fbpx

Estamos expresando mal el género urbano

Cuando hablamos de reggaetón, hip-hop o trap, automáticamente lo asociamos con el género urbano. Sin embargo… ¿está bien que lo digamos de esa manera?.

Consola en un estudio de grabación

Podríamos estar usando mal el término 'género urbano'. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: We shouldn't call it "urban genre"

Está claro que el reggaetón es el estilo musical de la última década. A pesar de que cuenta con sus detractores, mucha gente parece pasársela en grande con estas canciones. La web de Newtral menciona que el éxito de este género responde a la “mezcla de su ritmo bailable junto a lo que psicológicamente esta música genera”.  

Es por esto por lo que, siempre que un artista lanza un nuevo hit, toda la comunidad se agita y quiere saber cómo será. Por ejemplo, la web de Anton destaca que recientemente el puertorriqueño Cauty presentó “Laberinto”, una canción que “rompe con los esquemas del género urbano”, enviando un mensaje de aliento a todos aquellos que la están pasando mal.

Así, vemos que el término de “género urbano” se asocia como un sinónimo de reggaetón, es decir, como si fuese un mismo ritmo. Lo realmente curioso es que, en realidad, se trata de un término que tiene una historia mucho más grande, motivo por el cual podemos ver qué es lo que sucedió para que se emparejen estos conceptos.

Género urbano y su historia

Lo primero que debemos decir es que, tal y como menciona el Washington Post, las etiquetas “urbano” o “música urbana” fueron una forma de “facilitar el camino” para que los blancos vayan apropiándose de géneros de la música negra. Es decir, un término usado tanto por los medios como para los propios artistas donde se engloban distintos estilos.  

Esto lo podemos ver en distintos estilos, como ocurre con el caso del trap, rap, raggamuffin, el dancehall, el dembow e incluso el reggaetón. A pesar de que, en términos musicales, no existen demasiadas similitudes entre todos estos estilos, parece haber un componente “callejero” que es lo que los identifica dentro de un mismo núcleo.

Esta situación permite que, sin importar el estilo de música que los artistas hagan, todo se identifique bajo el mismo género: el urbano. Por ejemplo, la web de Telemundo 62 destaca que la exitosa artista Thalía “regresa” al género urbano, algo que realizó con el puertorriqueño Myke Towers.

También, según lo que menciona la web de Caracol TV, la artista mexicana mencionó que el género urbano “es el nuevo pop global”, siendo el sonido global por excelencia. Todo parece indicar que no se trata solamente de un estilo sonoro, sino de una conjunción de estilos que permite que todos los cantantes se identifiquen bajo un mismo patrón.

En este sentido, otro de los reggaetoneros más exitosos de esta generación, el puertorriqueño De La Ghetto, también lanzó un nuevo disco que el medio El Heraldo destaca que tiene “la crema de la crema del género urbano”. Esto implica que se trate de un trabajo discográfico con varios estilos musicales, aunque se identifica la esencia callejera característica del artista.

Lea también: Todo sobre Las que no iban a salir, de Bad Bunny

Sin embargo, como ya mencionamos, hablar de género urbano para referirse únicamente a un mismo estilo musical, como es el reggaetón, conlleva algunos problemas. Desde la web de Slang FM se menciona que el uso de la palabra “tiene un subtexto racista y discriminatorio”, ya que se trata de un término que la industria musical utilizó para referirse a géneros afrodescendientes.

Este argumento también tiene su propia historia. Desde Ibero 90.9 FM destacan que el término “urbano” proviene del DJ Frankie Crocker. Cuando fue nombrado director de programación de WBLS, la estación pionera en soul, R&B y disco de Nueva York, decidió separar a la música pop blanca de la negra usó el término “urbana contemporánea”.

Incluso, podemos ver que ya algunas compañías de la industria musical tomaron algunas medidas correspondientes. Según lo que informa la web de Ezanime, el sello estadounidense Republic Records prohibió oficialmente la palabra “urbano” para clasificar a la música, debido a su componente discriminatorio dentro de la historia.

Si tenemos en cuenta que, tal y como menciona la web de El Comercio, el “género urbano” -término que, ya vimos que está mal expresado-, se encuentra viviendo su momento de auge en el mundo, debido a la explosión de ritmos como el reggaetón, el hip-hop o el trap, es fundamental comenzar a desasociarlos para que cada uno fluya bajo sus propios términos.