fbpx

Es momento de replantear el G20: ¿Quiénes están y quiénes participan?

La pasada cumbre del G20 reunió a las 20 economías más importantes del mundo ¿O tal vez no fue así? Países como Argentina ya no hacen parte de las potencias económicas, pero igual sigue siendo invitada

Miembros de la cumbre del G20

Foto: TW-g20org

LatinAmerican Post | Santiago Gómez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: It is time to rethink the G20: who is there and who participates?

Cuando se habla de sistema internacional y de poder hegemónico, lo primero que llega a la cabeza es el Consejo de Seguridad de la ONU y, de pronto, el grupo de las 7 mayores potencias de occidente, llamado G-7. Sin embargo, justo detrás está el G-20, un grupo de las 20 potencias económicas más grandes.

El G-20, que recientemente celebró una cumbre, está conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia, Japón y Rusia, la Unión Europea, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Turquía.

Sin embargo, hoy, muchos de estos países representan una importancia histórica, pero una menor relevancia actual. El caso más claro es Argentina, un país que para el Fondo Monetario Internacional es la economía número 30. Por encima de la nación sudamericana están países como Suiza, Tailandia, Nigeria, Taiwán, Irlanda, entre otras.

Entonces, ¿por qué Argentina tiene mayor voz y voto en el panorama mundial que, por ejemplo, Nigeria? Es cierto que Argentina en el pasado haya sido considerada como uno de los países del “segundo mundo”. Una nación con buenos índices de desarrollo, pero tristemente, la actualidad, los sudamericanos es otra. Hoy Nigeria africano es la nación más poblada en todo el continente, y la sexta en todo el planeta. Son, aproximadamente, 225 millones de nigerianos, más que Brasil, México, Rusia o Japón. La población en Nigeria representa cerca del 2.8% de todo el planeta. Es momento a que el G-20 se actualice, sea una cumbre de países potencias económicas, pero también con economías en desarrollo y poblaciones que necesitan tener una voz en el contexto mundial.

Hoy Argentina sufre de inflación y genera preocupación dentro del panorama mundial por sus cifras de pobreza y vulnerabilidad. No hay signos de estabilidad y sus problemas del pago de deuda externa, hace que el país rioplatense tenga suficientes problemas internos y su participación en el G-20 no logre ser tan provechosa.

Pero no es solo Argentina, Sudáfrica también es un claro ejemplo de una potencia de los 90’s que hoy no tiene la importancia que otros países. Pese a que hace parte del grupo delos BRICS y del G-20, hoy Sudáfrica tiene el 33 PIB mundial, incluso inferior que Egipto. Igualmente, en términos poblacionales, el mismo Egipto, Nigeria, Tanzania, Etiopía, y República Democrática del Congo, tienen mayor cantidad de personas que el país austral.

Pero, tampoco es positivo que Argentina o Sudáfrica salgan de un evento tan importante. Son naciones del sur globla que igual siguen teniendo una importancia regional. Tanto Sudáfrica como Argentina son unos de lo mayores productores de alimentos en el mundo. Sin embargo, el grupo de los 20 debe replantearse.

Es momento a que el G-20 deje de pretender ser un grupo de países ricos y poderosos intentando resolver los problemas del mundo. Hoy, los modelos de desarrollo internacional pide una participación activa del sur global. No basta con elegir a los países más ricos, sino también a los países que necesitan cooperación para encontrar posibles alternativas e ideas en conjunto. Hoy, el G20 necesita cambiar a un G-30 o G-40, en el que haya una mayor participación de países africanos y latinoamericanos, en donde el tamaño del PIB no sea el motivo de la invitación, sino del papel crucial que pueden tener estos actores en el panorama internacional.