fbpx

7 claves para capacitar a tu empresa

Cursos, talleres, conferencias, congresos, diplomados se destacan entre las estrategias de las organizaciones para formar a su personal.

Grupo de personas riendo durante una reunión

Foto: Pexels

Julieta Guerrero

Las clases para empresas permiten a los trabajadores adquirir conocimientos teóricos y prácticos para actualizar y adquirir nuevos conocimientos, fortalecer su capacidad de respuesta ante los cambios del entorno o de sus requerimientos laborales, incrementar su desempeño dentro de la institución y prepararse para el día a día. Sin embargo, estos no son los únicos beneficios.

¿Qué es la formación de personal?

La adquisición de nuevas habilidades o la actualización de ellas busca eficiencia en el puesto, pero también potencia el desarrollo de un trabajador en la empresa y, así, refuerza la identificación con ella. Así, podría definirse a la formación de personal como todo el conjunto de acciones que permiten a una persona alcanzar y desarrollar los conocimientos indispensables para ocupar un puesto de trabajo, y acrecentar las destrezas necesarias para su progreso laboral, con satisfacción de sus necesidades técnicas y humanas y las de empresa a la cual servir y servirá.

Conceptos para evolucionar

Toda formación de personal necesita de una planificación, por lo que comenzaremos a desarrollar algunos conceptos imprescindibles.

Upskilling y reskilling

Una empresa puede buscar upskilling o reskilling cuando diseña un plan de formación. El upskilling busca enseñar a un trabajador nuevas competencias para optimizar su desempeño; el reskilling -o reciclaje profesional- busca formar a un empleado para adaptarlo a un nuevo puesto en la empresa.

Empleado: ¿Recurso o individuo con múltiples recursos?

También se puede ver al empleado desde dos ópticas diferentes: ¿es un recurso humano o es un individuo con múltiples recursos? La tendencia es considerar que el trabajador ha dejado de ser un simple recurso. Se lo valora como un individuo que brinda múltiples recursos a la empresa.

La aparición de plataformas de formación online pone a disposición de cualquiera los conocimientos de expertos, por lo que la acumulación de conocimientos ya no es lo único que se valora. Las soft skills, habilidades blandas, cobran más y más importancia en las empresas. Además, las necesidades de los empleados también pasan a un primer plano. Veamos por qué.

Importancia de la formación para el desarrollo de los trabajadores

Las clases en empresas son cada vez más frecuentes porque la formación pasó a ser un activo clave de la empresa, valorado, incluso, en sus balances sociales. Al calor de los avances tecnológicos, quienes no se forman se pueden sentir cada vez menos útiles. Por el contrario, quienes tienen una formación permanente se vigorizan y valoran más a sí mismos. La empresa que incluye las clases para empresas en sus presupuestos son más prestigiosas entre sus empleados y entre los profesionales externos.

Ventajas de impartir formación a los empleados

Entre los beneficios que experimentan los trabajadores destacamos:

Motivación

Aumenta la satisfacción y motivación de los empleados: invertir en formación crea una sensación de apoyo y confianza por parte de la empresa que motiva y hace sentir bien a los empleados.

Autoestima

Permite hacer un análisis personalizado de cada profesional: gracias a la formación, para la que se realiza previamente una evaluación de las necesidades de cada empleado, los profesionales se conocen mejor y descubren cuáles son sus puntos fuertes y sus áreas de mejora.

Igualdad de oportunidades

La formación también debe servir para ofrecer igualdad de oportunidades dentro de la empresa. La experiencia es importante, pero también lo es adquirir nuevos conocimientos y estar al día de las novedades del sector.

Hacer carrera

Prepara a los trabajadores para asumir nuevas responsabilidades: las clases de empresas también ayudan a los profesionales a evolucionar y optar a puestos más altos dentro de la organización. Obtienen las habilidades necesarias para asumir nuevas responsabilidades.

Integración

Los empleados se sentirán parte de la empresa si ésta les otorga, además de un sueldo, una formación. Por eso, mejorar sus habilidades no sólo colaborará con la efectividad de sus tareas, sino también los motivará a integrarse en la empresa como organización.

Ventajas para la empresa

Claro que también la empresa tiene sus propios beneficios:

Rendimiento

El empleado que recibe la formación necesaria y diseñada según sus necesidades será capaz de hacer mejor su trabajo y, por tanto, ofrecer mejores resultados.

Productividad

La productividad aumenta cuando la empresa invierte en capacitación. Una mayor eficiencia en los procesos mejora la facturación directamente.

Innovación

La actualización de los conocimientos del personal ayudará a la innovación en todos los procesos.

Estabilidad

Si los empleados valoran la formación recibida, la plantilla tendrá menos cambios, pues nadie querrá irse.

Imagen

Ponderar las capacitaciones dentro de un plan ayuda a desarrollar la marca. Será más atractiva para los futuros candidatos y será mucho más fácil atraer talento.

7 claves para planificar

Los siete pasos importantes para que la formación sea sólida y valorada deben ser seguidos como un mantra.

1. Identifica las necesidades

El primer punto es evaluar cuáles son las necesidades formativas de la plantilla. Se pueden seguir evaluación de desempeño, que proporcionan toda la información necesaria sobre los empleados.

2. Establece los objetivos del programa

Esas necesidades de los trabajadores deben alinearse con las de la empresa. Tras los objetivos, hay que definir metas medibles para que cada formación sea mejor que la anterior.

3. Involucra a los trabajadores

La planificación no solo debe ser estratégica, sino también participativa. Si la plantilla forma parte del diseño, se sentirán más motivados a llevarla a cabo con seriedad. El programa, sin dudas, tendrá mejores resultados.

4. Crea experiencias útiles, personalizadas y atractivas

Diseña experiencias formativas atractivas y personalizadas utilizando nuevos métodos de aprendizaje como pueden ser la gamificación. De este modo conseguirás que los trabajadores se involucren más en el proceso.

5. Planifica la formación

¿Quién va a dar la formación? ¿Dónde se va a llevar adelante? ¿Cuánto tiempo va a durar? Cada elección tendrá sus consecuencias. Hará falta evaluarlas.

6. Lleva un control de los resultados

Hace falta analizar los resultados obtenidos para que luego se puedan introducir mejoras o reorientaciones que vuelvan a cada formación mejor que la anterior.

7. Atención a las nuevas tendencias

Las capacitaciones empresariales actualizan sus formas conforme van cambiando los entornos. Las estrategias de aprendizaje y desarrollo profesional no dejan de evolucionar. ¡Los moldes no pueden permanecer iguales!

Que nadie se quede afuera

Toda la plantilla tiene que ser parte de las capacitaciones. Considerar a los altos mandos tanto como a los operarios más nuevos en las clases para empresas será fundamental.

Lee también: Descubre cómo hacerle frente a la IA de selección de personal