fbpx

¿Por qué Occidente no está dispuesto a enviar aviones a Ucrania?

El anuncio del envío de tanques a Ucrania reavivó el debate sobre la pertinencia de enviar o no aviones a la guerra

Tanque Leopard alemán y otra de un F-16

Fotos: Boevaya mashina, Łukasz Golowanow & Maciek Hypś, Konflikty.pl

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Why Is the West Unwilling to Send Planes to Ukraine?

Joe Biden fue definitivo con su respuesta sobre si enviaría aviones de combate a Ucrania, un rotundo "no" hizo eco en todo el mundo. No es la primera vez que los Estados Unidos se niegan a enviar aviones al frente de la guerra. Sin embargo, a diferencia de las ocasiones anteriores, la pregunta a Biden se hizo en el marco del anuncio del envío de tanques alemanes, estadounidenses y británicos. ¿A qué se debe la negativa de enviar aeronaves?

¿Para qué necesita Ucrania tanques y aviones?

Ucrania ha manifestado desde el principio del conflicto que su principal misión es la defensa de su territorio. Es decir, la guerra se ha desarrollado totalmente en suelo ucraniano y no en ruso. El apoyo de occidente a nivel económico y militar se han enfocado en apoyar esta postura defensiva. El objetivo es sacar a Rusia del territorio de Ucrania. Para los rusos el avance ha sido lento tras la resistencia de sus vecinos, la "ventaja" en la guerra ha estado inclinada hacia ambos lados en distintos momentos de la guerra. No obstante, la mayor presión está sobre Rusia por su papel de potencia global.

Pese a la inferioridad técnica de Kiev, Ucrania ha logrado resistir el avance ruso e incluso ha recuperado por momentos zonas que ya estaban bajo dominio ruso, pero se requiere una mayor capacidad militar para dar pasos definitivos y no avances temporales. Es aquí donde entra en la ecuación el apoyo técnico y económico de Occidente, específicamente de la OTAN y sus miembros. Estados Unidos, Países Bajos, Alemania, Francia, Reino Unido, Polonia e Italia, entre otros, han aportado a Ucrania armas, recursos, apoyo logístico y entrenamiento militar que, hasta ahora, ha sido beneficioso pero no definitivo para el país invadido.

Desde el principio de la invasión, Ucrania ha solicitado armamento pesado como los tanques y aeronaves, pero Estados Unidos y la OTAN se habían negado. Apenas hace unos días Alemania y Estados Unidos, principalmente, acordaron enviar sus tanques Leopard y Abrams, respectivamente, como un cambio en su anterior postura. Sin embargo, los aviones siguen fuera de cualquier discusión.

Rotunda negativa al envío de aviones: ¿por qué?

Polonia intentó en marzo del año pasado organizar el envío de sus aviones de la era soviética a Ucrania, como respuesta inmediata a la invasión. El gobierno polaco consideró que la adaptación de los pilotos ucranianos a la tecnología de sus aeronaves podía ser más rápida si se compara con aeronaves occidentales. La idea de Polonia era transferir los aviones a Estados Unidos y que este país los hiciera llegar a Ucrania, a cambio los polacos pidieron que se les restituyera la flota con aviones estadounidenses. La reacción de la Casa Blanca fue negativa, así que todo quedó en una mera anécdota, pero Kiev no quitó el dedo del renglón y continuó con sus solicitudes. Con el envío de tanques la pregunta volvió a hacerse al presidente Biden, quien fue tajante otra vez con el NO. 

La respuesta "oficial" de Occidente ha sido que la capacitación de los pilotos ucranianos para sus "sofisticadas" aeronaves llevaría demasiado tiempo. Al menos esa fue la postura de Londres quien también se sumó a la negativa, aunque Francia y los Países Bajos no cerraron esa posibilidad. Los tanques son un buen ejemplo. Aunque a finales de enero se anunció el envío, estos tardarán meses en llegar y aún deberán ser capacitados los militares ucranianos, así que su participación en la guerra es incierta. Occidente teme que el envío de aeronaves pueda hacer que el conflicto escale y los arrastre a una guerra que puede tomar proporciones globales. Si Ucrania utiliza las aeronaves para algo más que defensa, la línea que mantiene fuera a Occidente podría desdibujarse rápidamente. Nadie en la OTAN quiere ser el provocador o pagar el precio por ser quien lleve la guerra a otro extremo, ni siquiera Estados Unidos.

También puedes leer: ¿Qué tanta ayuda está brindando Occidente a Ucrania?

Rusia aprovecha el momento

Moscú está aprovechando el momento con Ucrania limitada a sus recursos obsoletos y a los escasos recursos militares que le han proporcionado. Es el momento perfecto para dar pasos que podrían ser definitivos. Rusia debe reparar su prestigio como potencia militar que se ha puesto en duda con la efectiva resistencia de Ucrania. Si bien es cierto que Putin no ha empleado todo el poder con el que cuenta, tampoco ha mostrado una superioridad evidente sobre sus vecinos, lo que ha alargado el conflicto más de lo que seguramente esperaba.

El espacio que tiene Rusia entre el anuncio del envío y la llegada de los tanques y otras armas a Ucrania es el momento para tomar ventaja en la guerra. Si a esto sumamos el titubeo de Occidente para enviar aviones, podría ser la oportunidad para acelerar el término del conflicto. El gobierno de Kiev ha considerado esencial el apoyo aéreo y de armamento para el éxito de su defensa territorial, sin este apoyo la estrategia de Ucrania será limitada, sin duda. 

Mostrar los arsenales

Por último, otro de los temores de Occidente es mostrar su arsenal a Rusia (Moscú debe tener el mismo temor). La guerra en Ucrania podría esperarse como una pasarela de lo más innovador en tecnología para la guerra. Sin embargo, hasta ahora eso no ha ocurrido. Israel, por su posición frente a Irán (aliado de Rusia) ha evitado la ayuda directa a Kiev, ya que lo que Rusia pueda aprender de su armamento en Ucrania podría ser usado en su contra en el Medio Oriente por sus enemigos. Sin duda, Europa y Estados Unidos deben considerar este riesgo antes de proporcionar cualquier tecnología a Ucrania.