fbpx

Hasta los monumentos se revelan en Chile, Valdivia decapitado por segunda vez

Los manifestantes de Chile en la actualidad han obligado a los historiadores a escribir un nuevo capítulo entorno a esta estatua.

Monumento a Caupolicán en Temuco, Chile, luego de las manifestaciones.

Monumento a Caupolicán en Temuco, Chile, luego de las manifestaciones. / Foto: Cortesía.

LatinAmerican Post | Alberto Castaño Camacho

Escucha este artículo


Read in english: Even the monuments are revealed in Chile, Valdivia beheaded for the second time

Esta escultura, como todas, pretende contar una historia. Una historia que se remonta al siglo XVI cuando los conquistadores españoles intentaron doblegar a los resistentes Mapuches. Pero esa historia cambió o al menos, los manifestantes de Chile en la actualidad han obligado a los historiadores a escribir un nuevo capítulo de ella con esta foto que para muchos se convirtió en poesía y que contiene un mensaje en el trasfondo de las reivindicaciones sociales de un pueblo que no se deja domar ni por el más fiero de los tiranos.

Temuco es la capital de la colonización que aún en siglo XXI conserva sus ínfulas virreinales y mira a los indígenas Mapuches como inferiores. Muestra de ello son las negativas del alcalde Miguel Becker quien desde 2008 es alcalde de esta ciudad y se niega rotundamente a izar la bandera Mapuche por considerar que “existe una sola nación, un solo pueblo y por tanto una sola bandera”, desconociendo así la identidad de millones de chilenos que proclaman su identidad como pueblo indígena.

En la intersección de la calle Manuel Montt con la avenida Caupolicán, en el sector centro de la ciudad de Temuco, se encuentra el monumento a Caupolicán, legendario jefe militar de los Mapuche, pueblo indígena que habitaba ancestralmente el territorio de lo que hoy conocemos como Chile. Fue este líder uno de quienes dirigió la resistencia, en el siglo XVI, e hizo frente los conquistadores españoles con tal fiereza que en muchas ocasiones los europeos se vieron copados.

El monumento muestra a un hombre indígena Mapuche sosteniendo con su brazo derecho un pesado tronco sobre su hombro. Hace referencia a la manera como Caupolicán logró hacerse elegir como Toqui por el pueblo Mapuche.

Luego de varias derrotas sufridas ante las fuerzas de los españoles, los Mapuches se reunieron en un Gran Consejo con el objetivo de unificar su mando militar, participaron Paicaví, Lincoyán, Elicura y Caupolicán, la prueba era sostener un pesado tronco de un árbol sobre sus hombros durante dos días y dos noches para demostrar así su determinación, fuerza y fiereza ante los caciques Tucapel y Rengo, presididos por Colo Colo. Ya sabemos quién ganó la disputa, un Mapuche sin par, tuerto desde la niñez, según cuentan las leyendas, Caupolicán, con una determinación inquebrantable que daría muchos problemas de allí en adelante a los invasores europeos.

Lea también: Masacre de indígenas en Cauca Colombia

Alonso de Ercilla, poeta y soldado español, autor de la magnífica obra literaria La Araucana, lo relata con precisión y garbo literario:

“Con un desdén y muestra confiada,

asiendo el tronco duro y nudoso,

como si fuera vara delicada,

se lo pone en el hombro poderoso:

la gente enmudecía maravillada

de ver el fuerte cuerpo tan nervoso”.

Foto: Susana Hidalgo

Así ganó Caupolicán rango de “Toqui”, título que se le daba al líder militar de los Mapuches, pero que también significaba la cabeza del hacha de piedra que distinguía a los jefes como insignia de mando.

También en la capital de la Araucanía, la ciudad de Temuco, en la actualidad, se erguía el busto de Pedro de Valdivia, conquistador español quien, bajo el título de Teniente Gobernador de la Capitanía General de Chile por parte de Francisco Pizarro, fundó las principales ciudades chilenas de la actualidad, posteriormente sería Gobernador y Capitán General librando una guerra despiadada contra los Mapuches por doblegar su infatigable lucha por su tierra, su identidad y su derecho a existir grandes, respetados y libres.

En 1553, Valdivia fue apresado por los Mapuches, torturado y asesinado por ellos cortando su cabeza luego de varios días de sufrimiento. Pues esto mismo hicieron los manifestantes actuales en Chile con su busto, le cortaron la cabeza a Valdivia por segunda vez.

En el marco de las manifestaciones que ya llevan semanas en Chile, la ciudadanía arremetió contra el busto del conquistador español y no sólo lo echaron por tierra, cortaron su cabeza y la pintaron de rojo simulando sangre derramada, la pusieron con alambre colgando de la mano izquierda de Caupolicán en señal de la reivindicación de la causa Mapuche en el territorio, una señal de cómo quieren los chilenos que sea reconocida su propia identidad, como Mapuches, una manifestación del deseo de subvertir el orden colonial de la vieja ciudad de Temuco. Además, izaron la bandera prohibida, la bandera Wenufoye, bandera oficial Mapuche.

Pedro de Valdivia, el invasor europeo que tantas mutilaciones realizó para escarmentar el comportamiento de los Mapuches, pasará a la historia siendo el único conquistador español que fue decapitado, no una, sino dos veces por los indígenas Mapuches.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…