fbpx

Angelina Jolie y sus hijas demuestran que el re-use puede salvar el mundo

Angelina Jolie hijas marcaron tendencia a favor del ambiente y contra la agresiva industria de la moda. Acá te contamos sobre la tendencia del re-use que en la premiere de "Eternals".

Angelina Jolie y su hija

Con esta acción, la actriz ha creado consciencia sobre el costo ambiental de no reutilizar las prendas, provenientes de una industria altamente contaminante. Foto: Jordan Strauss

LatinAmerican Post | Luis Ángel Hernández Liborio

Escucha este artículo


Read in english: Angelina Jolie And Her Daughters Prove That Reuse Can Save The World

El lunes pasado se llevó a cabo la premiere de Eternals, cinta de Marvel donde Angelina Jolie interpreta a Thena. Sin embargo, además de llamar la atención por ser parte de la película, también lo hizo por una curiosa situación. Fue acompañada de sus hijas a la ceremonia utilizando, o mejor dicho, reutilizando ropa que la actriz vistió en otros eventos de la industria. Algo poco usual en Hollywood, donde la tendencia es usar nuevos y costosos diseños en cada evento. Con esta acción, la actriz ha creado consciencia sobre el costo ambiental de no reutilizar las prendas, provenientes de una industria altamente contaminante.

La misma actriz confirmó que los atuendos de cinco de sus seis hijos que la acompañaron estaban creados a partir de la reutilización de la ropa que ha portado en diferentes galas, esto de acuerdo con Entertainment Weekly. Particularmente, destacaron los vestidos de dos de sus hijas: por un lado Zahara portó un diseño del libanés Elie Saab que su madre llevó a la ceremonia de premiación de los Oscars en 2014. Mientras que Shiloh llevó un vestido que Angelina Jolie utilizó en Francia para el evento "Mujeres por las abejas" realizado en julio pasado. Así, la actriz da congruencia a sus esfuerzos como activista ambiental y por los derechos de la infancia.

También puedes leer: Entrevista a Juan Pablo Socarrás: Así convergen la moda, la identidad y la sostenibilidad

La tendencia a reutilizar los grandes diseños

La tendencia no es nueva, Angelina Jolie, y sus hijas, ha destacado en esta ocasión por su importancia dentro de la industria. No obstante, en la pasada ceremonia de los Oscar  el reutilizar prendas fue uno de los hechos más reconocibles: Elizabeth Banks, Jane Fonda, Margot Robbie y Léa Seydoux fueron sólo algunas de las celebridades que reutilizaron vestidos o que usaron prendas creadas con la menor contaminación posible. Esto se replicó a otras ceremonias como la de los BAFTA, destacando incluso ejemplos como el de Joaquin Phoenix que decidió utilizar el mismo traje para todos los eventos de la temporada. 

Otro de los grupos que más utilizan diseños de alta costura es la realeza, tanto europea como del Medio Oriente. Por la esencia de glamour y riqueza con la que se asocia a la realeza es extraño ver que se reutilice la ropa entre estas personas. Y es justamente por el poder mediático que la realeza tiene que algunos miembros de ella han decidido enviar un mensaje a favor del ambiente reutilizando sus prendas, podemos destacar a la reina Letizia de España y a sus hijas. Así como Kate Middleton, duquesa de Cambridge, quien lo ha hecho en más de una ocasión. Aunque en realidad podrían darle un uso mayor a estas prendas que simplemente reutilizarlas una vez, lo cierto es que de fondo el mensaje a favor del ambiente puede llegar a millones de personas en el mundo.

La contaminante industria de la moda

La contaminación que genera la manufactura de ropa no solo es exclusiva de la alta costura. No solo las grandes celebridades que visten marcas de lujo son responsables del daño al ambiente. Toda la manufactura, desde las prendas más económicas hasta las más costosas son parte del ciclo contaminante en el mundo. Entonces las grandes casas de diseño son tan responsables como las marcas que encontramos en los supermercados, la contaminación se da a través del uso de tóxicos para el tratamiento de las telas, así como el vertido de muchos de estos elementos a la naturaleza, principalmente al agua.

Pero el problema es más grave. Además del daño ambiental que genera condiciones de vida peligrosas para los habitantes de los países encargados de la manufactura, las empresas también son responsables por las malas condiciones de trabajo, explotación laboral, trabajo infantil, entre otras denuncias de organizaciones como Greenpeace o Human Rights Watch. Estos son problemas comunes en China, India, Indonesia o Vietnam, por mencionar algunos países donde se manufactura la ropa y las telas que utiliza la industria de la alta costura, condiciones que difícilmente se verían en los países de origen de estas marcas. Entonces, la forma en la que se puede combatir la contaminación y las malas condiciones de trabajo para las personas encargadas de la manufactura, es reutilizando lo más posible las prendas, así como adquirir ropa que garantice que han sido producidas sin contaminar o con la menor contaminación posible. En todo el mundo existen marcas pequeñas que buscan ser compatibles con el cuidado del ambiente, su precio suele ser mayor, pero su riesgo para el ambiente es menor.