fbpx

Trump plantea un desafío mayor para combatir Fake News

Hace unos días se anunció que Donald Trump volverá a redes sociales en una plataforma hecha a su medida.

Donald Trump

Luego de varios meses de recogimiento y censura, el expresidente estadounidense Donald Trump anunció que volverá a las redes sociales. Foto: Reuters

LatinAmerican Post | Santiago Goméz Hernández

Escucha este artículo


Read in english: Trump's return to social media is a serious threat

Luego de varios meses de recogimiento y censura, el expresidente estadounidense Donald Trump anunció que volverá a las redes sociales. Esto, después de que Twitter bloqueara de forma definitiva su cuenta al incumplir con las reglas y términos de uso de la plataforma.

El anuncio del exmandatario es de crear una nueva plataforma que "completamente redefinirá el juego" y atraerá a "decenas de millones de nuevos usuarios", recalcó la cuenta @MediaBuzzFNC. Sin embargo, la creación de esta nueva plataforma únicamente destinada a los seguidores de Donald Trump trae sus ventajas y desventajas para la sociedad.

Aun con la duda de cómo funcionará la anunciada plataforma, si tendrá posibilidades de feedback, si tendrá términos y condiciones; si el control lo ejercerá el mismo Trump o alguna empresa amiga; o si se les permitirá entrar a discursos distintos a los afines al mandatario... la incertidumbre y los riesgos son varios.

Lea también: ¿Por qué Donald Trump no piensa formar un nuevo partido?

Uno de los principales riesgos es que dentro de esta nueva plataforma, se premie o se faciliten discursos de odio de la extrema derecha, o teorías conspirativas que han encontrado buena acogida en un gran numero de seguidores de la Derecha Alternativa (Alt Right) o simplemente Fake News. Todo esto, dentro de un público que no permita disensos o retos a este tipo de discursos mal intencionados.

¿Por qué no seguir en Twitter? (La paradoja de la tolerancia).

El debate es si una plataforma privada como Twitter o Facebook o cualquier otra puede tener el poder de bloquear o censurar a cualquier cuenta que incumpla lo que ellos consideren inadecuado. Entonces aparece la paradoja de la tolerancia. Esta idea del filósofo austriaco Karl Popper plantea que si dentro de una comunidad (o red social) se tolera todo tipo de discurso, los discursos intolerantes terminarán acabando esa tolerancia. Entonces Popper plantea que la sociedad debe ser intolerante con la tolerancia para poder respetar y aceptar las diferentes posturas. Esto mismo intentan hacer Twitter y otras redes sociales al no permitir los discursos de odio.

Además, el caso de Trump es tal vez el más icónico y famoso, pero cientos de personajes tanto de derecha como de izquierda, liberales o conservadores han sido cancelados por las plataformas.  Por ejemplo, recientemente Twitter canceló las cuentas de varios líderes de la guerrilla de las Farc

Recordemos que estas empresas no solo tienen un deber moral de controlar el lenguaje y las discusiones, sino también la obligación legal de velar por el bienestar de la comunidad. Es por esto que cuentas con contenido ilegal: pedofilia, incitación a la violencia, discriminación, etc. son canceladas por órdenes legales.

Entonces no es nada nuevo, el debate es en la línea gris en la que se mueven algunos políticos y que, además tienen una plataforma ideológica, y se resguardan en ella para poder reproducir sus discursos a pesar de incumplir normativas y leyes.

Precisamente, será interesante ver la nueva idea con la que llegará el trumpismo y poder identificar si terminará creando mayores burbujas ideológicas que se retroalimenten de verdades, hechos y posiciones similares. Pero también, de mentiras o verdades a medias.

 

Mundo

La diplomacia de las vacunas

Ante la escasez mundial de vacunas y el poder que tienen los países productores de estas, se ha creado una extorsión para la consecución de dosis