fbpx

Masdar City, la ciudad ecológica del futuro que casi nadie visita

Las arquitecturas de las ciudades también pueden contribuir al cuidado del medio ambiente. Veamos el peculiar caso de Masdar City, de Emiratos Árabes Unidos.

Footgrafía de 'Masdar City' en Abu Dhabi

La ciudad está ubicada en Abu Dhabi y fue pensando en el futuro del planeta. / Foto: masdarcity.ae

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Masdar City, the ecological city of the future that hardly anyone visits

Aunque estamos atravesando un confinamiento, siempre es una buena oportunidad de pensar en el futuro del planeta. La idea de tener una ciudad autosostenible es algo en lo que se piensa en la actualidad, razón por la cual el medio 20 Minutos menciona que la ONU, por ejemplo, reconoció a Valencia como una “ciudad sostenible e inteligente”.

Sin embargo, ¿sabías que hay ciudades que se diseñaron exclusivamente con este fin? Es decir, que no debieron implementar protocolos para adaptarse a las exigencias de calidad en la actualidad, sino que, desde sus inicios, se mencionaron como una construcción que basan la llegada del futuro en el presente. Esto es lo que planea Toyota en Japón, según destaca el medio de BBC, donde se generó un prototipo urbanístico con la intención de crear la Woven City para que funcione como centro de producción tecnológica automatizada.

Sin embargo, ya hay algunas creadas en la actualidad. En este caso, te hablaremos de Masdar City, la ciudad que se ubica en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, la cual la web de Business Insider destaca como la “más ecológica de la Tierra”, incluso sabiendo que se encuentra rodeada de las mayores reservas de petróleo del planeta. Conozcamos toda su historia y su actualidad.

La historia desconocida de Masdar City

Lo primero que observamos es que, aunque suene paradójico, el hecho de tener tanta cantidad de petróleo para extraer, lo cual genera unas abundantes riquezas que deriva en una sustentabilidad de ingresos al corto y mediano plazo, en Emiratos Árabes Unidos también se preocupan de la salud de la Tierra. Es por esto por lo que, en el 2008, se puso en marcha la construcción de Masdar City, la ciudad con más baja proporción de carbono en el mundo.

Según el medio EcoInteligencia, se trata de un modelo de ciudad sostenible en el desierto, diseñada por el arquitecto británico Norman Foster. Se encuentra situada a 17 kilómetros al sudeste de Abu Dhabi, con un costo de fabricación de más de veinte mil millones de dólares, teniendo la capacidad de localizar a más de 50.000 personas y 1.500 negocios, estando cerca de las principales infraestructuras de transporte de la zona.

Otro de los puntos del cuidado del planeta radica en el hecho de que los coches están prohibidos, algo que destaca el medio de Diario Sur. Gracias a una alimentación de energía solar, se puede apreciar, por dentro, grandes plazas con árboles. Sin embargo, por fuera está el intenso calor del desierto, algo que caracteriza a la zona en la que se encuentra ubicada.

La idea de poder sustentar la actualidad del país con la “economía del futuro” es una de las intenciones por las cuales la ciudad fue montada. Sin embargo, parece que la urbanización ha tardado más de lo esperado, puesto que, según menciona el medio de El País, se trata de una actualidad “desértica”, donde los diseñadores se tuvieron que chocar con la realidad para rebajar las expectativas.

Lea también: Estrategias para regular la cantidad de visitantes en áreas naturales protegidas

La idea de estar libre de coches, por ejemplo, es más difícil de lo esperado, puesto que, si bien la ciudad se encuentra operativa, solamente están viviendo unas 2.000 personas, que todavía no se sienten atraídas por este modelo de vida. El diseño tuvo que modificarse a lo largo de los años, además de que se tiene que fomentar la compra de los terrenos por parte de los inversores, aunque debe estar en relación con el diseño de la ciudad, cumpliendo a rajatabla los protocolos ecológicos.

Incluso, hay un centro de estudios que se encuentra vacío por falta de alumnos, por lo que todas estas construcciones están autoabasteciéndose de energía a través de los paneles solares, pero sin gente que quiera visitarlos. El hecho de que combine tecnología vanguardista con asentamientos tradicionales todavía no logra atraer la atención de las personas, además de los obvios retrasos en la finalización de su construcción.

Aunque, según lo que destaca el medio Xataka, la ciudad tiene un sistema de transporte creado especialmente para la ciudad -generando que nadie necesite usar coches-, todavía se trata de una especie de utopía que no se pudo materializar al cien por ciento. Todavía estamos a años de su final, por lo que habrá que ver si acaba completándose o si seguirá como una auténtica ciudad fantasma.