fbpx

Continúan las tensiones entre EE.UU e Irán

Tras el anuncio de Irán de haber derribado sin culpa el avión ucraniano, la crisis en el país y las tensiones internacionales se han agravado.

Manifestantes iraníes con una bandera de Estados Unidos.

Manifestantes iraníes con una bandera de Estados Unidos. / Foto: AFP

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Tensions continue between the US and Iran

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán parecen no tener fin y, diferente a lo que se podría pensar tras la caída de un avión en Teherán y la muerte de sus 176 pasajeros, esto solo ha agravado la situación tanto internacional como interna en el país de Medio Oriente.

El pasado 8 de enero, un avión estalló en el aire por razones, en un principio desconocidas, minutos después de salir del aeropuerto de Teherán con destino a Kiev, capital de Ucrania. Tras especulaciones, vídeos con presuntas pruebas y declaraciones de distintas naciones como Estados Unidos y Canadá sobre la culpabilidad del ‘accidente’, Irán reconoció que un error humano llevó a que un misil chocara con el avión, produciendo así el accidente que tomó la vida de todos los pasajeros y la tripulación.

Después de negarlo por varios días, asumiendo que había sido un problema técnico del avión y tratando de tener el control de las cajas negras -y prueba reina de lo que habría producido el colapso del avión- Irán afirmó que había sido un “error desastroso”.

El misil que estalló el avión fue lanzada de manera equívoca, anunció la Guardia Revolucionaria de Irán, pues en medio de los enfrentamientos con Estados Unidos, tenían una alerta sobre un posible ataque. Para responder frente a esto, lanzaron el misil pensando que el avión era en realidad un misil de crucero estadounidense.

Sin embargo, la muerte de las casi 180 personas no ha sido suficiente para parar los ánimos de tensión en la región. Por el contrario, durante el domingo fue impactada una base estadounidense en Irak. De acuerdo con información de La Vanguardia de México, “la Célula de Comunicación de Seguridad confirmó en un comunicado la caída de ocho proyectiles tipo Katyusha en esta base al norte de Bagdad y que ya fue atacada en varias ocasiones en los últimos día”. 

Lea también: Irán acepta que derribó el avión ucraniano

En el ataque a la base Al Balad, resultaron 4 personas heridas, todas provenientes de Irak. Los heridos no alcanzaron un mayor número pues tanto ésta como otras bases han sido evacuadas desde que las tensiones se agravaron.

Desde la muerte del general iraní Soleimani a manos de un dron estadounidense, los ataques han sido a distintas bases en Irak e incluso a la embajada de Estados Unidos en ese mismo país. Por su parte, Estados Unidos ha afirmado que continúa en discusiones para ver cómo proceder frente a los ataques, mientras que se toman sanciones económicas contra Irán.

Crisis en Irán

El problema internacional no es el único que enfrenta Irán en esta época de tensiones que han desatado la preocupación por una guerra.

El pueblo iraní había estado unido tras la muerte del general de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani; cientos de miles se habían reunido en el centro de Teherán y de otras ciudades a honrar su muerte. Días más tarde, otros cientos se vuelven a reunir en Teherán, pero esta vez para reprocharle a gobierno la muerte de las 176 personas, que incluían iraníes y canadienses en su mayoría.

Después de que el gobierno aceptara la culpa del colapso del avión, así fuera de manera inintencional, los ciudadanos se reunieron para protestar contra el gobierno por mentir tras un hecho de tal magnitud y contra la Guardia Revolucionaria por ‘inútil’, como decían algunos de los versos que coreaban. Lo que comenzó como una velación a los muertos, se tornó rápidamente en protestas que acabaron en la disuación de la manifestación con gases lacrimógenos.

De acuerdo con BBC, “la agencia de noticias semiestatal Fars publicó un reporte de los disturbios en el que afirma que hasta 1.000 personas habían coreado consignas contra los líderes, además de que rompieron fotos de Soleimani”. Igualmente, en medio del plantón, los ciudadanos exigieron que se procese a los responsables de la tragedia.

Por su parte, Donald Trump apoyó las manifestaciones por la valentía, pero pidió a los dirigentes iraníes que “no maten a los manifestantes”, ya que se han denunciado casos de torturas y altos niveles de represión en este tipo de manifestaciones. 

Las manifestaciones en Irán conllevan a un sentimiento de miedo y represión, pues en las últimas, en noviembre del 2019, murieron al menos 304 personas además de que miles fueron detenidas, de acuerdo con información de Amnistía Internacional.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…