fbpx

Irán acepta que derribó el avión Ucraniano

El Comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán aceptó que se trató de "un error humano".

Los equipos de rescate registran la escena, donde se estrelló un avión ucraniano que transportaba a 176 personas.

Los equipos de rescate registran la escena, donde se estrelló un avión ucraniano que transportaba a 176 personas. / Foto: Foad Ashtari / dpa

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Iran accepts shooting down the Ukrainian plane

El pasado miércoles 8 de enero un avión colapsó en el aire minutos después de despegar del aeropuerto de Teherán, capital de Irán. Un Boeing 737 estalló en el aire por lo que en un comienzo se dijo podrían haber sido fallas técnicas, y terminó con la vida de las casi 180 personas a bordo.

El Gobierno de Ucrania, pues el avión era de Ukraine International Airlines y se dirigía a Kiev, descartó en un primer momento cualquier razón extraña que hubiera llevado a la caída, adjudicando el accidente únicamente a razones técnicas, pues se había especulado que hubiera sido un ataque terrorista o algún misil, teniendo en cuenta la tensión que se vive en el país y en toda la zona de Medio Oriente actualmente. Sin embargo, la Embajada de Ucrania en Teherán cambió su declaración después para afirmar que aún es demasiado pronto para determinar las causas, pero que deben ser investigadas.

Sin embargo, en medio de la controversia que generó la situación, el 11 de enero y por medio de la televisión iraní, se dio a conocer que las fuerzas militares reconocieron la culpabilidad del accidente, afirmando que el derribamiento del avión fue de “manera involuntaria” y que todo se debió a un “error humano”.

Cabe destacar que Irán aceptó los hechos, tras dos días de negarlo y a pesar no solo de la presión internacional, sino de las pruebas gráficas en las que se veía el momento del impacto. 

De esta manera, el comandante de la División Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, Amir Ali Hajizadeh expresó sus disculpas y se presentó ante los medios para dar las explicaciones necesarias. “Al escuchar la noticia deseé estar muerto”, pronunció el militar que continuó explicando lo sucedido, “tras recibir una alerta de un ataque inminente, el sistema de defensa antiaérea confundió el Boeing 737-800 con un misil de crucero estadounidense” de acuerdo con las declaraciones recogidas por El Mundo. 

Además, el comandante aceptó que la Guardia Revolucionaria tiene toda la responsabilidad de los sucedido y que aceptará cualquier decisión que tomen las las autoridades de la república islámica. 

Asimismo el presidente iraní, Hassan Rouhani, se manifestó por medio de su cuenta de Twitter, donde lamentó “profundamente el desastroso error”. “Mis pensamientos y oraciones van a todas las familias de duelo. Les ofrezco mis más sinceras condolencias”. Además, se comprometió a que las investigaciones continuarán, con el fin de identificar y procesar “esta gran tragedia y error imperdonable”. 

Un misil en medio del ‘accidente’

El hecho se dio en el marco de los enfrentamientos que desde hace más de una semana se llevan dando entre Estados Unidos e Irán, por lo que las especulaciones comenzaron a aparecer desde el principio. En la misma madrugada del miércoles, Irán lanzó varios misiles hacia bases militares estadounidenses en Irak, lo que llevó a muchos a sospechar que quizás la caída del avión no había sido un accidente sino que más bien tenía algo que ver con ese ataque.

Donald Trump fue uno de los primeros en suponer una responsabilidad por parte de Irán en el siniestro. Durante una rueda de prensa, el presidente de los Estados Unidos dijo que su gobierno tenía sospechas de la implicación del país medio oriental. Éste, según él, sería alguna otra de las represalias con las que había amenazado Irán tras la muerte del general Qasem Soleimani. 

Lea también: La respuesta de Irán ante Estados Unidos

De acuerdo con Semana, oficiales estadounidenses aseguran que “un satélite detectó a través de señales infrarrojas el lanzamiento de dos misiles, SA-15, y posteriormente otra señal que venía de una explosión”. Según las declaraciones del presidente Trump, el hecho podría haber sido un error de Irán en la búsqueda de esa venganza que han advertido.

A esta especulación se le unió el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau. En el avión hubo 63 víctimas provenientes de Canadá, por lo que Trudeau le ofreció a Ucrania a colaborar con la investigación. En una rueda de prensa, el canadiense afirmó tener información que llevaba hacia la teoría de que un misil había causado el fatal accidente. Por lo mismo, solicitó que se siga con una “investigación profunda”.

Posterior a las especulaciones que vinieron por parte de estas y otras Naciones, el New York Times publicó un video al que tuvo acceso que sería prueba de que el avión habría sido derrumbado debido al impacto de un misil.

En el video se ve cómo un misil se acerca al avión y se ve un estallido. Según el análisis del Times, “una pequeña explosión ocurre cuando lo que parece ser un misil se estrella con el avión encima de Parand, una ciudad cerca del aeropuerto, pero el avión no explota, como se ve en el video. El avión continúa volando por algunos minutos y después se devuelve hacia el aeropuerto”. Según el medio, habría imágenes y videos satelitales que permiten ver el área donde ocurrió el choque para poder dar un panorama de lo que sucedió los minutos antes. 

Mientras tanto, las cajas negras del avión fueron encontradas por las autoridades y éstas se han convertido en la prueba reina para determinar lo que pasó, por lo que no es de extrañarse que tanto Estados Unidos como Irán quieran tener el control de ellas. Muchos países han salido a reclamar la tenencia de éstas para poder confirmar lo que algunos creen. 

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania afirmó el viernes que su país tiene el acceso a las cajas negras, pero igualmente aceptó el apoyo de otros países. Irán había insistido en aceptar la ayuda de otras Naciones, pero permanecer con el control de éstas, por lo que por el momento el control de éstas lo tienen ambos países.

Con las cajas negras se podría tener acceso a información de los minutos previos al estallido dentro de la cabina. Las autoridades iranís afirmaron que tardarán entre uno y dos meses en poder obtener la información de éstas debido al daño que tienen. Y que posteriormente, la investigación tardaría más de un año.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…