fbpx

Día Mundial de la Fotografía: 5 consejos para tus selfies

Te damos algunos consejos para que aproveches la cámara de tu smartphone y puedas tomar capturas frontales de gran calidad.

Mujer tomando una selfie

El Día Mundial de la Fotografía nos hace recordar la importancia de algunos criterios estéticos para tomar mejores capturas. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Ariel Cipolla

Escucha este artículo


Read in english: World Photography Day: 5 Tips For Your Selfies

El Día Mundial de la Fotografía nos hace recordar la importancia de algunos criterios estéticos para tomar mejores capturas. Para aquellos que no lo sepan, se celebra el 19 de agosto, pues, en esa fecha, pero en 1839, la Academia Francesa de Ciencias anunció al mundo la creación del “daguerrotipo”, un prototipo de las cámaras actuales que marcó un antes y un después a la hora de inmortalizar imágenes.

Se trata de un invento creado por el francés Louis-Jaques-Mandé Daguerre (lo cual explica su nombre). El daguerrotipo es un dispositivo que permite, a través de un sistema de “espejo” que revelaba la imagen, obtener una representación visual de lo que se retrataba sobre una superficie de plata pulida.

El invento se difundió a escala mundial, pero luego fue perfeccionado a través de los años, hasta llegar a lo que tenemos hoy: cámaras de gran calidad en cualquier smartphone. Pese a la avanzada tecnología, no siempre sabemos aprovecharla a nuestro favor. A continuación, te damos 5 consejos útiles y precisos para que mejores la calidad de tus selfies.

1. Aprovecha la hora dorada o la hora azul

Estos dos conceptos fotográficos pueden ser realmente útiles para mejorar los resultados de tus capturas. La hora dorada se da cuando el sol aparece (el amanecer) o cuando desaparece (el atardecer). A la inversa, la hora azul ocurre antes y después de la anterior, es decir, momentos previos al amanecer y al atardecer.

Cada momento del día puede ser perfecto para aprovechar un paisaje bonito y natural, aunque, está claro, con efectos diferentes. Lo más recomendable es que pruebes cada uno de ellos y te saques distintas selfies, pues notarás que, sin necesidad de alterar digitalmente la imagen, tendrás resultados fabulosos.

2. La importancia del fondo

Esto es útil cuando tienes en cuenta que no cualquier fondo se aplica para toda situación. Por ejemplo, si tienes que sacarte una fotografía para introducir en tu currículum o en la foto de perfil de una determinada red social, lo fundamental es que el fondo sea una pared lisa, preferiblemente de color blanco.

Esto evitará distracciones y permitirá centrar tu imagen en lo importante: tu cara. A la inversa, si buscas algo más relajado, donde tu rostro se combine con un determinado paisaje, puedes probar y experimentar en distintas ubicaciones. Considera que, según la tonalidad (fría o cálida) el efecto sobre tu cara podría cambiar.

3. Utiliza el modo ráfaga (y el espejo)

¿Eres de esas personas que nunca se contentan con las selfies que se sacan? Tal vez deberías aprovechar el modo ráfaga o el Live, en caso de que tengas un iPhone. Si no sabes de qué se trata, es una función que permite tomar capturas en fotogramas, es decir, en fracciones pequeñas de segundo.

Eso servirá para que escojas puntualmente una parte específica de la fotografía, lo cual evitará, por ejemplo, que elijas una en la que has cerrado los ojos. Asimismo, recuerda que algunos smartphones incorporan por defecto la opción de fotografía espejo, lo cual puede alterar el resultado final. ¡No te olvides de desactivarla!

Lea también: Famosos antivacunas: ¿Cómo logran las celebridades tener influencia en nuestras vidas?

4. Luz natural (o artificial, según la estética)

A priori, tus selfies siempre deberían estar ambientadas con una luz natural. Esto no significa que la incidencia de la luz sea nula: según cómo la utilices, se verá una cosa u otra. Por ejemplo, deberías cuidarte de los contraluces, que podrían no dar detalles sobre tu rostro, aunque pueden servir para destacar el paisaje de fondo.

Asimismo, la luz artificial puede ser bienvenida, siempre y cuando busques dar un efecto determinado a una captura. Si no tienes luz artificial, no te preocupes: hay distintos filtros de Instagram que permiten cambiar la iluminación del lugar donde te encuentras, aunque, está claro, los resultados no serán los mismos.

Por ejemplo, una iluminación fría puede generar sensación de tristeza. A la inversa, una cálida podría dar alegría. Incluso, las tendencias black&white suelen ser útiles para reforzar la nostalgia.

5. Cuida los planos y los ángulos

Por último, es importante que sepas que las imágenes pueden decir algo según la perspectiva que busques darle. Por ejemplo, un primerísimo primer plano mostrará detalles de tu rostro que no se verán a la hora de utilizar un plano medio. Es decir, según la lejanía con la que tomes tu selfie, los resultados variarán.

Lo mismo sucede con la angulación de la cámara. Una angulación picada (desde arriba) tendrá un efecto distinto que una contrapicada (desde abajo). Por ejemplo, el primero da una sensación de “impotencia”, mientras que la otra da el efecto contrario, pues te agranda y magnifica.

Es importante que, en cualquiera de estos casos, te sientas cómodo con la pose y el estilo que buscas darle a cada captura. Si bien se trata de preferencias personales, cada persona tiene una estética propia que se potencia cuando tienes una cuenta en alguna red social donde subas contenido habitualmente.

¡Disfruta del Día Mundial de la Fotografía con todos estos consejos!