¿Un nuevo escándalo de corrupción en el Vaticano?

A principios de julio de 2018, las autoridades judiciales del Vaticano realizaron una segunda audiencia en contra de dos exfuncionarios del Banco Vaticano por enriquecimiento ilícito y malversación de fondos

¿Un nuevo escándalo de corrupción en el Vaticano?

Segunda Audiencia en el Estado de la Ciudad del Vaticano

Exfuncionarios del Instituto de Obras Religiosas (IOR), también conocido como el Banco Vaticano, se encuentran en el ojo del huracán por vender algunos bienes muebles de esta entidad a precios devaluados, además de transferir el dinero a cuentas personales entre el 2001 y el 2009. Los presuntos implicados son el exdirector del Banco Vaticano, Angelo Caloia, y su abogado Gabriele Liuzzo.

Read in english: A new corruption scandal in the Vatican?

En un hecho sin precedentes al interior del Estado de la Ciudad del Vaticano, según Excélsior, el 4 de julio de 2018 se realizó la segunda audiencia en contra de estos dos exfuncionarios para determinar su culpabilidad en los hechos, estudiar las pruebas que se tienen en su contra y examinar nuevas pruebas brindadas por las autoridades suizas.

Esta investigación lleva en curso varios años, en los cuales las principales pruebas en contra de Caloia y Liuzzo han sido brindadas por las autoridades bancarias suizas. El abogado Roberto Lipari argumentó durante la audiencia que existen más de seis carpetas facilitadas por las autoridades suizas que implican al señor Liuzzo y su hijo por transacciones millonarios entre el 2001 y el 2009, según lo reportó Excélsior.

Al final de la audiencia, el juez Piero Milano dictaminó la vinculación a la investigación de tres expertos en recreaciones financieras y bienes muebles perteneciente al Vaticano. Según el diario, la encargada de evaluar los artículos vendidos y el valor real de los mismos será Alessandra Gaspari. Por su parte, el funcionario Luigi Gaspari estará a cargo de la reconstrucción de las transacciones financieras realizadas tanto en Suiza como en Italia, y Dorotea Nicosia será la traductora oficial de toda la documentación.

Sin embargo, algunos funcionarios del Banco Vaticano han estimado el detrimento en más de 57 millones de euros.

Lea también: Papa Francisco: Oxígeno para el vaticano

Proceso judicial sin precedentes

El estado más pequeño del mundo nunca había tenido un proceso judicial por corrupción en contra de dos exfuncionarios de tan alto rango en el Instituto de Obras Religiosas, como lo son Gabriele Liuzzo y Angelo Caloia.

Algunos expertos en la materia aseguran que estos juicios por corrupción dentro del Vaticano son propiciados por el pontificado del Papa Francisco, con el objetivo de mostrar a las instituciones del Vaticano como transparentes ante la opinión pública y marcar una nueva época dentro del Vaticano.

El experto Vaticanista, Fausto Gasparroni aseguró que en años anteriores era prácticamente imposible procesar a un alto funcionario del IOR, así hubieran sido solicitados por las mismas autoridades italianas, debido a su inmunidad diplomática. Ahora, en este caso fue el mismo Estado Vaticano el que ordenó el juicio contra estos dos exfuncionarios.

Cabe aclarar que el lavado de activos perpetrado por estos dos funcionarios no tiene nada que ver con el Instituto de Obras Religiosas debido a que estas transacciones fueron hechas a nombre propio, según La Nación de Argentina. Es decir, fue el mismo Banco Vaticano el que se vio afectado por las actuaciones ilegales de estos dos sujetos, vendiendo sus bienes muebles a valores irrisorios y apropiándose de este dinero. El Banco Vaticano no incurrió en el delito de lavado de activos como institución, sino sus exfuncionarios.

 

LatinAmerican Post | Miguel Díaz

Copy edited by Diana Rojas

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…