fbpx

Las pandemias y epidemias agravarían el racismo y la xenofobia

Los instintos desarrollados para protegernos de enfermedades hacen que evitemos a aquellos que se ven, hablan o viven de manera diferente.

Gente caminando en la acera durante el día.

La experiencia que estamos viviendo a causa de la pandemia puede aumentar los casos de xenofobia. / Foto: Unsplash

EurekAlert | University of Pittsburgh

Escucha este artículo


Read in english: Pandemics and epidemics could exacerbate racism xenophobia

Cuando los virus, parásitos y otros patógenos se propagan, los humanos y otros animales tienden a refugiarse con la familia inmediata y los grupos de pares para evitar a los forasteros tanto como sea posible. Pero, ¿podrían estos instintos, desarrollados para protegernos de enfermedades, generalizarse para evitar a las personas sanas que simplemente se ven, hablan o viven de manera diferente?

Jessica Stephenson, profesora asistente en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Pittsburgh, es coautora de un artículo que explora la respuesta, que se publicó recientemente en Proceedings of the Royal Society of London, Serie B.

"Durante las epidemias, los seres humanos tienden a volverse demasiado sensibles, por lo que cualquier tipo de anomalía física que alguien tenga de repente se convierte en un indicador potencial de infección. Nos volvemos mucho más intolerantes, prestamos mucha más atención a las cosas que diferencian a las personas de lo que percibimos como nuestro propio fenotipo. Personas que se ven diferentes a nosotros y suenan diferentes a nosotros, lo que, por supuesto, conduce a mucha más xenofobia", dijo Stephenson, quien dirige el Laboratorio Stephenson de Ecología de Enfermedades y Parasitología Evolutiva en Pitt.

Lea también: ¿ ¿Cuándo retuitean los usuarios mensajes del COVID-19 de agencias de salud?

Un ejemplo observado en el estudio mostró que las hormigas negras de jardín expuestas a un hongo se agruparon en grupos mucho más pequeños de lo que los investigadores podrían predecir por casualidad, lo que limitó efectivamente la propagación de la enfermedad. Los comportamientos similares observados entre 19 especies de primates no humanos también se atribuyeron a la reducción de la propagación directa de parásitos.

Los seres humanos comparten estos mismos impulsos biológicos para separarse en grupos sociales modulares. Sin embargo, cuando los patógenos se propagan, los seres humanos también tienden a adoptar un conjunto de comportamientos que son "hipervigilantes y particularmente propensos a errores", escribieron los investigadores.

"Es interesante y realmente decepcionante", dijo Stephenson.

A medida que COVID-19 continúa propagándose, los humanos son aún más susceptibles al impulso.

"No deberíamos discriminar a los diferentes grupos en nuestro distanciamiento social, o en nuestros esfuerzos por trabajar juntos para combatir el virus", dijo. "Pero creo que nuestras tendencias naturales y evolucionadas serían la de asociarnos sólo dentro de nuestros grupos internos. Tenemos que luchar contra esa antipatía natural hacia las personas que difieren de nosotros, y no cerrarnos".

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…