fbpx

La revolución que viene en el fútbol de Norteamérica

El fútbol de la CONCACAF planea cambios drásticos con la intención ser más competitivo globalmente

New York Red Bulls durante un partido.

La Liga MX y la Major League Soccer podrían llegar a un acuerdo y fusionarse en un solo campeonato. / Foto: Pixabay

LatinamericanPost| Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: The coming revolution in North American soccer

El modelo de fútbol de la MLS ha hecho crecer este deporte en Estados Unidos, y aunque aún no logra posicionarse entre las mejores ligas del mundo a nivel deportivo, a nivel económico se ha vuelto cada vez más atractiva. Su competencia natural es la Liga MX, cuya estabilidad financiera la hace una de las más rentables del continente, según ESPN ambas ligas tomarán como pretexto la Copa del Mundo de 2026 para fusionarse y convertirse en una de las más competitivas del mundo.

 

La MLS casi lista

La Major League Soccer es la primera división del fútbol estadounidense que incluye clubes de Canadá, para su temporada 25 (2020) serán veintiseis equipos los que estén en competencia (o lo estarán después de la contingencia), este año marca el debut del Inter Miami FC y el Nashville. Pero la MLS tiene una meta clara: llegar a los treinta clubes, de acuerdo con MARCA en el 2021 debutará la franquicia veintisiete, mientras que las últimas tres franquicias podrían estar compitiendo ya en 2022.

La mayoría de las ligas del mundo tiene un promedio de 20 equipos luchando por el título, pero la MLS ha pensado en grande, no podía de otra forma en la economía más grande del planeta que cada vez se interesa más por el fútbol. Treinta clubes es una meta grande y la van a lograr en menos de treinta años de existencia de la liga, la solidez económica de sus clubes y de la propia liga le han permitido tener un modelo exitoso de negocio que han replicado en todo el país y hasta en Canadá.

La única competencia real para la MLS dentro de la CONCACAF es la liga mexicana, con la cual casi ha logrado ponerse a la par. Antes los mexicanos se quedaban con todo, ahora cada vez les cuesta más competir con los estadounidenses tanto a nivel de clubes como de selección. La MLS también ha podido ir dejando atrás poco a poco su imagen de "liga de retiro" de grandes estrellas como las ligas de Medio Oriente o la de China, de acuerdo con TUDN fue 2018 el año en que la liga estadounidense puso sus ojos en las promesas sudamericanas más que en las estrellas a punto del retiro, con la intención de mejorar su nivel.

Su consistencia como liga y su modelo de negocios aprendido de otras exitosas ligas como la NFL y la NBA le han permitido ponerse en el mapa mundial, con su desarrollo amenazan a mediano y largo plazo la supremacía del fútbol europeo y sudamericano, por lo pronto todo apunta a que en el corto plazo se dará la fusión con la Liga MX que también se prepara para el cambio. 

También puedes leer: ¿Cuándo vuelven las principales ligas de fútbol?

La Liga MX ya prepara el terreno

El fútbol mexicano se ha reestructurado constantemente en la última década, ha pasado de ser la potencia regional (en CONCACAF) a tener un serio competidor en los Estados Unidos. El problema para México es que la MLS toma cada vez mayor protagonismo dentro y fuera de la región, muchos jóvenes o estrellas prefieren jugar en Estados Unidos que en su vecino del sur. Si antes ningún país centroamericano o del Caribe podía competir con los recursos y la infraestructura de México, la liga estadounidense llegó para ponerle freno e igualar las condiciones para ambos países.

Parece que México ha preferido hacer caso a la frase "Si no puedes con el enemigo, únete a él" con la posible fusión de ambas ligas planeada para el 2026, año en que Estados Unidos, Canadá y México reciben juntos la Copa del Mundo. De acuerdo con AS la Liga MX busca llegar a veinte equipos (actualmente cuenta con dieciocho) para que sumados a los treinta de la MLS se construya una superliga de cincuenta equipos.

México ya dio sus primeros pasos, según lo anunció Fútbol Total el 17 de abril se anunció la desaparición de la liga Ascenso MX, la segunda más importante del fútbol del país que daba acceso a la Liga MX. Con esto, se eliminará el ascenso y el descenso por cinco años, oficialmente se ha dicho que la intención es reestructurar los problemas financieros y deportivos de los clubes del Ascenso MX, aunque también trascendió la intención de que la Liga MX se fusionara con la MLS. En la liga estadounidense no existe el descenso y ahora en la Liga MX tampoco, parece que toda la reestructura prepara el camino para la integración de las dos competencias en una.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por TUDN Radio (@tudn_radio) el

¿Qué retos tiene la posible fusión?

La distancia es uno de los mayores retos para la creación de una superliga que integre a México, Estados Unidos y Canadá, un sistema de competencia por conferencia, como el de la MLS, podría aminorar el problema. De jugar como en la Liga MX, los desplazamientos serán brutales, por ejemplo la distancia entre Puebla, donde juega el equipo más lejano al sur en la liga mexicana, hasta Vancouver, el más lejano al norte de la MLS, es de casi 4,900 km.

En este mismo aspecto el hincha sería el gran afectado, pues además de la gran distancia y lo costoso que sería seguir a su equipo también se enfrenta a los problemas de visado. Los mexicanos requieren visa obligatoria para entrar a territorio estadounidense y una ETA para entrar a Canadá, integrar las ligas requerirá esfuerzos que van más allá de lo económico y lo deportivo. Por otro lado, una de las ventajas que tiene la posible fusión es que la FIFA declaró en diciembre pasado, a través de su dirigente, que veía con buenos ojos la fusión de algunas ligas menores como la única opción para lograr su desarrollo, según Europa Press.

Finalmente, en México se anunció en enero la creación de la Liga del Balompié Mexicano, una liga paralela, ajena a la Liga MX, que tendrá a mediano plazo tres divisiones y veinte equipos por todo el país. Aún no se encuentra afiliada a la FEMEXFUT o a la FIFA por lo que ahora no aparenta amenaza alguna para la Liga MX, pero su potencial crecimiento a mediano o largo plazo podría cambiar las cosas.

 

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…