fbpx

Fujimorismo, el gran perdedor en la política peruana

El pasado domingo 26 de enero los peruanos definieron los miembros de su nuevo Congreso después de que la crisis política llevara a elecciones parlamentarias extraordinarias.

Keiko Fujimori.

Keiko Fujimori. / Foto: peru.com

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Fujimorismo, the biggest loser in Peruvian politics

Normalmente, las elecciones parlamentarias se llevan a cabo el mismo año que las presidenciales, lo que significa que tanto el Parlamento como el presidente entran en funcionamiento y acaban al mismo tiempo. 

En esta ocasión, Perú votó en unas elecciones extraordinarias, por lo que el presidente Martín Vizcarra habrá tenido dos distintos Congresos durante su mandato. La conformación de este Parlamento irá únicamente hasta el 2021 y será el período más corto que haya tenido un Parlamento en Perú. Esto, ya que solo busca completar el período que no pudo acabar el anterior Congreso, pero este órgano seguirá rigiéndose bajo los parámetros que siempre se ha hecho; que es iniciar al mismo tiempo que el presidente.

Después de tener un Congreso con una amplia mayoría fujimorista, opositora al Gobierno, las elecciones dieron como gran perdedor a ese mismo movimiento que durante años había estado latente en las ramas del poder público. Los fujimoristas, seguidores del expresidente Alberto Fujimori, que cumple una condena de 25 años de cárcel por violación a los derechos humanos durante su mandato, fueron esta vez los grandes perdedores.

De los 130 escaños parlamentarios que estaban en cuestión, el fujimorismo, llamado partido Fuerza Popular, pasó de tener 73 en las elecciones de 2016 a tan solo 12.

Lea también: Crisis política en Perú: Martín Vizcarra disolvió el Congreso

Ahora, a pesar del fracaso de Fuerza Popular, lo que significa un triunfo per sé para Vizcarra pues tendrá mayor facilidad al tramitar las leyes, por primera vez en años el Parlamento no tiene una mayoría definitiva sino que, por el contrario, esta altamente fragmentado. 

Los resultados finales arrojaron la presencia de al menos 20 partidos o movimientos con representación en el parlamento, siendo Acción Popular el partido con más representación, y es apenas un 12%. Este partido, de gran trayectoria en el país y el que más tiempo ha estado en la presidencia democráticamente, ha girado a través de los años entre el centro y la centroderecha. Actualmente, por su postura de centroderecha sumado a otros movimientos afines, se espera que esta sea la tendencia del Parlamento que acaba de ser constituido.

Tras los resultados, el presidente peruano anunció que se reunirá con los partidos del nuevo Congreso con el fin de concretar la agenda para los próximos meses.

La disolución del Congreso

Martín Vizcarra había anunciado el pasado 30 de septiembre lo que muchos peruanos llevaban meses esperando: la disolución del Congreso. Esto lo hizo siguiendo lo estipulado en el artículo 134 de la Constitución y llamó a unas nuevas elecciones. “La disolución del Congreso tiene como función lograr una nueva elección parlamentaria, y que sea finalmente el pueblo a quién le da la razón, si a la mayoría que hoy he disuelto y se ha opuesto al Ejecutivo si le da la razón al Ejecutivo eligiendo a una nueva mayoría”, dijo el presidente.

Esta decisión la tomó después de meses de que el pueblo peruano saliera a las calles a exigir la renuncia de todo el Congreso, que en su momento era de mayoría fujimorista. Pero las tensiones del poder Ejecutivo y el Legislativo venían de años atrás: una rivalidad que llevó al expresidente Pedro Pablo Kuczynski a renunciar, a lo que lo sucedió su vice presidente, el actual presidente Vizcarra.

En los dos años que llevaba Vizcarra en la presidencia al momento de la disolución del Congreso, éste acusaba a la oposición, mayoritaria, de obstruccionismo, pues muchas de las reformas que intentó pasar por el Congreso fueron tumbadas rápidamente.

En el discurso de disolución del Congreso, el presidente Martín Vizcarra afirmaba que se necesitaba una verdadera representación del pueblo peruano en el Parlamento, lo cual solo se podría lograr con unas nuevas elecciones. En ellas, decía, podría ser que el Congreso quedara igual que antes, y así al menos se sabría que era la voluntad de los peruanos.

Lucha anticorrupción

En los últimos años, Perú ha estado intensamente marcado por altos niveles de corrupción, especialmente vinculados al escándalo brasileño de Lava Jato y Odebrecht. En este tema, varias figuras políticas del país quedaron salpicadas, como Keiko Fujimori, hija del expresidente y líder de partido Fuerza Popular, Alan García, expresidente que cometió suicidio después de conocerse la orden de prisión preventiva, y el predecesor de Vizcarra, Kuczynski.

Lea también: Las cuestionadas candidaturas a la presidencia de Bolivia

Por lo mismo, los años en la presidencia no sido tenido un camino fácil para Vizcarra, que tiene el compromiso con el pueblo de luchar con la corrupción que se encuentra en partidos opuestos de la política del país.

Tan solo días después de las elecciones, la líder fujimorista, Keiko Fujimori, reingresó a la cárcel como medida preventiva mientras se le investigan cuatro casos. La política, que es investigada por corrupción relacionada con Odebrecht, había salido de la cárcel dos meses atrás pero el juez dijo que la prisión preventiva es una medida "idónea, adecuada, necesaria y proporcionalmente estricta".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…