fbpx

El Australian Open también es afectado por los incendios

Los incendios forestales en Australia han azotado la costa este de ese país. Desde septiembre del 2019 más de 10 millones de hectáreas han sido consumidas, alrededor de 28 personas han muerto y más de mil millones de animales han muerto a causa de las llamas. 

Público observando un partido de tenis durante una versión del Abierto de Australia.

Público observando un partido de tenis durante una versión del Abierto de Australia. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Laura Viviana Guevara Muñoz

Escucha este artículo


Read in english: The Australian Open is also affected by fires

La Isla Canguro, una zona turística ubicada frente a las costa este del país, fue una de las zonas más perjudicadas. El lugar albergaba gran cantidad de diferentes especies, incluidos los Koalas, población que se estimaba en 50.000 antes de los incendios pero que ahora roza los 9.000, sin sumar la población de canguros y demás especies que han muerto.

Los animales sobrevivientes son acogidos en refugios destinados a su recuperación. A los que han sobrevivido, la comida les llega desde los cielos, puesto que los bomberos se encargan de llevar cajas con tubérculos para que los sobrevivientes puedan alimentarse. 

Las consecuencias para el medio ambiente también han sido fatales, de acuerdo con Technology Review, los incendios han emitido alrededor de 400 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, lo que seguirá alimentando el cambio climático y alargará cada vez más la temporada de incendios forestales veraniegos. 

Las altas temperaturas, las sequías y los fuertes vientos son la combinación perfecta para que los incendios se propaguen más rápido, y en este caso, se fusionen, como fue el caso del “mega incendio”, en donde dos fuegos se encontraron aumentando el destrozo en 600.000 hectáreas presentes en los estados Nueva Gales del Sur y Victoria. 

Lee también: Incendios en Australia e inundaciones en Indonesia: así inició el 2020

El Grand Slam y los incendios

En medio de los devastadores incendios, uno de los torneos más importantes dentro del mundo del tenis se llevará a cabo. Se trata del  Australian Open, evento que está previsto empiece el próximo 20 de enero y que finalice el 2 de febrero, en la ciudad de Melbourne. Sin embargo, la ciudad, ubicada en el estado de Victoria y uno de los más afectados por los incendios, se ha visto perjudicada por la humareda constante. 

Aún así, los organizadores del evento no han dado indicios de querer cancelar o aplazar el torneo. Incluso afirmaron que si las condiciones se volvían peligrosas, todos lo partidos se jugarían en canchas cubiertas y canchas con techos retráctiles, como lo especificó el New York Times. 

De hecho, por medio de la cuenta oficial de Twitter, el Australian Open confirmó a los preocupados seguidores que el tornero “tiene 3 estadios techados y 8 canchas cubiertas en el Melbourne Park. En el improbable caso de condiciones extremas de humo, los techos se cerrarán en las 3 canchas del estadio y el juego continuará en su ambiente con aire acondicionado y filtrado de aire. 

Además, se especificó que si el humo se llega a inflitrar a las canchas del estadio, el sistema de aire acondicionado tendrá el trabajo de filtrarlo. Asimismo, y ante las críticas de “forzar a los jugadores de jugar en esas condiciones”, la organización afirma que se aconseja de expertos médicos los cuales les dicen si las condiciones son adecuadas para jugar. Los profesionales están informados por datos en tiempo real específicos del Melbourne Park.

 

 

Sin embargo, la calidad del aire de Melbourne oscila cada día, siendo Brooklyn el suburbio más afectado con una calidad de aire de alrededor de 134, según el portal AirVisual. Con este índice se recomienda reducir las actividades de ejercicio al aire libre, cerrar las ventanas para evitar que el aire sucio entre y para combatirlo usar un purificador de aire. 

Las primeras consecuencias

En medio de los partidos de clasificación del torneo, los juegos tuvieron que ser retrasados tanto el martes 14 y el miércoles 15 de enero. Aún así, y después de esperar por una hora y de que los índices de la calidad del aire siguieran en un rango poco saludable, la tenista eslovena Dalila Jakupovic, se tuvo que retirar del partido que disputaba y ganaba contra la suiza Stefanie Vogele. 

La tenista sufrió un repentino ataque de tos, lo que le produjo dificultades para respirar, por ende abandonó la cancha en el partido que lideraba 6-4, 5-6. Ante esto la tenista manifestó, que no fue justo porque " no es saludable para nosotros", además afirmó que se sorprendió con la decisión de jugar en medio de las condiciones, "pensé que no estaríamos jugando hoy, pero realmente no tenemos muchas opciones ".

 

 

Jakupovic, no fue la única que sintió las consecuencias. De acuerdo con el New York Times, tanto Eugenie Bouchard se quejó ante el personal médico de sentir “picos en los pulmones” y dolores en el pecho. A la par, su oponente, You Xiaodi, luchó con las condiciones, y golpeó solo los servicios por debajo del brazo durante gran parte del tercer set. 

Crear conciencia

Para fomentar conciencia sobre los incendios, varios tenistas importantes participaron en la campaña #Rally4Relief. De esta manera, se dividieron en dos equipos, el de Serena Williams (Dominic Thiem, Petra Kvitova, Novak Djokovic y Rafael Nadal), y el de Caroline Wozniacki (Coco Gauff, Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas y Naomi Osaka). 

Así los tenistas pudieron lograr recaudar 5.000 dólares, sumado a las importantes cifras dadas por el australiano Nick Kyrgios ($1,600 dólares) y la donación dada por Roger Federer y Rafael Nadal ($250,000 dólares).

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…