fbpx

Conoce a Chepe, el espectacular tren del norte de México

El tren ha sido renovado para prestar un servicio de lujo en su impresionante recorrido por el norte de México

Conoce a Chepe, el espectacular tren del norte de México

Read in english: This is Chepe, the spectacular train of northern Mexico

A diferencia de otros países, México abandonó sus trenes de pasajeros durante el siglo XX. La tendencia ha ido cambiando en la última década, pues el país ha vuelto a apostar por el tren como medio de transporte de pasajeros. Como resultado, actualmente se encuentra en construcción el Tren de Alta Velocidad México-Toluca. Asimismo, hay un proyecto vigente de Hyperloop y la renovación de líneas históricas. El Chepe (Ch. P), como se conoce a la ruta Chihuahua-Pacífico, es posiblemente el más emblemático entre los actuales trenes de pasajeros en el país, una maravilla de la ingeniería mexicana.

El recorrido del Chepe es de 653 kilómetros entre las ciudades de Chihuahua, capital del estado mexicano homónimo, y Los Mochis, ciudad del Pacífico mexicano en el estado de Sinaloa. Es una ruta de película, el norte de México es desértico en su mayoría con una geografía sumamente accidentada, en especial en la Sierra Tarahumara, ubicada en Chihuahua. Esta diversidad garantiza a los visitantes vistas y paisajes únicos. Con una inversión de 8 millones de dólares, el Chepe ha sido renovado para prestar servicios de lujo entre los que se encuentran: un bar exclusivo, un restaurante con platillos creados por reconocidos chefs y terraza, entre otros cambios para convertirlo en un viaje exclusivo.

¿Qué atracciones podrás encontrar en el recorrido del Chepe?

  • Bahía de Topolobampo: ubicada en Los Mochis, ofrece recorridos en bote en la tercera bahía más grande del mundo para visitar delfines y focas, o bien bucear en sus aguas azules.

  • Bahuichivo: en este poblado hay una antigua misión franciscana de la época virreinal, además de un mirador hacia el Cañón de Urique, el más profundo de México con 1879 metros de profundidad.

  • Creel: es uno de los lugares más increíbles de México, su arquitectura es de principios del siglo XX con una atmósfera del viejo oeste. Durante el invierno se cubre de nieve ofreciendo postales que no existen en otras partes del país. Además, se puede conocer la artesanía rarámuri, la cultura de los pueblos indígenas del norte de México y conocer el Valle de los Hongos. El Valle de los Hongos se ubica cerca de Creel y se caracteriza por tener enormes rocas con forma de hongo producto de la erosión. Creel es una parada obligada en el turismo mexicano, hay cientos de actividades que completan la experiencia: kayak, bicicleta, visita a misiones, gastronomía, deportes extremos y más.

  • Cuauhtémoc: este pueblo lleva el nombre del último gobernante mexica y es hogar de la mayor población de menonitas en el mundo. Estos granjeros de origen alemán producen manzanas de gran calidad y son conocidos en México particularmente por sus productos lácteos, dentro de los cuales se destaca el queso Chihuahua que no puedes dejar de probar.

  • Barrancas del Cobre: a lo largo del recorrido del Chepe se pueden observar las diferentes barrancas que conforman todo el sistema. Este cañón es dos veces más profundo y cuatro veces más grande en extensión que el famoso Gran Cañón del Colorado en Estados Unidos, para tener una perspectiva sobre sus dimensiones. Culturalmente es importante por ser el hogar del pueblo rarámuri, conocido también como Tarahumara, cuya vida está ligada al cañón en su totalidad.

Viajar por el Chepe permite conocer el cañón, las barrancas, los ríos, el Pacífico mexicano, los bosques, los pueblos, los puentes, la gastronomía y la nieve en algunas temporadas. El costo del viaje redondo depende del servicio elegido y oscila entre 400 y 600 dólares por persona. Con tu boleto puedes hacer paradas para visitar los sitios de tu interés. Sus dos rutas: Chepe Express (Los Mochis-Creel) y Chepe Regional (Los Mochis-Chihuahua), son experiencias a la altura de los mejores viajeros.

Latin American Post | Luis Angel Hernández Liborio

Copy edited by Diana Rojas Leal