fbpx

Cambio cultural: la forma para detener los feminicidios

Escucha este artículo


De acuerdo con ONU Mujeres, es necesario realizar un cambio cultural para que los índices de feminicidios disminuyan

Cambio cultural: la forma para detener los feminicidios

Lara Blanco Rothe, directora adjunta de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, afirmó en una entrevista con EFE, que la región se ha convertido una de las más peligrosas para las mujeres, especialmente las que luchan por los derechos humanos y el medio ambiente, de acuerdo a La Tribuna. 

Read in english: Cultural change: the way to stop feminicides

De igual manera, ONU Mujeres resaltó que a pesar de que en la región se muestran avances legislativos a favor de los derechos de la mujer, todavía tiene que haber un cambio en los patrones culturales, “generar conciencia sobre los diferentes tipos de violencia y trabajar más en la prevención como medio para acabar con los feminicidios”, según Proceso Digital.

La preocupación surge a raíz de que, según cifras de Blanco, América Latina y el Caribe es la región donde más casos de feminicidios se reportan en el mundo: alrededor de 2.600 por año. Sin embargo, Blanco afirma que se podrían llegar a presentar más de 15.000 “sin contar muchísimos más que están ocultos en las mujeres desaparecidas”, según El Espectador. 

Para Blanco, es importante dar un salto de calidad en cuanto a la percepción de las mujeres, garantizar su seguridad y “sumar esfuerzos para cambiar patrones culturales y generar conciencia sobre los diferentes tipos de violencia que les afecta”, como lo indica EFE.

"Hay que hacer (una) transformación de patrones culturales, y transformación de la manera como nos relacionamos mujeres y hombres, y la manera como el Estado y las instituciones estatales asumen esas responsabilidades de lograr relaciones más equitativas", afirmó Blanco en entrevista con EFE.

Quizá le interese leer: ¿Dónde están? Inicia nuevo plan por los desaparecidos mexicanos

Como bien lo afirmó la directora adjunta de la organización, América Latina y el Caribe es la región que más casos de feminicidios reporta. En el caso de Honduras, unas 180 mujeres murieron de manera violenta en 2018. Lo que más resulta preocupante es que “más del 90% de los casos están impunes”, de acuerdo a La Tribuna.

Por otro lado, México, país que en las últimas semanas se ha movilizado para exigir por los derechos de las mujeres y su seguridad, en los últimos tres años, los casos de feminicidios han aumentado un 104%, “con un total de 2.560 casos”, de acuerdo a La Verdad. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), indicó que “en el 2015 se presentaron 422 casos, en el 2018 aumentaron a 861. En lo que va del 2019 se han presentado 7 casos, cifra que podría aumentar, de acuerdo con NotiAmérica. 

En Colombia, la situación no resulta muy alentadora tampoco. De acuerdo con El Colombiano, cada día, 57 mujeres son atacadas. Según cifras de la Fiscalía General de la Nación, entre enero y junio del 2018, se registraron 10.328 casos de violencia contra la mujer. En cuanto a feminicidios, hasta septiembre, se conocieron al menos 1.437 casos. De igual manera, en lo que va del 2019, de acuerdo a la Fundación Feminicidios Colombia, se han presentado 22 casos de feminicidios. 

Argentina, y según estadísticas del Observatorio Ahora Que Sí Nos Ven, en el 2018 se presentaron 260 feminicidios y en enero del 2019 se presentaron 27, casi que uno por día, de acuerdo a El Diario. Sin embargo, para tener los datos más claros, recientemente el Ministerio de Seguridad de Argentina, la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio Público Fiscal se comprometieron a unir fuerzas “para poder mejorar las políticas públicas destinadas a combatir” los feminicidios, de acuerdo con el mismo medio. 

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Brasil es otro de los países en los que más feminicidios ocurren. “Desde el inicio del 2019 se han presentado 126 casos”, según El Nuevo Siglo. Para la entidad, “las mujeres asesinadas ya habían denunciado anteriormente a sus agresores, enfrentado graves hechos de violencia doméstica o sufrido ataques o tentativas de homicidio anteriores”. 

Un cambio cultural

Si bien lograr cambiar el chip cultural no es tarea fácil, por algo se tiene que empezar. Está claro que a pesar de existir políticas y leyes que condenen los feminicidios, los estados latinoamericanos no están lo suficientemente comprometidos con los derechos de las mujeres.

En este punto, Blanco afirma que “lo que tenemos en este momento son estrategias fragmentadas con los que no hemos logrado generar una respuesta comprensiva para acabar con el feminicidio en Latinoamérica” de acuerdo con La Tribuna, “es primordial trabajar más en la prevención como medio para erradicar con el feminicidio en Latinoamérica”, concluyó. 

 

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Copy edited by Juliana Suárez

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…