fbpx

¿Hawaii ya no quiere turistas?

Uno de los principales sitios turísticos del mundo, parece que ahora prefiere una vida sin turistas. ¿Qué es lo que ocurre? .

Puesta de sol en Hawai

Al descubrir una nueva forma de vida sin turistas, la mentalidad de los habitantes de Hawaii cambió .. / Foto: Pixabay

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: Hawaii doesn't want tourists anymore?

A pesar del coronavirus, el mundo del turismo se mantiene vigente. Si bien existen restricciones sanitarias y recomendaciones para evitar contagios, lo cierto es que resultó imposible prohibir los viajes. Por eso, siempre hay personas que anhelan pasar unas vacaciones o descubrir sitios fantásticos, como ocurre con el archipiélago de Hawaii.  

En un primer momento, la principal actividad económica de la región (el turismo) se vio completamente paralizada. Al principio de la pandemia existían multas que iban desde los 5.000 dólares hasta un año de cárcel para aquellos que violasen la cuarentena. Esto implicó un golpe a la economía, pero también una nueva forma de vivir para sus habitantes.  

Lo realmente curioso es que, al descubrir una nueva forma de vida sin turistas, la mentalidad de los que viven allí cambió. Una encuesta turística local reveló que el 65% de las personas no quieren que los turistas regresen a las islas. Esta situación podría ser drástica para el archipiélago, pero lo cierto es que hay un cambio de mentalidad interesante en términos de viajes. Analicémoslo.  

El turismo en Hawaii 

Lo primero que debemos entender es que esta región de los Estados Unidos cuenta con una media de 10 millones de visitantes anuales, siendo uno de los destinos turísticos más visitados de todo el planeta, ya que personas de todas partes del mundo quieren conocer su cultura, relajarse en sus playas y disfrutar de todo lo que ofrece esta tierra.  

En abril del 2020, habíamos visto que, por las restricciones, el sector turístico se paralizó casi por completo. Por eso, los residentes parecen estar experimentando una nueva vida mucho más tranquila, motivo por el cual parecen estar enfrentados a la industria turística. Tal es así que ese mismo informe cuenta que un 62% consideran que es “imposible” volver a la situación turística anterior de forma segura.  

El problema es que este territorio se mantiene, en gran medida, gracias a la actividad turística. Más precisamente, esta industria representa un 21% del PIB de la región. Por eso, la caída de la economía derivó en consecuencias visibles para sus residentes. Por ejemplo, un informe de Star Adviser especificó que la tasa de desempleo se disparó a un 10%, la más elevada de Estados Unidos, con más de 58.000 desocupados.  

También le puede interesar:Los mejores consejos para viajeros

Siendo conscientes de esta situación, también hay una parte de la población mucho más moderada con respecto a las aperturas “parciales”. En este sentido, solamente un 49% de los encuestados no quisiera que la actividad del sector vuelva a ponerse en marcha parcialmente, con medidas y limitaciones sanitarias, sin necesidad de llegar al estado turístico pleno de la etapa anterior. 

Esto plantea un enigma para la región, ya que los hawaianos parecen estar mucho más cómodos con la ausencia del turismo, pero también es necesario que este regrese, ya que la principal actividad radica en ese sector. Por eso, comienzan a surgir varias alternativas, como el caso Islandia. Paralizar esa actividad les implicó una recesión, por lo que comenzaron a abrir sus puertas de forma segmentada, a través de filtros.  

Básicamente, se trata de permitirle la llegada a las personas más pudientes, que son las que más dinero gastarán en la isla. De esa forma, se limita la cantidad de personas en la región, se reduce la posibilidad de los contagios y se le brinda un “respiro” a los trabajadores del lugar, que dependen del turismo para mejorar la economía local.  

Tan drástica parece ser la situación que, incluso, una pequeña isla paradisíaca hawaiana (conocida como Oahu) decidió brindar “viajes gratis” para reflotar su economía y que las personas puedan teletrabajar desde allí.