fbpx

Colombia tendrá una nueva área marina protegida

El 1 de mayo, Coralina, la autoridad ambiental marítima del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, anunció que los ecosistemas ubicados en el área de Bajo Nuevo y Serranilla se unirán a la lista de las más de 30 áreas marinas protegidas (AMP) declaradas en Colombia

Flor de mar de la biosfera

Foto: Fundación Seaflower

LatinAmerican Post | Daniel Alejandro Vergara García

Escucha este artículo


Read in english: Colombia Will Have a New Marine Protected Area

Gracias a la información recolectada tras la investigación de diversos profesionales vinculados al proyecto Pristine Seas de National Geographic y la Corporación Coralina, una de las áreas más alejadas de la biosfera Seaflower, como lo es la de Bajo Nuevo y Serranilla, será reconocida como AMP por ser un ecosistema prístino que alberga diversas especies de fauna y flora marina en vía de extinción y de gran importancia para la conservación de la vida en el Caribe.

¿Qué es la Biosfera Seaflower?

Según Seaflower foundation, este ecosistema es una reserva de la biosfera que abarca todo el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en el caribe colombiano. El Programa científico intergubernamental “Man and Biosphere” de la UNESCO, que desde 1972 se encarga de mejorar la relación de la humanidad con su entorno ambiental a través de la investigación, divulgación y la cooperación internacional, la declaró en el año 2000 como reserva.

Allí se pueden encontrar diversidad de arrecifes coralinos, según cifras de la misma fundación: “estos ocupan aproximadamente un 5% del mar Caribe y el 76 % de los arrecifes de Colombia, y su alta biodiversidad puede evidenciarse en las más de 2.300 especies marinas que alberga”.

¿Quién es David Attenborough y por qué ha recibido el máximo galardón ambiental de la ONU?

El Proyecto Pristine Seas

En 2008, el doctor Enric Sala creó el proyecto con el objetivo de investigar y proteger áreas prístinas del mar, es decir ecosistemas que se mantienen inalterados y en los que es poca o nula la intervención humana. Luego de más de una década de trabajo continuo este propósito de preservación de la vida y biodiversidad marítima, ha logrado aportar a la protección de alrededor de 4,5 millones de kilómetros cuadrados de territorio oceánico en todo el mundo.

Este año, durante 50 días, el grupo de investigadores de National Geographic, apoyado por biólogos y científicos colombianos, se sumergió en las aguas del pacífico y el caribe  para seguir con su misión. Una de las últimas paradas fue justamente en Seaflower, allí investigaron la zona correspondiente a Bajo Nuevo y Serranilla (periferias del ecosistema) e hicieron importantes descubrimientos que aportan a investigaciones que se vienen realizando desde el año 2009 en la región.

En un comunicado oficial Nacor Bolaños, director de Áreas Protegidas de Coralina, afirmó que: “Mientras continuamos los análisis y revisamos los datos, podemos mencionar que tenemos al menos 10 nuevos registros de especies de profundidad, entre los que se incluyen tiburones, peces y corales”. Adicionalmente, en un artículo del diario El Espectador, el equipo de Pristine Seas confirmó que “Seaflower es el sitio con mayor abundancia de tiburones de arrecife en el Caribe”.

El proyecto buscará visibilizar, a través de un documental, no solo la importancia de estas zonas marítimas, sino generar conciencia sobre los peligros constantes a los que están expuestos estos ecosistemas por la sobrepesca, la contaminación y algunas enfermedades que pueden presentar las especies nativas.

Seaflower y los ODS

Además de su importancia ambiental y ecológica, el hecho de declarar al área de Bajo Nuevo y Serranilla como área marina protegida aporta a que Colombia se adelante a los compromisos internacionales adquiridos en el marco del Objetivo de Desarrollo Sostenible 14: “Vida Submarina”. El país andino acordó tener para 2030 más del 10% del territorio marítimo como AMP y aunque este objetivo ya se ha cumplido desde 2019, lo que ha sucedido en el caribe refuerza lo pactado con la comunidad internacional.