fbpx

¿La nueva variante del Coronavirus podría afectar a la economía de Latinoamérica?

Omicron, la nueva variante del Coronavirus, tiene en expectativa al mundo y Latinoamérica no está exenta de la tensión.

Alcancía con billetes de dólar

El lento ritmo de vacunación, casi inexistente, en los países africanos; las nuevas olas de brotes de infección; los movimientos antivacuna y la aparición de nuevas variantes tienen en tensión a la humanidad. Foto: Pixabay

LatinAmerican Post

Escucha este artículo


Read in english: Could the New Variant Of The Coronavirus Affect The Latin American Economy?

Han pasado casi 2 años desde el inicio de la pandemia de coronavirus y, sin embargo, el mundo parece estar lejos de estabilizarse tras la fuerte sacudida económica, social y sanitaria. El lento ritmo de vacunación, casi inexistente, en los países africanos; las nuevas olas de brotes de infección; los movimientos antivacuna y la aparición de nuevas variantes tienen en tensión a la humanidad.

A la fecha, el conocimiento que se tiene de la nueva variante Omicron es poco. No obstante, la Organización Mundial de la Salud OMS clasificó la nueva  variante como preocupante porque, de acuerdo con los estudios que se han realizado, presenta múltiples mutaciones que al parecer afectan su facilidad para propagarse y la gravedad de los síntomas que causa.

Al respecto, varios países han decidido cerrar sus fronteras a los países del sur de África. En el continente americano, casi todos los países ya han implementado restricciones a la movilidad de los pasajeros provenientes de ciertos países africanos o cuarentenas obligatorias. Sin embargo,  ya se han confirmado casos en Latinoamérica. Los tres primeros fueron detectados en Brasil, según informó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria - Anvisa.

Pero Omicron no solo presenta una amenaza para la salud del mundo, también será un nuevo desafío para la economía mundial, en especial para esta zona del planeta, que tanto daño le hizo ya la primera oleada y las múltiples restricciones que los Gobiernos implementaron para reducir su propagación.

El Banco Mundial ha manifestado que “La economía mundial está experimentando una recuperación desigual, y se corre el riesgo de que empeore la desigualdad y los países de ingreso bajo y mediano queden rezagados. La trayectoria de la pandemia de COVID-19 sigue siendo incierta, y en muchos países existen obstáculos para la vacunación”. Pese a que en este momento el continente Áfricano es el más vulnerable, Latinoamérica no se queda atrás. La tasa de vacunación promedio en los países de la región es del 57%. Sin embargo, mientras hay países como Cuba o Chile con cifras cercanas al 80%, hay otros países como Nicaragua, Venezuela y Bolivia con cifras que rondan el 30%. 

Lea también: Industria del Cannabis en Latinoamérica: de la ilegalidad a la oportunidad

Con el anuncio de la nueva variante, el pasado 26 de noviembre fue un viernes negro para la economía mundial, que reportó fuertes caídas en la bolsa. Lo peor es que se vienen semanas de incertidumbre en los mercados bursátiles mientras se logran tener más datos de esta variante. De hecho, una vuelta a los confinamientos, como ya se han establecido en algunos países de Europa como Austria, daría una sacudida fuerte a la economía, pues esto supone paralizar varias cadenas de producción y suministro, y en última instancia frenar el crecimiento que se necesita para la recuperación.

En este sentido, el escenario para América Latina sería muy desfavorecedor. El 2 de diciembre, el Centro de Desarrollo de la OCDE, CEPAL, CAF y la Comisión Europea lanzaron su informe llamado Perspectivas Económicas de América Latina (LEO) 2021: Avanzando juntos hacia una mejor recuperación. Dicho informe señaló que la Región de América Latina y el Caribe es la más afectada y que los avances socioeconómicos que se habían logrado durante los últimos años están siendo revertidos a causa de la crisis ocasionada por el coronavirus. De hecho, el Producto Interno Bruto (PIB) de la región se contrajo al 7% y, de acuerdo con las proyecciones,no volverá a tener los niveles anteriores a los de la crisis hasta el 2023 0 2024. 

“Las estrategias de recuperación deben incluir reformas bien secuenciadas que promuevan sistemas universales de protección social, aceleren la formalización de las economías, mejoren la progresividad fiscal y profundicen la integración regional”, señaló  la CEPAL. Asimismo, el informe sugiere que se potencien sectores estratégicos como el automotriz, farmacéutico, energías renovables, agricultura sostenible y economía circular. De esta forma, un recrudecimiento de la pandemia por la variante Omicrón pondría freno a la agilidad con la que se deben abordar las medidas de recuperación.

El llamado a la ciudadanía y a los Estados es acelerar los procesos de vacunación, pues son fundamentales para superar la pandemia. Por un lado, previene que surjan nuevas cepas y permite tener mayor control mundial sobre el virus. Por el otro, es fundamental para salvar vidas y evitar que el sistema sanitario entre nuevamente en crisis. A pesar de que aún se desconocen todos los datos del comportamiento del virus, la OMS ha señalado que no hay por qué dudar de la efectividad de las vacunas para proteger frente a la nueva variante.