fbpx

OMS y Unicef señalan los engaños de la leche en polvo para bebés

Una investigación realizada por la UNICEF revela el riesgo que representa para los recién nacidos la publicidad engañosa de empresas fabricantes de leche en polvo para bebés

Leche en polvo para bebé y cuchara azul sobre fondo claro

Foto: Adobe Stock - Dragana Gordic

LatinAmerican Post | Brandon Martínez Salazar

En un reciente informe de la Unicef, en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, se evidencian las prácticas abusivas y poco éticas que han estado desarrollando las empresas fabricantes de leche en polvo para bebés. De acuerdo con el organismo internacional, que ha hecho seguimiento a esta situación, el 50% de los progenitores y madres embarazadas están expuestos a estos mensajes que ponen en riesgo la salud de sus recién nacidos.

Para la recolección de estos datos, la OMS y la UNICEF realizaron una investigación en la que se entrevistó a padres de familia y personal médico en ocho países de diferentes regiones del mundo. Los datos recopilados a partir de este estudio revelaron que las estrategias de mercadeo les generan cerca de 48.000 millones de euros en ventas a los fabricantes sin importarles lo peligrosas que pueden llegar a ser para los infantes.

¿Qué es lo que están haciendo a través de la publicidad engañosa?

Algo claro que deja esta investigación es que a algunas empresas les importa poco el daño que puedan ocasionar si con ello consiguen enormes ganancias en la venta de sus productos. Prácticas como la publicidad no regulada, promociones, regalos e influencia en la formación del personal de salud para hacer ver que la leche artificial es mejor opción que la materna es lo que realmente preocupa a la OMS.

Las empresas que ejecutan estas estrategias lo hacen sin ningún sustento científico y, por ende, estarían violando el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, cuyo objetivo es proteger a las madres de los mensajes engañosos a través del marketing.

“La información falsa y engañosa sobre los sucedáneos de la leche materna es un obstáculo importante para la lactancia materna, que, por otra parte, es la mejor solución para los bebés y para sus madres", dice Catherine Russell, directora ejecutiva de la UNICEF.

¿Cuáles son las mentiras más comunes que utilizan estas empresas?

Todo apunta a que el referente para incrementar sus ventas es hacerle creer a las mujeres que la leche materna no es suficiente para mantener en buenas condiciones a sus bebés y, por lo tanto, influye en que las mujeres dejen de hacerlo para utilizar productos artificiales.

Las mentiras más usuales son:

  • Al recién nacido hay que darle en sus primeros días leche en polvo para bebés.
  • La lactancia natural no tiene la capacidad nutricional del neonato.
  • La leche en polvo es mejor para el desarrollo inmunológico de los niños.
  • La leche materna pierde su calidad nutricional con el tiempo.
  • Los productos de leche en polvo dan mejor sensación de saciedad que la de la madre.
Lee también: Todo lo que necesitas saber para fortalecer el suelo pélvico

Los anteriores ejemplos son una evidencia de cómo las empresas enfocan la publicidad engañosa. Desde que nace un niño es fundamental alimentarlo con leche materna durante los primeros seis meses y hasta los dos años para garantizar su nutrición ideal. Por otro lado, la práctica natural es importante para combatir los eventos críticos que pueden ocurrir en los primeros treinta días de un recién nacido. Además, esto también ayuda a la madre a que se reduzcan las posibilidades de padecer enfermedades como diabetes, obesidad e incluso cáncer en el futuro.

Lo preocupante del asunto es que, a pesar de los beneficios relacionados con la lactancia, en el mundo solamente se logra alimentar exclusivamente con leche materna al 44% de los niños en el primer semestre de vida. Ahora bien, otro dato alarmante es que en los últimos veinte años la tasa mundial de lactancia materna ha crecido mínimamente. Mientras que, la venta de leche artificial ha duplicado su expansión en el mercado, haciéndole creer a los progenitores que es la mejor forma de alimentar a sus bebés.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

La OMS, que tiene sus ojos puestos en este tema, ha pedido categóricamente tanto a las empresas como a los gobiernos y el personal de salud que hagan cumplir el Código Internacional y así mismo, frenar la promoción engañosa de productos que perjudican a los niños en sus primeros meses de vida.

Según el organismo, es importante empezar a ejecutar políticas para evitar este tipo de publicidad, invertir en programas sociales que fortalezcan la lactancia materna, ponerle la lupa a las empresas que fabrican leche artificial para que cumplan las resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud y prohibir los patrocinios que hacen las compañías al personal médico para que no sigan recomendando sus productos a los pacientes.