

Lee también: ¿Qué tan preparada está Europa para una guerra nuclear? 

El reciente ataque que sufrió el esposo de Nancy Pelosi es solo una muestra de un sentimiento que se viene cocinando desde hace varios años en la extrema derecha estadounidense: un odio irracional hacia la política californiana. ¿Pero qué hace que Nancy Pelosi, la actual presidenta de la Cámara, sea tan rechazada por uno de los extremos políticos del país?

Según Kantar Media, desde 2014 a 2016, la figura de Pelosi fue utilizada entre el 9% y 13% en campañas del partido Republicano. Se convirtió en enemiga pública de la derecha.

Misoginia

Este odio hacia Pelosi no se puede explicar sin entender el componente de misoginia que hay en la política norteamericana. Son muchos los líderes hombres dentro del partido demócrata, pero parece que la extrema derecha ve con más repulsión a las mujeres. 

En medio de tantos políticos demócratas de diversos perfiles (alto, bajo, mediano), los blancos de estos ataques recientes parecen ser las mujeres en el poder. No solo ocurrió con Nancy Pelosi, también está el caso de la gobernadora del estado de Michigan.

En el 2020, dos hombres fueron capturados por planear el secuestro de la gobernadora de Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer. Lo que en su momento fue catalogado como terrorismo doméstico, puedes estar asociado al caso de Pelosi, a pesar de que el Gobierno ha querido mantener la precaución de no declararlo un ataque de terrorismo local.

Los culpables del acto contra la política demócrata de Michigan, Adam Fox y Barry Croft Jr., fueron identificados como extremistas de ultraderecha.

Teorías conspirativas

Más allá de que los republicanos, la extrema derecha y la derecha alternativa ven en Pelosi la representación de sus males: mujer, feminista, de la élite política y progresista, también hay otro factor que hoy juega un papel importante en la política estadounidense. Se trata de las teorías conspirativas. Este elemento, que se ha vuelto vital en el trumpismo más fiel, ha desarrollado un discurso de amigos y enemigos dentro de la política. Además, ha promovido un rechazo a la democracia liberal.

Hoy, movimientos como Q’Anon divulgan una serie de mentiras y acusaciones a varios políticos de alto perfil. Se les ha acusado desde robarse las elecciones que ganó Joe Biden hasta de ser una secta que consume carne humana. Este tipo de diatribas, ha calado en un gran número de estadounidenses. Hoy rechazan cualquier información real y acuden a fuentes no verificadas con historias ficticias y que terminan deshumanizando a políticos como Nancy Pelosi.