fbpx

Maduro volvió a arremeter contra sus críticos

El presidente venezolano arremetió de nuevo contra aquellos que cuestionan su gobierno.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. / Foto: Reuters

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Maduro went after his critics again

El presidente venezolano ha sido duro con sus críticos y los ha criticado de vuelta, esta vez el turno fue para el presidente de Brasil y el opositor, Juan Guaidó.

Nicolás Maduro no ha dudado en criticar a sus mismos críticos, lo que lo ha llevado a arremeter contra personas como el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, o el presidente de su vecina Colombia, Iván Duque, a quienes ha criticado en repetidas ocasiones y les ha propinado incluso burlas que se salen de los parámetros diplomáticos. 

En esta última ocasión, su blanco fue el presidente de otro de sus países vecinos, Jair Bolsonaro, de Brasil. A raíz del ataque a una base de la Fuerza Armada en el estado de Bolívar en Venezuela, perpetrado por antiguos miembros de la milicia que habían desertado, Maduro dijo que el gobierno brasileño estaba apoyando “ataques terroristas”. En el asalto murió un uniformado, se robaron municiones y varios militares desertores pidieron refugio en Brasil, por lo que el presidente venezolano acusa a ese país de tener relación con el ataque.

Frente a ello, Nicolás Maduro afirmó que Brasil está buscando empezar un “conflicto armado”, tildando a Bolsonaro de “fascista”. “Hay grupos terroristas, desde el territorio brasileño, preparando ataques e incursiones militares contra Venezuela. Y nosotros tenemos derecho a prepararnos", dijo el presidente venezolano.

Lea también Bolsonaro le dice no al sexo

Igualmente, Juan Guaidó también ha sido un blanco de Maduro, a quien ha criticado por tratar de tomarse el poder de manera ilegítima, y, además se ha burlado de que ha fracasado en el intento. Siendo así, la pelea que parece nunca terminar entre ambos se volvió a tomar las primeras planas

A la llegada del opositor y presidente interino, el venezolano Juan Guaidó, se esperaba un acto de rechazo por parte de Maduro y el pueblo chavista, y así fue. Después de una larga gira internacional en donde Guaidó buscó reforzar el apoyo de la comunidad internacional, Nicolás Maduro pidió a la justicia venezolana investigar el discurso que llevó Guaidó a cada país.

"El día que los tribunales de la República den el mandato de detener al señor Juan Guaidó por todos los delitos que ha cometido, ese día va a la cárcel, ten la seguridad. Ese día no ha llegado, pero llegará" dijo Nicolás Maduro en la misma rueda de prensa en la que arremetió contra Jair Bolsonaro. 

También se fue en contra de los diplomáticos que participaron en el recibimiento de Guaidó cuando llegó de vuelta a Caracas y criticó que hayan tomado partido en un problema interno venezolano, agregando también que Juan Guaidó no tenía permiso para salir del país por unas investigaciones que se le están llevando a cabo.

En la misma llegada de Guaidó a Caracas, donde fue recibido por una hinchada chavista, su tío Juan José Márquez, quien lo acompañaba, fue detenido y llevado a la cárcel por portar 16 objetos “de interés”. Entre ellos, una linterna, un chaleco antibalas y cinco recipientes cilíndricos que, según el acta de detención contenían “material en polvo de presunta naturaleza explosiva”. Por el porte de estos artefactos, Márquez es acusado por tráfico de armas y explosivos, lo que los opositores y su mismo abogado han calificado como un montaje.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…