fbpx

Tips para cuidar a una persona con alzheimer en casa

Acompañar a un familiar con esta enfermedad en casa de manera responsable y desde el amor es posible. Sigue estos consejos para cuidar a una persona con alzheimer en tu hogar.

Mujer mayor recostada en un sofá

Cada 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una fecha que tiene como fin crear consciencia sobre una enfermedad que padecen cada vez más personas, sus riesgos y la reducción de la posibilidad de presentarla. Foto: Pexels

LatinAmerican Post | Vanesa López Romero

Escucha este artículo


Read in english: Tips for Caring for a Person with Alzheimer's at Home

Cada 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una fecha que tiene como fin crear consciencia sobre una enfermedad que padecen cada vez más personas, sus riesgos y la reducción de la posibilidad de presentarla. Esta celebración es organizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que realiza jornadas informativas durante todo el mes de septiembre. Este año la organización ha hecho énfasis en la importancia de una diagnóstico temprano, ya que el alzheimer representa el 70% de los casos de demencia en personas de la tercera edad. Un diagnóstico que sea realizado a tiempo puede no solo facilitarle la vida y los procesos a las personas que presenten la enfermedad, sino también a sus allegados, ya que esta enfermedad tiene una consecuencia directa sobre las personas que rodean a quien la padece. 

Por eso, en esta ocasión, te traemos algunos consejos por parte de Daniela Sierra, psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana en Colombia que ha enfocado su carrera a trabajar con personas con alzheimer y sus familias en el diagnóstico y la fase inicial de la enfermedad. 

Aprender a entender desde el amor y la paciencia

Para Sierra, lo primero que hay que tener en cuenta es la importancia de fortalecer el vínculo con la persona que presenta alzheimer y hacerlo dese el amor y la paciencia. Esto permitirá que, a la hora de tratar con el paciente se le dé un apoyo honesto, entendiendo que esta persona ahora percibe el mundo de una manera distinta. "El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, lo que significa que desde que esta inicia, algunas neuronas de la corteza cerebral comienzan a morir gradualmente. Este proceso normalmente puede durar entre 10 y 15 años. Es largo y, por supuesto, desgastante. Aprender a entender que no se puede controlar del todo y que, como la enfermedad, el manejo también es gradual, ayudará a entender y cuidar mejor del paciente", afirma la experta. 

Informarse es la clave

Asimismo, informarse sobre la enfermedad y mantener una constante conversación con el médico que trate al paciente es uno de los puntos en los que más se detiene Sierra. "Conocer el proceso desde otros casos puede preparar al familiar para saber cuáles son las posibilidades desde el diagnóstico en adelante. Pero más importante aún, conocer otros caso puede dar esperanza, puede hacer sentir menos sola y más comprendida a la persona o a los familiares que están acompañando al paciente con alzheimer", dice la psicóloga.

Lee también: COVID-19, mitos y verdades: respondemos tus preguntas sobre la vacuna

Hacer preguntas específicas por más obvias que parezcan al médico del paciente puede ser de gran ayuda. Para Sierra, "ninguna pregunta es obvia. Esta enfermedad es difícil de llevar, poder acudir a un experto debe ser una posibilidad no solo para el paciente, sino también para la familia. Nosotros estamos en la tarea de apoyar y acompañar incluso a la familia a tener un proceso menos complicado". 

Crear nuevas rutinas

Los pacientes con alzheimer no pasan a ser personas que no puedan hacer nada. Crear nuevas rutinas, darle nuevas tareas y abrir nuevos espacios de acercamiento es vital para la convivencia con una persona que padece la enfermedad. Sierra recomienda darle tareas del hogar específicas por las que el paciente haya mostrado interés. Cocinar, por ejemplo, al ser una actividad manual, puede generar un sentimiento de bienestar en el paciente. Asimismo, recomienda que haya acercamiento a los menores de edad, pues los vínculos siguen existiendo y pueden seguir creciendo. "Se trata de permitir esos espacios. Crear rutinas de juegos de mesa, de paseos en el exterior o de lectura de los niños hacia el paciente puede generar que el vínculo crezca incluso más", explica la experta. 

Para Sierra, lo más importane es siempre mantener la paciencia y no quedarse con nada guardado. "Acompañar no es algo que deba hacerse solo. Hacerlo en familia es bueno porque uno no se siente solo, se siente acompañado y sostenido por personas que entienden de primera mano lo que uno puede estar sintiendo. También hay que tener siempre super presente que el paciente sigue siendo una persona, un ser humano con sentimientos, solo que ahora ve la vida de una manera distinta. Acompañar desde la comprensión siempre será lo mejor", afirma.