fbpx

Especial Óscar: Radiografía de la soledad en 'Agente Topo'

En el camino rumbo al Óscar, El agente topo es la única producción latinoamericana que opta por un galardón.

Fotograma de la película 'El Agente Topo'

El agente topo es la única producción latinoamericana que alcanzó una nominación para el galardón más importante de la cinematografía mundial. Foto: YT-Market Chile

LatinAmerican Post | Luis Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Oscars Special: "The Mole Agent" a raw portrait of loneliness

Rumbo a la ceremonia número 93 del Óscar traemos para usted una reseña sobre El agente topo, la única producción latinoamericana que alcanzó una nominación para el galardón más importante de la cinematografía mundial. Chile y su cine vuelven a estar en el foco de los Óscar después de los filmes No de Pablo Larraín y Una mujer fantástica de Sebastián Lelio fueron nominadas en 2013 y 2018 respectivamente al premio a Mejor película internacional, aunque la cinta de Lelio fue la única de las dos en ganar la estatuilla.

Espiando a la soledad

El agente topo es una mezcla de emociones tan interesante que es imposible que pase desapercibida. La historia sigue a don Sergio, un adulto mayor contratado por un investigador privado para ser espía en una casa de reposo. Su misión principal es investigar si existe maltrato hacia una habitante, familiar de quien ha contratado los servicios. La tarea no es sencilla, don Sergio vive un momento difícil en su vida y no es fácil adentrarse sin sentirse identificado con las personas que lo rodean en el asilo.

Esa es toda la premisa de la historia, es tan simple como inquietante, no estamos viendo One Flew Over the Cuckoo's Nest (Miloš Forman, 1975) donde el protagonista, Jack Nicholson, y los pacientes son actores. Es aquí donde El agente topo sorprende, ni el protagonista ni las personas que viven en la casa de reposo son actores, lo que nos lleva al terreno del documental. Aunque existe un guión o una intención de él, la realidad es que la historia se desarrolló de forma orgánica, de acuerdo con Maite Alberdi, su directora. 

Como espectador no puedes reconocer hasta dónde las reacciones y sucesos son producto del guión o si son espontáneas, lo que sí se puede notar claramente es la reflexión profunda sobre la soledad, la amistad y la ética, siempre desde el punto de vista de la vejez. Es de destacar el hecho de que durante la filmación del documental los habitantes de la casa no sabían las razones de la filmación, ni la relación de don Segio (el topo) con la producción tratando de buscar cierta autenticidad.

Al respecto la directora comentó al diario El Comercio de Perú: "...al final del rodaje tenía como 300 horas de material y tampoco sabía cómo iba a acabar siendo la película. Entonces decidí terminar de editarla y a los primeros que invité verla fueron los dueños del hogar y las personas que trabajan allí. Justo antes de empezar la proyección les dije la verdad: ¿Saben? Les mentí. Esta es una película de espías, con un agente infiltrado".

Finalmente, a nivel de producción todo ocurre en la casa de reposo y visualmente el uso del color nos remonta más a ficción que al clásico documental, es decir, hay una estética bien cuidada en el manejo de los planos y encuadres que dista del documental tradicional. Fácilmente logra que a ratos dudemos sobre qué es real y qué no. Esta capacidad de sorprendernos hace que definitivamente merezca estar nominada en los Oscar, gracias a su reflexión sobre la vida adulta que no se limita a Latinoamérica, sino que es universal.

También te puede interesar: Cinco documentales ganadores del Óscar que no puedes dejar de ver

¿Otra noche victoriosa para Chile?

Chile se atrevió a enviar un documental como su candidata a Mejor película internacional al Oscar y al final rindió frutos. La nominación llegó pero en la categoría de Mejor largometraje documental, un lugar inédito en estos premios para la cinematografía chilena. Apenas en septiembre pasado el documental logró el premio del público a Mejor película europea, gracias a que es coproducción con España, Alemania, Países Bajos y Estados Unidos, de acuerdo con Biobio Chile.

Desde entonces ha ido ganando popularidad, sobre todo con el estreno en Netflix en 2021 y la nominación al Oscar. Sin embargo este premio no es el único al que ha optado, también estuvo nominada a Mejor película iberoamericana en la más reciente edición de los Premios Goya de España donde fue vencida por la colombiana El olvido que seremos de Fernando Trueba. El agente topo aún está compitiendo en los Film Independent Spirit Awards en la categoría de Mejor documental que se entregarán el 22 de abril, y desde luego en los Premios Oscar que se entregarán el próximo 25 de abril.

El tema que aborda, el de la vejez, ha causado gran reflexión durante esta época de pandemia, los adultos mayores han sido los más afectados por la enfermedad, lo que ha permitido que, de alguna manera, la sociedad sea sensible hacia sus problemas. Esto podría ser una ventaja para El agente topo en los Oscar, gracias a que visibiliza su soledad y que seguramente se ha agravado con el aislamiento. No obstante también es importante resaltar que compite con documentales como Crip Camp y Fox Rich que también ponen en primer plano problemas de sectores vulnerables de la sociedad, por lo que será una pelea reñida por la estatuilla.