fbpx

 

 

Ser vegano no siempre es ser más sano

Escucha este artículo


Este tipo de alimentación, basada en los productos naturales y evitando todos los derivados animales, se ha vuelto casi una moda en ciertos círculos, pero ¿ser vegano significa ser más sano?

Ser vegano no siempre es ser más sano

Primero hay que entender qué significa el veganismo. Este tipo de alimentación por definición es una manera de vivir donde se excluyen las formas de explotación animal, en la comida, vestimenta o cualquier otro propósito, según lo que expone The Vegan Society. Cuando nos referimos a una alimentación vegana, es toda aquella donde se excluyen los derivados animales: carnes (incluyendo pescados, mariscos e insectos) productos lácteos, huevos y miel. Una dieta vegana es rica en productos como las frutas, vegetales, nueces, granos, semillas, frijoles y legumbres.

Read in english: Being vegan is not always being healthier

Es importante entender que  este tipo de alimentación es distinto al vegetariano. Global Healing Center nos explica que si bien un vegetariano excluye de su dieta carne, pollo y productos del mar, algunos excluyen la leche y los huevos mientras que otros no. También usan otros productos de origen animal como podría ser la miel o la mantequilla.

Si bien una dieta basada en productos naturales y llenos de nutrientes puede parecer la panacea de una vida más sana, muchas personas cometen ciertos errores de alimentación que derivan en deficiencias nutricionales. En Healthline exponen algunas de estas falles comunes e las personas que quien lleva una dieta vegana:

-Pensar que lo vegano es automáticamente más sano: que un producto tenga la etiqueta "apto para veganos", no lo hace más sano. Por ejemplo, podemos encontrar en el mercado cantidad de leches vegetales que si bien se adaptan perfectamente al estilo de vida vegano, como las leches de almendras, nueces, soya o arroz, si no se presta atención a la tabla de ingredientes, se pueden consumir grandes cantidades de azúcar, hasta 16 gramos de azúcar -o más- en una taza de producto.

-No comer variedad de productos naturales por comodidad: el veganismo también se ha vuelto una oportunidad de mercado. Es normal encontrar en los supermercados secciones donde encuentras cantidad versiones de alimentos en versiones veganas: desde salchichas de soya, yogures hasta galletas. Pero el problema con estos alimentos, así como pasa con la leche, es que están llenos de productos ultra refinados y hasta artificiales, que si bien hacen la vida del vegano más fácil por su practicidad, no son más sano que las comidas naturales sin procesamiento.

También te puede interesar: Salud planetaria: científicos crean una dieta sostenible y saludable 

-Comer muchos carbohidratos refinados: en este apartado hay que nombrar también a los carbohidratos, que si bien forman parte de cualquier alimentación balanceada, para muchos que se inician en el veganismo se vuelven parte de la dieta diaria, sobre todo en sus versiones sumamente refinadas. Sustituir las comidas de fuentes animales por bollería, pasta y galletas industrializadas es un error común que se comete, y estos carbohidratos justamente son eficientes en fibra dietética, que es importante en cualquier alimentación balanceada.

Otro de los problemas comunes que se encuentra en la dieta vegana es la deficiencia de vitamina B12. Esta se encuentra en grandes cantidades en alimentos animales y es esencial para el metabolismo metabólico de la las células, la función correcta del cerebro y la formación de glóbulos rojos. Global Healing Center nos vuelve a explicar que la deficiencia de la misma puede llevar a causar anemia, depresión, fatiga entre otras dolencias. Al ser un compuesto que se encuentra en los alimentos de origen animal, quienes adopten un estilo de vida vegano deben suplementar de manera externa este compuesto, en cápsulas o gotas.

Pero estos errores se pueden corregir con una correcta planificación de la dieta. Sin duda se ha demostrado que una alimentación basada en vegetales, frutas y granos enteros naturales es beneficiosa para el individuo y que puede ser complemente balanceada. Los granos justamente tienen altas concentraciones de proteína y no es necesario comer alimentos de origen animal para adquirirla, así como los ácidos Omega 3 que pueden encontrar en ciertas semillas y frutos secos. Si se hacen los ajustes necesarios -de planificación, distribución y correcta suplementación cuando sea necesario- se evitan las comidas ultra procesadas, la alimentación vegana puede ser altamente saludable para el individuo.

 

LatinAmerican Post | Clementina Ramos

Copy edited by Vanesa López Romero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…