fbpx

Conoce a las personas más ricas de América Latina

Estos empresarios tienen enormes fortunas que los posicionan en los lugares más altos de Latinoamérica.

Luis Carlos Sarmiento Angulo y Carlos Slim Helú

Estos son algunos de los empresarios, dueños de las fortunas más grandes de Latinoamérica. / Fotos: Wikimedia-Pief24, Flickr-WTISD

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Meet the richest people in Latin America

Si bien la pandemia generó que muchas personas caigan en la pobreza, la realidad es que existen otros que salieron fortalecidos. Un informe a cargo de la organización Oxfam reveló que algunos magnates no solamente permanecieron inmunes a la crisis económica, sino que también aumentaron sus ganancias.

Por ejemplo, al menos 73 de los multimillonarios que existen en América Latina y el Caribe incrementaron sus fortunas en un total de 48.2000 millones de dólares en el primer semestre del año. Todo esto, al mismo tiempo en el que se estima que unas 52 millones de personas caerán en la pobreza a consecuencia de la crisis económica.

De la misma manera, de forma reciente El País indicó que un miembro de ese selecto grupo falleció. Se trataba de Joseph Safra, el hombre más rico de Brasil, que era banquero y fundador del grupo Safra, con una fortuna de 23.500 millones de dólares al momento de su deceso, ocurrido a los 82 años. Con tal motivo, decidimos investigar cuáles son las personas más ricas de América Latina.  

Luis Carlos Sarmiento (Colombia)

Uno de los banqueros más conocidos de Colombia, pero también uno de los más millonarios.¿Cómo lo consiguió? A través del conglomerado más grande del país, conocido como el Grupo Aval, que tiene al Banco de Bogotá, Banco Popular, Banco de Occidente, entre otros.

Desde Forbes declaran que la organización no solamente se dedica al sector bancario, sino que también invirtieron en el negocio civil y hotelero, llegando a tener más de 90.000 empleados a su disposición. Incluso, llegaron a comprar el diario El Tiempo, el más grande del país. Su patrimonio se estima en unos 10,8 miles de millones de dólares, aproximadamente.

Ricardo Salinas Pliego (México)

Se trata de la segunda persona más billonaria del planeta. Su fortuna la consiguió a través de las acciones conseguidas como director ejecutivo del Grupo México, la compañía minera más grande del territorio y la quinta empresa productora de cobre más grande a lo largo del planeta, aunque eso no es todo.

Actualmente, sabemos que esta institución se decidió expandir hacia los sectores de infraestructura y del transporte ferroviario, pero también al mundo de las criptomonedas. En Ámbito indican que el 10% de su fortuna líquida decidió llevarla a los activos digitales, principalmente el bitcoin. Su patrimonio estimado es de 12,8 miles de millones de dólares.

Lea también: ¿Están en riesgo las reservas internacionales de México?

Iris Fontbona (Chile)

La única mujer que aparece dentro de esta lista. Se trata de la empresaria chilena viuda de Andrónico Luksic, que había generado una enorme fortuna gracias a sus negocios diversificados, aunque principalmente concentrados en la minería, hasta su fallecimiento en el 2005.

Actualmente, Fontbona tiene una fortuna estimada en 19,1 mil millones de dólares. De esta manera, se trata de la matriarca del grupo Luksic, que la convierte en una de las empresarias más millonarias a escala mundial, superando, incluso, la ganancia total que tiene Donald Trump.

Carlos Slim (México)

Por último, tenemos a la personalidad más reconocida de todo este grupo, pero también el más rico. Su fortuna es realmente superadora a la de todos los anteriores, ya que este hombre de 80 años tiene unos 58,2 miles de millones de dólares, aproximadamente, los cuales supo adquirir gracias a la empresa más grande de telecomunicaciones móviles latinoamericana: América Móvil.

En este momento de coronavirus, se trató de una de las personalidades más destacadas en la ayuda para la creación de una vacuna, todo por el aporte de la Fundación Slim. Por ende, vimos que, especialmente en este contexto económico tan adverso, algunas personas pueden no solamente mantener su riqueza, sino también elevarla.