fbpx

Tik Tok y K-pop: ¿el nuevo activismo?

Mucha confusión hubo el pasado sábado con respecto a la poca audiencia de Donald Trump en su rally de Tulsa, acá todo lo que debes saber.

Hombre sosteniendo un celular mostrando la aplicación 'Tik Tok'

El evento convocado por Donald Trump en Tulsa, fue saboteado por millas de usuarios en Tik Tok y fans del K-Pop. / Foto: Pixabay

LatinamericanPost| Juliana Rodriguez Pabón

Escucha este artículo


Read in english: Tik Tok and K-pop: the new activism?

Ignorando el pico de contagios por Coronavirus, Donald Trump ha retomado su campaña electoral. Para ello, convocó a un rally en Tulsa, Oklahoma, una de las ciudades en las que se supone tiene más simpatizantes. El rally tuvo lugar este sábado pasado, 20 de junio. Para esto, y para ser más enfático en su desconfianza frente a la importancia y seriedad del Coronavirus, Trump convocó en un auditorio a más de un millón de personas. Mucho habían comentado sobre las muchísimas reservas de tiquetes, pero llegado el día había muchos asientos desocupados, ¿qué pasó?

 

 

Una primera teoría

Brad Pascale, presidente de la campaña de reelección de Donald Trump, había anunciado en reiteradas ocasiones por Twitter que este sería un evento con casa llena, es decir que el auditorio estaría a reventar. Luego de la decepción de este sábado, Pascale trinó el lunes su primera teoría: afirmó que los simpatizantes de Trump no habían podido entrar al auditorio porque los manifestanes de todos estos días habían impedido la entrada al rally. Sin embargo, los reporteros del New York Times que allí estaban, dijeron que no había demasiados manifestantes a la entrada del evento. Así, parecía extraño que Trump no haya llenado en Tulsa.

 

Una broma adolescente

Después de que Pascale trinara al respecto, Alexandria Ocasio-Cortez respondía con la verdadera versión: la campaña de Trump habría sido víctima de una broma de adolescentes. Se trata de un boicot a la campaña que había sido planeado e inteligentemente calculado por adolescenetes de todo el país a través de la red social Tik Tok. Los 'zoomers', como ahora llaman a esta generación, y jóvenes usuarios de Tik Tok y los fans del género musical K-Pop son una comunidad muy fuerte en internet que puede comunicarse con facilidad sin tener encima la mirada del resto de la internet.

Así fue, entonces, como se planeó gracias a las redes sociales un boicot adolescente a la campaña de Trump. Después de que la camapaña invitara a los simpatizantes a reservar boletos para el evento de índole política, los jóvenes empezaron ellos a reservar con nombres y números falsos y a correr la voz entre sus comunidades. Esto fue calculado en el sentido de que se logró convocar a muchos al boicot pero mantener en secreto de la campaña. Así, los jóvenes invitaban a otros a reservar tiquetes bajo un nombre falso y borraban la publicación a las 24 horas para no llegar con esto al internet mainstream.

Lea también: 7 películas con perspectivas únicas de la comunidad LGBT

Las redes sociales y la música: ¿un nuevo activismo?

Este boicot no tenía como único objetivo desocupar el rally de Trump. Los adolescentes, además, saben que la campaña de reelección funciona con análisis de datos, por lo que al dar nombres y números falsos están saboteando también la naturaleza de la campaña. Así, más que una "senior prank", como muchos la llaman (una broma de último año, pues la mayoría de los chicos están en su último año de colegio y no tienen edad para votar), este acto del fin de semana podría considerarse un acto de ciberactivismo.

Así, las redes sociales, que suelen ser para el entretenimiento de los jóvenes y el reencuentro de los adultos, se han vuelto plataformas para el boicot político y para la protesta. Es de notar que estos son chicos que no tienen aun edad para votar y que probablemente no pueden salir a protestar con los manifestantes debido al riesgo de contagio. Así, han vuelto al mundo del entretenimiento en su plataforma para hacerse oír. 

Tal es el caso también de los fans del K-pop, que son más tratados como una curiosidad y no son tomados en serio. Han aprovechado esto, también, para planear el boicot a la luz de todo el internet sin que nadie lo sepa. Más temprano este año llenaron de videos K-Pop el internet con el hashtag WhiteLivesMatter, para que así fuera más difícil para los supremacistas encontrarse en las redes sociales. Así, los adolescentes han encontrado en las redes sociales y en sus gustos musicales, tan poco valorados por los adultos, unas plataformas de activismo y conspiración para hacer, en forma de broma, lo que consideran justo.

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…