fbpx

¿Qué es la infección en vacunados?

Aquí le contamos los factores de riesgo que influyen en el contagio en las personas inmunizadas, también conocida como infección en vacunados.

Mujer usando cubrebocas

Hoy gran parte de la población ya se encuentra protegida con diferentes biológicos desarrollados por la comunidad científica. No obstante, el hecho de estar vacunado no significa que no exista riesgo de infección. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

Escucha este artículo


Read in english: COVID: What is "Infection in Vaccinated"?

Evidentemente la situación actual de la pandemia es más alentadora a la que el mundo experimentaba meses atrás. La humanidad tuvo que pasar por diferentes picos que tuvieron como consecuencias cierres en el sector económico y una gran demanda en la atención hospitalaria que colapsó los sistemas de salud.

Sin embargo, la aprobación de las vacunas por la OMS y la implementación de los planes de inmunización en todo el planeta ha permitido que se salven millones de vidas. Hoy gran parte de la población ya se encuentra protegida con diferentes biológicos desarrollados por la comunidad científica.

No obstante, el hecho de estar vacunado no significa que no exista riesgo de infección. Al contrario, hay un pequeño porcentaje de la población que puede contraer la COVID-19 con unas diferencias a quienes no están vacunados.

Lea también: ¿Se acerca el fin de la COVID-19?

Para detallar un poco más el asunto, los anticuerpos del biológico que se inocula en el ser humano llegan a su punto más alto catorce días después de la aplicación de la segunda dosis. En ese momento es donde se puede decir que una persona está completamente vacunada y posee las defensas suficientes para combatir el virus. Pero si después de esto se contrae coronavirus, se le conoce como “breakthrough infection" o infección en vacunados.

Así mismo, los síntomas que una persona vacunada presentaría al desarrollar la enfermedad varían en gravedad a alguien que no se ha aplicado el antídoto. Es decir, quien cumple con el esquema completo experimentaría lo más parecido a un resfriado común como dolor de cabeza, estornudos, secreción nasal, dolor de garganta y pérdida del olfato. Mientras que los no vacunados tendrían los mismos síntomas más fiebre y tos persistente en altas probabilidades.

¿Cuáles son los riesgos?

De acuerdo con el seguimiento a los biológicos actuales, se ha logrado demostrar que todos son seguros y tienen un buen porcentaje de protección. Algunos poseen mayor eficacia que otros, pero de igual manera son poderosamente protectores para reducir la hospitalización, gravedad y muerte. Por eso, lo más probable es que alguien vacunado no tenga necesidad de ir a un centro asistencial.

Ahora bien, una investigación en Reino Unido demostró que en la población inmunizada una persona de cada 500 logra infectarse, lo que sería el 0,2% de la muestra. De este modo la protección es bastante esperanzadora.

¿Qué factores pueden influir en infectarse de coronavirus estando vacunados?

  1. Tipo de vacuna: Todas las vacunas son diferentes. Cada una tiene una forma distinta en enseñarle al sistema inmunitario a responder al coronavirus. Por eso mismo, la eficacia y la reducción relativa al riesgo en los biológicos varían. Por ejemplo, Moderna y Pfizer tienen una reducción del riesgo sintomático superior al 90%. Mientras Astrazeneca y Janseen tienen porcentajes de reducción del 66% y 70%. Esto significa que ciertas vacunas poseen la capacidad de reducir más el contagio que otras, pero todas son altamente eficaces para casos graves.
  2. El tiempo: Con el pasar de los meses los anticuerpos de las vacunas se debilitan y es probable que la protección disminuya. Aunque es un tema que aún no es claro, se presume que después de los seis meses empiece a bajar el porcentaje de eficacia. Por eso ya se encuentran implementando dosis de refuerzo a determinadas poblaciones.
  3. Variantes del virus: Las mutaciones que ha tenido el coronavirus han alertado a la comunidad científica pues su comportamiento, sobre todo de delta, termina bajando la eficacia de los biológicos. Sin embargo, estos siguen teniendo una gran capacidad de protección y seguramente sus actualizaciones lograrán mejorarlas contra todas las variantes.
  4. Sistema inmunitario: El organismo de cada ser humano responde diferente a las infecciones, por eso a mayor edad hay mayores posibilidades de contraer todo tipo de virus pues el sistema inmunitario se debilita con los años. Por esa razón, ciertas poblaciones son de riesgo y pueden tener una respuesta menor con las vacunas.

Finalmente, es importante seguir con los protocolos de bioseguridad para minimizar aún más el riesgo de contagio. Esto permitiría mitigar a gran escala la propagación del virus y darle fin a la pandemia.