fbpx

5 retos que tendrá Fátima Bezerra como gobernadora en Brasil

Crear políticas que incluyan a afrodescendientes e indígenas y velar por los derechos de la comunidad LGBTIQ son algunos de los retos que tendrá Fátima Bezerra

Brasil: 5 retos que tendrá Fátima Bezerra como gobernadora de Río Grande do Norte

Las pasadas elecciones presidenciales en Brasil tuvieron una gran participación femenina. Sin embargo, los candidatos eran en su mayoría hombres. De hecho, sólo había una mujer aspirando a la presidencia: la ambientalista Marina Silva, quien fue derrotada en la primera vuelta. En lo que respecta a las elecciones para las gobernaciones, el mapa político también lo dominaron los hombres.

Read in english: 5 challenges that Fátima Bezerra will face as governor in Brazil

No obstante, Fátima Bezerra del Partido de los Trabajadores (PT) marcó un hecho alentador para la representación femenina en el poder, tras ganar las elecciones en el estado Río Grande do Norte. De estar forma, Bezerra se convirtió en la única mujer que asumirá una gobernación durante el mandato de Jair Bolsonaro, quien estará en el poder del país desde el 1 de enero de 2019.

Estos son los retos de Fátima Bezerra

1. Brasil ha implementado políticas que fortalecieron el acceso igualitario a la educación, mejoraron la salud materna y redujeron las tasas de embarazo en la adolescencia, de acuerdo con un informe del Banco Mundial. Sin embargo, estas no beneficiaron a sectores con altos índices de pobreza, como las comunidades afrodescendientes e indígenas.

Dicha situación, entonces, se convierte en el primer reto que tendrá Bezerra durante su mandato en la gobernación de Río Grande do Norte: crear políticas que incluyan a estas comunidades. Esto teniendo en cuenta que ella ha cargando la bandera política de luchar por los derechos de las mujeres, los indígenas, afrodescendientes y la comunidad LGBTIQ, tanto antes como después de ser elegida.

2. Otro de los retos de Bezerra es precisamente disminuir la pobreza que, como señala El Espectador, cubre a este territorio brasileño. Según Trubina do Norte de Brasil, a finales de 2017 las cifras de pobreza en Rio Grande do Norte llegaron al 18%. Esto da cuenta de un aumento en los índices de esta problemática, teniendo en cuenta que en 2016 las cifras eran del 11%, debido principalmente al desempleo. Por su parte, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) señala que en Brasil la pobreza extrema aumentó de 13 millones en 2016 a 14,8 en 2017. 

3. Un informe titulado "Violencia contra la mujer", realizado por la Organización Panamericana de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, ubica a Brasil en el puesto número cinco de países con la tasa más alta de homicidios contra las mujeres. El dato se obtiene luego de analizar a 83 países. Combatir tal problemática es otro de los retos que tendrá Fátima Bezerra.

Lea también: Iván Duque: las razones de su baja popularidad 

4. Como menciona El País de España, datos del Banco Mundial revelan que las mujeres afrodescendientes en Brasil ganan 5 dólares por hora, mientras que los hombres blancos reciben 10 dólares por el mismo lapso de tiempo. En las marchas del movimiento femenino EleÑao, una de las peticiones, aparte de rechazar la llegada de Bolsonaro al poder, fue precisamente disminuir la desigualdad salarial entre mujeres y hombres. Esta situación podría terminarse si Fátima se lo propone. Sin duda sería un gran logro en un gobierno dominado por hombres.

5. De acuerdo con Amnistía Internacional, "en Brasil, 277 personas LGBTI fueron víctimas de homicidio en Brasil entre el 1 de enero y el 20 de septiembre, la cifra más alta desde que esa organización empezó a recopilar datos en 1980". De esta forma, el principal derecho a defender en Río Grande do Norte de la población LGBTIQ es sin duda el de la vida.

¿Quién es Fátima Bezerra?

Nacida en Nova Palmeira, Paraíba, Brasil, en 1955. Fátima Bezerra completa más de 35 años en la política, desde que inició en 1980 en los consejos municipales y estatales de la ciudad brasileña de Natal. Meses después pasó a ser presidenta de la Asociación de Asesores Educativos. Luego fungió como secretaria general de la Asociación de Profesores. Su lucha por el acceso a la educación la llevaron a unirse al Partido de los Trabajadores de Lula da Silva en 1981.

Años más tarde pasó de ser diputada regional entre 1995 y 2003, a federal desde 2003 hasta 2014. Posteriormente, en 2015 se desempeñó como senadora. Más adelante se convirtió en presidenta de la Comisión de Derechos Humanos y la Comisión de Defensa del Consumidor, Medio Ambiente, Interior y la Comisión de Legislación Participativa de la Cámara de Diputados, según El Espectador. Ahora, la brasileña llega a gobernar Río Grande do Norte.

 

Latin American Post | Edwin Guerrero Nova

Copy edited by Diana Rojas Leal

Escucha éste artículo

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…