fbpx

3 claves para iniciarte en la moda circular

La moda circular es una alternativa a un modelo de consumo rápido de prendas que, por su modelo de producción, ha generado un impacto negativo en el medio ambiente.

Dos mujeres posando con una prenda de vestir

La moda circular surge como una alternativa sostenible a la moda tradicional o fast fashion. Foto: Unsplash

LatinAmerican Post | María Fernanda Ramírez Ramos

Escucha este artículo


Read in english: 3 Keys To Get Started In Circular Fashion

La  elevación del nivel del mar, el aumento de la temperatura y el agotamiento de los recursos naturales son solo algunas consecuencias de la contaminación y el cambio climático, que en gran medida son causadas por unos patrones de consumo insostenibles.

La moda circular surge como una alternativa sostenible a la moda tradicional o fast fashion. Se trata de un sistema de producción que se enmarca en el concepto de economía circular. Es decir que adopta unos procesos productivos sostenibles, responsables y que optimizan el gasto de recursos. Como resultado, se reduce el impacto sobre el medio ambiente, se disminuyen los desperdicios y se aprovechan materiales existentes que puedan reutilizarse. 

El último reporte de la Global Fashion Agenda realizó un investigación que muestra que la industria mundial de la moda produjo cerca de 2,1 mil millones de toneladas de emisiones de Gases de Efecto Invernadero en 2018, lo que equivale al 4% del total mundial y es equivalente a las emisiones de Francia, Reino Unido y Alemania juntas en un año.

No obstante, el medio ambiente no es la única razón para adoptar la moda sostenible. Es bien sabido que en esta industria hay explotación laboral, que ha llegado a ser comparada con la esclavitud, especialmente en países de Asia. La Alianza de Tamil Nadu, creada en 2017, que representa a más de 100 organizaciones con base en el sur de la India, creó la  Declaración de Tamil Nadu para exigir a las marcas de ropa que tomen medidas para detener la explotación severa y la violación de Derechos Humanos.

Consejos para adoptar una moda circular y responsable 

La moda circular, relacionada con el concepto de slow fashion, se opone al  fast fashion, un modelo de producción rápido, de bajo costo, en la que las prendas son diseñadas para consumirse y desecharse pronto. 

Lee también: Angelina Jolie y sus hijas demuestran que el re-use puede salvar el mundo

Aplica las 3 R: reducir, reusar y reciclar

Para iniciarse en la moda circular es clave aplicar la regla de las 3R. Antes de comprar una prenda es necesario preguntarse si realmente se necesita y de dónde proviene. En este sentido, es preciso averiguar si la empresa es responsable con el medio ambiente y si detrás de su producción hubo sufrimiento de personas explotadas. Asimismo, hay que ver si se trata de una prenda de usar una temporada y desecharla o si está hecha con materiales de calidad. La relación calidad - precio suele ser un buen indicador.

Uno de los principios de la moda circular es usar una prenda, zapato o accesorio el máximo tiempo posible para reducir el impacto de los desechos. Esto hace que sea necesario abrirse a las posibilidades de reusar. Cada vez son más populares las tiendas que venden ropa de segunda mano o vintage en excelente estado y a precios bajos. Recuerda que las tendencias de la moda son cíclicas y que lo que fue tendencia ayer, volverá a serlo mañana. De hecho, explorar el closet de los padres y abuelos es una gran idea. Por otro lado, es clave tener lo que en la moda se conoce como prendas básicas. Es decir, que sean versátiles para que se adapten a múltiples estilos y puedas usarlas en diversos looks.

Por otra parte, el reciclaje es fundamental en la moda circular. Hoy en día las marcas de moda sostenibles están apostando por fabricar textiles a partir de desechos como botellas de plástico o redes de pesca, con resultados muy bonitos.

Rediseña tus prendas y dales una nueva vida 

Ser creativo es una cuestión fundamental para iniciarse en la moda circular. Un par de jeans, un vestido o una chaqueta viejos pueden volver a brillar en el armario si se les aplican adaptaciones como bordados, parches, pinturas o cambios de botones. De hecho, también pueden convertirse en la materia prima para otra prenda como una falda, un short o un bolso. Si tu lado artístico no es el más desarrollado, hay artistas y diseñadores que están orientando su trabajo en esta área. 

Invierte en prendas de calidad 

Probablemente este es el paso que más difícil resulte adoptar porque es muy tentador comprar prendas baratas sin pensar más allá en los procesos que hay detrás de su producción. Sin embargo, si realmente se ha tomado consciencia de la necesidad de cambio en los hábitos, este es un compromiso por el bienestar ambiental y social. 

Además, tener un armario sostenible no significa necesariamente invertir una fortuna. Se trata de comprar prendas que realmente satisfagan las necesidades y puedan usarse por muchos años. Es un cambio de mentalidad. Por otro lado, también es clave apoyar a pequeñas empresas locales y responsables.