fbpx

Reseña de "Desencantada": Un cuento de hadas que se mantiene vigente

La magia de los cuentos de hadas regresa en una historia ingeniosa que se debate entre comedia y drama. Esta es nuestra reseña de "Desencantada".

Fotograma de la película 'Desencantada'

Foto: Estudios Disney

LatinAmerican Post | Yolanda González Madrid

Escucha este artículo


Read in english: Review of "Disenchanted": A fairy tale that remains valid

Disney es experto en contar historias encantadoras, mágicas y llenas de mucha música, tres detalles que se han mantenido vigentes a lo largo de los años. Pero en una época donde los live action están tomando la delantera de la compañía, la secuela de un clásico de los 2000 es la que ha generado grandes expectativas entre la audiencia. Con "Desencantada", la visión fresca y moderna de los cuentos de hadas se presenta con una magia diferente.

En 2007, "Encantada" presentaba una historia única cuya finalidad era mostrarnos que cada persona podía tener un «felices para siempre», sin importar que fuese un tanto diferente a lo que plasman los cuentos mágicos. Y es que de la mano de Giselle muchos vimos una trama potente, cuya chispa no se ha apagado luego de 15 años de ausencia. Incluso, es ese período de tiempo la que se encarga de ambientar un cuento de hadas mucho más moderno.

Para esta ocasión, "Desencantada" presenta a sus protagonistas en una encrucijada, ya que deben dejar atrás la ajetreada vida en Nueva York para buscar un ambiente pacífico y así estar más agusto en familia. Por supuesto, todo cambio nunca es fácil y es aquí cuando Giselle comienza a cuestionar su felicidad. ¿Qué hacer en ese caso? Optar por la magia para volver a vivir un cuento de hadas, aunque ese deseo puede no terminar con un final feliz.

El film dirigido por Adam Shankman no hubiese sido posible sin el regreso del reparto original. Amy Adams (Giselle), Patrick Dempsey (Robert), Idina Menzel (Nancy) y James Marsden (Edward) son la base de esta precuela, pues gran parte de la magia de "Encantada" se debió a sus actuaciones. A ellos se les suma las destacadas participaciones de Maya Rudolph (Malvina Monroe), como una de las villanas; y Gabriella Baldacchino (Morgan), interpretando a la hija adolescente de Robert.

Un tipo de magia diferente

Las primeras críticas sobre "Desencantada" han sido mixtas, y el motivo se debe a que el enfoque que le dan a la magia es un poco distinto al visto en 2007. De ahí a que algunos fanáticos se sintieran traicionados o decepcionados por no ver una historia que haya crecido con ellos, sino más bien por encontrarse con una melodía para nuevas generaciones. Con todo y eso, es oportuno mencionar que la esencia de la precuela sigue notándose en esta nueva historia.

En ese sentido, la trama se va desarrollando entre comedia, drama y el infaltable toque musical, que por momentos parece excederse en demasía. Cantidad antes de calidad, parece ser la apuesta de Disney esta vez. Pero más allá que las canciones no tengan una letra memorable o las puestas en escena tampoco sean tan deslumbrantes, varios de esos números musicales brillan por la interpretación de sus personajes.

De hecho, el número musical que protagoniza Robert, personaje que interpreta Patrick Dempsey, destaca muy por encima del resto en todos los sentidos. De igual manera, Maya Rudolph se roba el show junto a Amy Adams en un tema donde ambas "villanas" se enfrentan por ser la número uno. Mientras que la magia y belleza de Idina Menzel habla por sí sola. Hay para todos los gustos, sin lugar a dudas.

Lee también: Series canceladas en 2022 por Netflix y otras plataformas de streaming

Por otra parte, "Desencantada" cuenta con un personaje que desde el primer minuto va cobrando más y más relevancia: Morgan, hijastra de Giselle. La trama se va desarrollando para que ella se convierta en la heroína de la historia, pero que nadie se equivoque, pues Giselle sigue siendo la figura principal pese a convertirse en la madrastra malvada de los cuentos de hadas, esto tras pedir un deseo que sale mal.

El punto más alto y destacable del film recae en la actuación de Amy Adams, la estrella que más brilla en ese universo mágico. Verla jugar contra sí misma cuando poco a poco se deja llevar por el hechizo, sin duda que le regala un toque más glamoroso y alegre a su personaje. Cada gesto, exagerado o no, le dan la fuerza necesaria para que la atención se centre en sus actos.

Por otra parte, un punto que supera ampliamente a la película de 2007 está en el diseño de vestuario y los decorados. Si bien todos los habitantes del suburbio son bastante comunes, el encanto del mundo mágico de Andalasia se apodera de sus realidades para darles mayor colorido. Pero, obviamente, son los vestidos de los protagonistas los que maravillan por completo y le rinden homenaje a las historias de hadas clásicas de Disney en el mundo moderno.

En "Desencantada" verás historias muy bonitas, con una magia única y diferente a su predecesora. Aquí, Giselle logra transmitir un mensaje encantador que va más allá de la felicidad propia y que, además, destaca la importancia de saber escuchar a la familia cuando el momento lo requiere. Al final, lo más importante es que todos busquemos y podamos ser «felices para siempre».