fbpx

Britney vs. Spears: su vida privada continúa en escrutinio público

El nuevo documental de Netflix se suma a otros que siguen exponiendo el proceso legal que vive "la princesa del pop".

Fotograma del documental 'Britney vs. Spears'

El filme explica el origen de los problemas personales de la cantante, las diversas cuestiones que desembocaron en la tutela y cómo su carrera ha podido continuar de forma paralela a estos problemas. Foto: YT-Netflix

LatinAmerican Post | Luis Angel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Britney vs. Spears: Her Private Life Continues Under Public Scrutiny

Ya está disponible en Netflix el documental Britney vs. Spears realizado por la periodista Jenny Eliscu y la cineasta Erin Lee Carr, en el que recogen testimonios y documentos que, desde su punto de vista, develan el complejo entramado legal que mantiene a Britney Spears bajo control de su padre, Jamie. El filme explica el origen de los problemas personales de la cantante, las diversas cuestiones que desembocaron en la tutela y cómo su carrera ha podido continuar de forma paralela a estos problemas.

Britney vs. Spears

Ha sido un año agitado para la vida personal y la carrera de Britney Spears, celebridad que mantiene su lugar como "la princesa del pop" pese a los problemas legales que enfrenta. El pasado 23 de junio, una declaración ante la corte la puso en camino de la "libertad" cuando expresaba su deseo de terminar con la tutela de su padre y la explotación que ha vivido de quienes la rodean (al menos desde su punto de vista). En este contexto, se ha creado Britney vs. Spears, el documental parte desde el momento en el que la estrella se encontraba en la cúspide de su carrera musical y cómo su vida privada comenzó a colapsar hasta llegar al inicio de la tutela de su padre sobre ella y sus bienes.

La producción explora cómo se fue dando la carrera de la estrella del pop pese a la tutela, el éxito de sus giras y discos, así como lo que ocurría en su vida privada año por año. Eliscu y Carr entrevistan a personajes como médicos, ex representantes, amigos, asistentes y otras personas cercanas a ella, tratando de buscar y aclarar inconsistencias como el hecho de declararla con demencia, pero al mismo tiempo comprometerla con giras mundiales en las que ella era la mente maestra de todo.

El trabajo trata de mantener un lenguaje visual en el que Britney Spears no vuelva a ser presentada con las icónicas imágenes que muestran sus peores momentos y que le generaron una imagen negativa como madre y mujer. Sin embargo, el documental cae en el mismo vicio de otros tantos trabajos sobre el mismo tema: la sobreexposición de su vida privada. En todo caso, el título que hace referencia al problema legal y personal entre Britney y su padre, podría extenderse también hacia los medios que han explotado su intimidad y que han abonado al problema.

También puedes leer: I May Destroy You: ¿Cuál es el papel de la televisión en la educación sobre el consentimiento?

Britney Spears como víctima de los medios

Diana de Gales es un ejemplo del poder y la influencia que tienen los medios de comunicación al inmiscuirse en la vida privada de las personas, el acoso mediático aportó al destino final de la famosa princesa. El caso de Britney Spears es similar en cuanto al acoso mediático y la forma en que se presenta su vida privada. Por casi dos décadas ha sido objeto de paparazzi, tabloides, reporteros y medios de comunicación en general que desean obtener primicias sobre lo que ocurre en su vida y, en algunos casos, mostrar la "verdad" sobre el caso.

Tan sólo en 2021 se estrenaron dos documentales en diferentes plataformas sobre la estrella del pop, una es desde luego Britney vs. Spears en Netflix, y se estrenó Framing Britney Spears en Hulu. Ambas producciones tratan el mismo tema, aunque con lenguajes distintos y con enfoques diferentes, en plena efervescencia por la campaña #FreeBritney que tuvo gran impacto debido a los avances en el proceso legal.

Algo en lo que se ha hecho poco hincapié es cómo afecta todo esto su vida y estabilidad emocional, en Framing Britney Spears podemos observar momentos en los que Spears sufre ataques de los medios de comunicación a través de preguntas invasivas sobre su privacidad y que se nutren de rumores, en búsqueda de alimentar esa imagen negativa que se construyó alrededor de ella.

La contradicción entonces se encuentra en que el mismo aparato de medios que intervino su vida, que ayudó a que Spears fuera mostrada como alguien inestable mentalmente, y que posiblemente también a que esto tuviera un efecto negativo en el proceso legal, ahora intenta reivindicar su imagen. Pese a que su intención ha sido analizar de forma "objetiva" el asunto, han caído en el mismo problema al tratar su vida privada como eje central y alimentando teorías que han servido como base para campañas entre sus seguidores. Por el momento, la carrera musical de "la princesa del pop" sigue quedando en segundo plano, detrás de los escándalos que la rodean.