fbpx

Coronavirus: ¿origen natural o creado en laboratorio?

Mientras Estados Unidos insiste en la implicación de China en la fabricación del virus, la OMS niega esta responsabilidad y le pide pruebas al gobierno.

Mujer realizando pruebas científicas con virus a través de tubos de ensayo.

Muchas son las versiones que se han dado del virus de origen de este. / Foto: Rawpixel - Gobierno de los Estados Unidos

LatinAmerican Post | Juliana Suárez

Escucha este artículo


Read in english: Coronavirus: natural origin or created in a laboratory?

Desde que la situación mundial por el virus comenzó a agravarse, entre China y Estados Unidos se ha incrementado la tensión porque cada uno ha tratado de inculpar al otro de la propagación de la pandemia.

En un principio, EEUU insistía en que el virus había sido creado en un laboratorio chino, mientras que China aseguraba que había sido un miembro del ejército estadounidense el que había llevado el virus hasta Wuhan. A pesar de que las denuncias de China nunca pasaron de mensajes condenatorios, las del país norteamericano sí lo hicieron y aún persisten, cada vez incluso con más fuerza.

Las últimas afirmaciones por parte del gobierno de Estados Unidos llegaron el pasado domingo, lo que agitó la tensión durante la semana. En esa ocasión, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo en una entrevista para ABC News que tienen una “enorme cantidad de pruebas” que demuestran que el virus fue iniciado en un laboratorio en Wuhan y no tiene origen natural, lo que haría que una importante responsabilidad cayera en el país asiático.

A pesar de que tienen presuntamente pruebas contundentes, el secretario afirmó que en los próximos días seguirían trabajando en esa hipótesis, porque además aún no se sabe si, de ser cierto, fue liberado por accidente o a propósito. Sin importar cuál de las dos sea, Pompeo dijo que buscarán que los responsables rindan cuentas. Igualmente, afirmó que aún no tienen completa certeza pero sí tienen “evidencia sustanciosa”, aunque no habló más sobre las pruebas ni especificó qué tipo de información tienen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido enfática en rechazar estar acusaciones y exigirle a Estados Unidos presentar las pruebas de dichas acusaciones. Michael Ryan, director de emergencias de la organización afirmó en una rueda de prensa que “no hemos recibido ningún dato ni prueba específica del gobierno estadounidense sobre el presunto origen del virus, por lo que para nosotros sigue siendo especulativo". Asimismo, Ryan reiteró que hasta ahora las pruebas que sí están demuestran que el virus tiene un origen natural. “La ciencia debe estar en el centro. La ciencia encontrará las respuestas", agregó.

Lea también Coronavirus: países comienzan a ablandar restricciones

Contrario a lo que dice el gobierno de Estados Unidos, el Dr. Anthony Fauci, epidemiólogo asesor de EEUU durante la emergencia y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, afirmó para National Geographic que no había evidencias científicas de que el virus hubiera sido originado en un laboratorio. De acuerdo con sus declaraciones, la evolución del virus en murciélagos y lo que es ahora hacen difícil que fuera inventado de manera artificial.

La teoría de que China haya producido el virus en un laboratorio comenzó a crecer desde que unas investigaciones mostraron negligencia por parte de China y de la OMS al haber ocultado el virus por algunas semanas y haberlo informado después de que ya algunos gobiernos, como el de Taiwán, hubieran encendido las alarmas. Con estas denuncias se comenzó a inculpar tanto a ese gobierno como a la organización de la magnitud que tiene el virus hoy en día.

Pruebas contra China

Teniendo esta antesala, Estados Unidos ha aprovechado para hacer sus acusaciones y algunos países lo han secundado. Un informe publicado por los Servicios de Inteligencia de EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda demostró que China estaba interfiriendo en las investigaciones. En el expediente, se habla de la responsabilidad china al destruir deliberadamente algunas pruebas. 

Este informe fue conocido por The Saturday Telegraph y habla de negaciones iniciales sobre la mortalidad y la transmisión de persona a persona y el no proporcionar muestras del virus vivo a científicos que están trabajando en la vacuna. Por último, otra de las acusaciones del informe se basaba en denuncias de desaparición de médicos que habían advertido de su peligro desde antes que creciera hasta el punto de hoy. Todas estas pruebas habían ocurrido en los primeros días del 2020, cuando aún no se conocía con certeza la gravedad del virus. 

Estas críticas, aunque no apuntan a que China hubiera creado el virus en un laboratorio, sí están intentando demostrar la responsabilidad de ese gobierno y la incidencia en que hoy en día el mundo esté enfrentando una pandemia de tal magnitud.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…