fbpx

Imprimir billetes como solución a la crisis de la COVID19 es posible, pero arriesgado

Gustavo Petro, líder de izquierda colombiano, propuso emitir billetes para contrarrestar la inflación que ha dejado la pandemia por la COVID-19 en Colombia.

Gustavo Petro y Billetes de Colombia

El líder de izquierda propuso aumentar la emisión de billetes en Colombia. / Fotos: IG-gustavopetrourrego, Pixabay

LatinAmerican Post | Christopher Ramírez Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Printing cash as a solution to the COVID19 crisis is possible, but risky

Hace algunas semanas, el director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE), Juan Daniel Oviedo, aseguró que, en el caso de ese país, el Producto Interno Bruto del 2020 habría acabado con un decrecimiento de entre el  -7 %y el -8,1 %.

De esta forma, según Oviedo, las cuarentenas estrictas, establecidas como respuesta a la crisis generada por la pandemia de COVID-19, tendrían efectos negativos para la economía colombiana, especialmente, en el valor monetario de la producción total del país.

En síntesis, al reducirse la producción de bienes y servicios durante el 2020, el valor de la existente se redujo en casi un 10 %, lo que se representa en el incremento de los precios y por ende en el aumento de la inflación en Colombia. A menor oferta y mayor demanda, los precios suben y el valor del dinero se reduce.

Ante esta realidad, el senador de la Colombia Humana y excandidato a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro, dio una idea que no ha pasado desapercibida entre la opinión pública: emitir billetes para así mejorar el poder adquisitivo de los colombianos.

De acuerdo con Petro, la mejor forma de afrontar la crisis económica en el país es que el Banco de la República emita un crédito con destino al Gobierno nacional, y que sea este el que se encargue de repartirlo de forma equitativa entre la población vulnerable y los dueños de las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

"Lo que propongo […] es que en lugar de hacer ese juego especulativo (emisión de dinero a la banca privada), esas emisiones que ya se hicieron en Colombia, 40 billones de pesos el año pasado, vayan en primer lugar, vía el Estado, a través de un crédito, hacia la pequeña y mediana empresa para sostener la mayor parte del empleo", explicó el líder de izquierda en entrevista con Blu Radio.

Teoría cuantitativa del dinero

Para Petro, el crecimiento de los precios en la economía colombiana, es decir, la inflación que ha dejado la crisis del coronavirus, se puede contrarrestar con la impresión de dinero que tenga como destino único el tránsito de estos nuevos billetes al interior del pueblo, con ayuda de las PYMES.

Esta idea nace de lo que, según el Congresista, es básico en el estudio de la economía y es lo que se conoce como la teoría cuantitativa del dinero (TDC), la cual explica que el crecimiento en los precios se puede equilibrar con una mayor emisión de dinero por parte del banco central de un país.

Lea también: ¿Qué es invertir en corto y por qué es una maniobra tan polémica?

Ahora bien, ¿qué tan factible es basar su iniciativa en esta teoría económica?

Para empezar, hay que dejar claras las variables de la TDC y la forma en la que podría servir como explicación de la inflación en una economía.

De acuerdo con el economista Irving Fisher, quien, en su libro El poder adquisitivo del dinero plasmó la ecuación con la que se estudia esta teoría para conocer el valor real del dinero en una sociedad, es necesario, cómo bien lo explicó Petro en Blu Radio: “(Multiplicar) la masa monetaria por su velocidad”, lo que sería “igual al nivel de precios por las transacciones”.

En términos económicos, la operación a realizar sería: M * V = P * Y, en el que M es la masa monetaria (cantidad de dinero que transita); V es la velocidad con que ese dinero se mueve dentro de un territorio; P es el nivel de precios, así como Y el nivel de producción o número de transacciones.

De modo fácil, según la teoría y la forma planteada por Fisher, tanto la velocidad del dinero como el nivel de producción, son variables exógenas, es decir, términos constantes en la economía debido a su estabilidad en el corto plazo.

Así, si sacamos de cuadro estas variables, lo que nos queda es M=P, que traducido en términos sencillos explicaría que la masa monetaria es directamente proporcional al incremento de los precios, o viceversa.

“Esto significa que si yo crezco la masa monetaria, se puede producir un incremento del nivel de precios o el nivel de transacciones. Y las transacciones son el reflejo de una economía real, de la producción si estamos hablando del capitalismo”, explicó Petro en la emisora colombiana.

Ahora bien, el mismo Fisher explica que, aunque esta estrategia pueda funcionar en un corto período de tiempo, de mantenerse, podría tener graves consecuencias en el futuro, con base en los cambios inherentes del nivel de producción en el mediano y corto plazo.

Trayéndolo a la realidad generada por la COVID-19, el aumento en la emisión de dinero puede resultar en una estrategia viable para este 2021, pues el incremento de los precios se vería compensado con un mayor tránsito de moneda en el país. Sin embargo, para 2022 esa inyección de dinero puede ser contraproducente si, al inicio del próximo año el nivel de producción no establece un crecimiento similar al de la emisión otorgada por el Banco de la República.

En pocas palabras, más dinero en tránsito y menos producción (que es lo lógico en medio del desempleo y el cierre de la empresa privada), es igual a costos más altos y menor poder adquisitivo, por ende, más inflación; lo que haría necesario un nuevo crédito al Gobierno, aumentando así, año tras año, la deuda pública en el país.

En resumen, y según Jorge Restrepo, profesor asociado de Economía de la Universidad Javeriana, en conversación con Valora Analitik, a mediano plazo “emitir […] aumentaría extraordinariamente el costo del crédito público y privado y descuadernaría la economía” de Colombia.