¿Se puede revertir la diabetes 2?

La diabetes 2 es una enfermedad en la que la cantidad de azúcar en la sangre es superior a los niveles normales y es el tipo de diabetes que más personas sufren

¿Se puede revertir la diabetes 2?

¿Qué es y qué causa la diabetes 2?

Los expertos de WebMD explican: el páncreas produce la hormona insulina que nos ayuda a que las células obtengan energía de los alimentos que consumimos. Con diabetes tipo 2, si bien se produce insulina, las células no utilizan ese químico de manera eficiente. El páncreas trata de producir más insulina, y el azúcar se acumula en la sangre, y esto es lo que se conoce como resistencia a la insulina. 

Entre las posibles causas están: la carga genética, el sobre peso, síndrome metabólico, tener niveles altos de glucosa en sangre, grasa alrededor de la cintura, presión arterial alta, colesterol y triglicéridos altos, estilo de vida sedentario y consumir una dieta alta en alimentos procesados y azucarados.

Hay algunos síntomas que cita Mayo Clinic a los cuales, según la publicación, hay que prestar atención, ya que muchas personas pueden tener esta condición y no saberlo:

  • Aumento de la sensación de hambre: como la insulina no se está manejando bien a nivel celular, nuestros músculos y órganos agotan rápidamente los depósitos de energía. Por eso quien sufre de diabetes 2 tiene activada la señal de hambre todo el día (porque el cuerpo busca energía para seguir funcionando).
  • Aumento de la sed y ganas de ir al baño: cuando tenemos exceso de azúcar acumulado en la sangre, esto hace que se extraiga líquido de los tejidos, dejándonos con sed. Esto a su vez, hace que tomemos más agua y por ende, visitemos más el baño (micción frecuente).
  • Cansancio: como consecuencia del poco manejo de la energía a nivel celular, y la deshidratación causada por el exceso de azúcar, es normal que la persona con diabetes 2 tenga poca energía y se sienta cansado durante el día a pesar de haber dormido.
  • Visión borrosa: esa extracción de líquido de los tejidos también se da a nivel de los ojos cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto y esto provoca malestares en la visión.
  • Infecciones frecuentes y heridas que no sanan: este tipo de enfermedad acarrea que la persona no pueda pelear infecciones y que las heridas no sanen con la rapidez normal.
  • Zonas de la piel oscurecidas: normalmente se dan alrededor del cuello y las axilas.

En Latinoamérica, la diabetes 2 es un problema que se viene estudiando –y alertando- desde hace años. Para el año 2012, la Organización Mundial de la Salud ya advertía de un alza en este padecimiento. Según los datos de la organización, para el 2011, 25 millones de personas sufrían de la enfermedad y si esta tendencia continúa a la tasa de crecimiento actual, se espera que este número aumente a 40 millones para 2030. En Norteamérica y países no hispanos del Caribe se habla de un aumento hasta de 51 millones de personas con diabetes 2 para el mismo periodo.

Ahora, si bien hay características de la enfermedad que no podemos cambiar –como lo puede ser tu herencia genética-, lo único controlable para frenar el crecimiento de la diabetes 2 es hacer cambios en el estilo de vida.

Según un estudio publicado en Diabetes.org si bien generalmente se consideraba una condición crónica irreversible, si puede ser potencialmente reversible con un programa de pérdida de peso intenso y medición de la glucosa en sangre en ayunas.

Según, Everydayhealth.com estos cambios básicos pueden ayudar a manejar la diabetes:

  • Mejorar la dieta: al igual que cualquier otro programa de nutrición, la dieta debe basarse en alimentos frescos versus los procesados. Prestar especialmente atención a la carga glicémica (mientras más procesados, mayor carga glicémica). Limitar o eliminar la comida rápida.
  • Seguir las recomendaciones para eliminar o controlar el aumento de la grasa abdominal.
  • Ejercicio regular.
  • Manejo del estrés: el estrés diario mal manejado y la falta de sueño hace que el azúcar en sangre sea más difícil de controlar. Se recomienda aplicar en el día a día técnicas de manejo de estrés como yoga, actividades de relajación, evitar el alcohol, la cafeína y las comidas picantes en la noche.

Todos estos cambios pueden ayudar a mejorar la vida de quien sufre esta condición pero que no sustituyen la medicación ni el tratamiento médico. No obstante, que si se van aplicando progresivamente y de manera continua, pueden hacer maravillas en la salud de los pacientes.

 

Latin American Post | Clementina Ramos

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…