fbpx

¿Qué hace que unas elecciones sean válidas a nivel internacional? Analizamos el caso de Venezuela

Las elecciones del domingo 20 de mayo en Venezuela fueron desconocidas por buena parte del continente americano porque fueron consideradas ilegítimas

¿Qué hace que unas elecciones sean válidas a nivel internacional? Analizamos el caso de Venezuela

Entre los pasos que un país tiene que seguir para considerarse un Estado dentro de la comunidad internacional, está sujetarse a la democracia y cooperación internacional que le garantizan la amistad y apoyo de toda la comunidad. Venezuela vive un momento crítico en su historia, sin garantías democráticas y con numerosas denuncias el país vivió unas elecciones consideradas apócrifas por un alto porcentaje de países. A pesar de que Nicolás Maduro fue oficialmente reelecto como presidente de Venezuela, la comunidad internacional desconoce la legimitidad de las elecciones, por ello surge la pregunta ¿qué hace válidas unas elecciones a nivel internacional?

Read in english: What makes elections valid internationally? We analyze the case of Venezuela

La pregunta no es sencilla, pues cada país tiene un sistema político distinto, donde las instituciones que lo forman tienen diferentes pesos y contrapesos. Sin embargo, lo que en la agenda internacional se describe como «garantías democráticas» puede resumirse en algunos puntos principales:

  • Transparencia: Para que exista transparencia en unos comicios se recurre a los observadores electorales, tanto nacionales como extranjeros, quienes supervisarán que las votaciones se desarrollen conforme a la ley del país, están debidamente acreditados ante la autoridad electoral y tienen funciones específicas. El papel de los observadores no se limita al día de la elección, sino también a los días previos. En el caso de las recientes elecciones venezolanas, no ha habido observadores de la Unión Europea, ONU, OEA, Celac o Unasur.
  • Árbitro imparcial: Las autoridades electorales deben tener independencia, pero esto no siempre se cumple; de acuerdo con la ley de cada país puede tener menor o mayor control del gobierno en turno. En el caso venezolano, la autoridad electoral está bajo control del gobierno de Nicolás Maduro, lo cual se ve reflejado en los partidos registrados, los candidatos, la exagerada aparición de Maduro en la boleta y otros aspectos.
  • Poder legislativo: En la mayoría de países latinoamericanos, el poder legislativo, con diferentes modalidades, está hecho para fungir como contrapeso al presidente. Su formación debe ser democrática, mediante elecciones libres. Mientras que en algunos países la mayoría del congreso pertenece a un partido distinto al del presidente, en Venezuela son leales al mismo, por lo que aprobar leyes o pasar por encima de ellas es un proceso sencillo, es decir, la oposición ha sido borrada.
  • Evitar la compra de votos: En las democracias latinoamericanas es común este problema, en las pasadas elecciones mexicanas de 2012 se desató un escándalo por la compra de votos mediante tarjetas bancarias o de apoyos sociales que empañó el proceso electoral. El gobierno de Maduro intercambia votos por apoyos para alimentación, en medio de la crisis alimentaria del país el gobierno abusa de los más necesitados.
  • Participación ciudadana: Es importante que la sociedad civil sea parte de los comicios en todos los niveles, tanto en los órganos electorales, como al interior de los partidos, en las casillas y como observadores electorales. Pero sobre todo, la participación más importante de los ciudadanos está en la emisión del voto. En la elección del domingo votó el 46% del padrón electoral, mismo nivel que el de las elecciones de Chile de 2017, una de las democracias más estables de la región. En Costa Rica votó el 67% del padrón, mientras que México se espera que vote entre el 65 y 70% de los ciudadanos en edad de votar.
  • Oposición: Para que exista una verdadera democracia se requieren opciones, si el gobierno en turno persigue o bloquea a los candidatos no oficialistas entonces no existe la oposición. En Venezuela la oposición ha sido perseguida y lo han denunciado a nivel internacional. La oposición permite la alternancia al abrir otras posibilidades a los ciudadanos.

Ninguna democracia latinoamericana cumple totalmente con las garantías democráticas; por ello se consideran democracias en desarrollo. Algunas, como la de Costa Rica o Chile, han obtenido buenos resultados en la última década, mientras que otras como las de Venezuela, Cuba, Bolivia y en algún momento Argentina y Brasil han quedado a deber a sus ciudadanos. Este año aún faltan las elecciones de Brasil, México, Colombia y Perú que pondrán a prueba su fortaleza y desarrollo como democracias.

Latin American Post | Luis Angel Hernández Liborio

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…